*

X

La actividad sexual mejora la memoria y la cognición

Por: pijamasurf - 01/15/2014

El sexo promueve la neurogénesis, sin embargo, tener mucho sexo no necesariamente significa que seremos muy inteligentes.

sex-intel

La neurociencia ha descubierto que, contrario a lo que se creía antes, el cerebro humano tiene la capacidad de generar nuevas neuronas y de modificar su estructura sobre la marcha. Algunas drogas y el ejercicio físico y mental detonan procesos de neurogénesis en el cerebro. Entre éstos está el sexo.

Dos estudios recientes apuntan a que tener sexo mejora el desempeño cognitivo. Un equipo de investigadores de la Universidad de Maryland  reportó en abril pasado la mejora en su performance cognitivo que marcaron una serie de ratas de edad media a las que se les permitió tener sexo. En noviembre, investigadores de la Universidad de Konkuk, en Corea del Sur, concluyeron que la actividad sexual contrarresta los efectos negativos que tiene el estrés crónico en la memoria. Al parecer, el sexo, como la meditación o el ejercicio, brindan al cuerpo una serie de beneficios asociados con la relajación, que, como antípoda del estrés, tiene una serie de neurotransmisores asociados que inundan el cuerpo de mecanismos autocurativos o homeostáticos.

La revista The Atlantic apunta que si bien el sexo mejora los procesos cognitivos, el sexo simulado, es decir la pornografía, parece tener efectos contraproducentes. Un estudio publicado en octubre en el  Journal of Sex Research, reveló que 28 sujetos sanos tuvieron una disminución en su capacidad de recordar después de ser expuestos a material pornográfico.

Los datos que relacionan la neurogénesis con el sexo podrían hacernos pensar superficialemente en que someternos a maratones sexuales puede ser una forma de incrementar nuestra inteligencia. Pero esto es dudoso. Para mantener vivas las células nerviosas que producimos (copulando, leyendo, ejercitándonos o tomando ciertas sustancias) es necesario ejercitar nuestro cerebro de formas variadas, y existe también un límite de la cantidad de nueronas nuevas que podemos generar teniendo una actividad. Esto indica que un equilibrio entre nuestras actividades diarias (sexo, ejercicio, lectura, meditación, tal vez) parece ser el mejor camino para cultivar la inteligencia, y explica tal vez por qué las estrellas porno no son einsteins.

 

Te podría interesar:

Las corporaciones y los gobiernos nos vigilan mediante estos 3 recursos

Por: pijamasurf - 01/15/2014

Las tecnologías que cotidianamente disfrutas también podrían tener otra cara: facilitan la vigilancia gubernamental y corporativa.

bigbrothertop

La vigilancia es, sin duda, uno de los mejores aliados del control. La posibilidad de monitorear a un grupo, de detectar patrones de comportamiento y de descifrar la red de correlaciones entre sus miembros, puede capitalizarse en una herramienta decisiva para, eventualmente, dominarlo. Y si bien con la consolidación de la Red, así como con el permanente florecimiento de tecnologías de uso cotidiano (teléfonos, cámaras, tabletas) se ha logrado empoderar a distintos grupos, lo cierto es que el intercambio masivo de información que resulta de las nuevas prácticas generadas alrededor de dichas tecnologías representa un suntuoso banquete para las organizaciones que regulan u operan dichas redes: gobiernos y corporaciones.

Sin buscar promover un ambiente paranóico, lo cierto es que al menos es importante conocer lo que sucede, o podría suceder, con la enorme cantidad de información que cualquiera de nosotros genera diariamente. ¿Quién dispone de ella, y para qué podría utilizarla? A continuación tres tecnologías, compiladas paradójicamente por la revista Time, cuyo uso es cada vez más popular entre la población, y que se capitalizan como instrumentos de vigilancia:

reaper

GPS

La integración del GPS en tu teléfono móvil o tu automóvil, además de ayudarte a hackear el tráfico de tu ciudad, o de permitirte anunciar, de manera automatizada, tu ubicación a tu red de "amigos", también sirve para que terceros (llámese fuerzas policiacas, agencias de marketing, etc.), sepan dónde te encuentras y, más allá, determinen tus patrones de movilidad –incluso existe ya un algoritmo que puede predecir, con 93% de efectividad, en dónde te encontrarás a futuro, con base en la data acumulada a partir del GPS de tu teléfono móvil. 

Drones

La creciente presencia de drones, propiedad tanto de gobiernos como de privados, se traduce en una extensión más de las herramientas de vigilancia disponibles. Además de entregar, espectacularmente, pizzas a domicilio, o de capturar coquetas imágenes cenitales de distintas zonas, estos pequeños aéreo-vehículos robotizados son ideales para monitorear el espacio y vigilar actividades. Además, como suele suceder, la tecnología va más rápido que la legislación, así que en lo que el marco legal se adecua para proteger los derechos ciudadanos contra la potencial vigilancia vía drones, seguramente los interesados ya habrán acumulado data suficiente para capitalizarla de acuerdo a sus respectivas agendas. 

Reconocimiento facial

Si bien estas tecnologías aún no son tan cotidianas o accesibles como, por ejemplo, el GPS, lo cierto es que es una tendencia creciente. De hecho, la cadena Tesco, en Inglaterra, ya emplea software de reconocimiento facial en sus estaciones de gasolina, para "targuetear" a sus consumidores, de acuerdo a variables como edad y género, y dosificarles la publicidad más conveniente. De acuerdo con críticos de estas prácticas, pronto una tienda departamental podría ubicar con precisión a cada uno de los concurrentes en su establecimiento, correlacionar su identidad con información de, digamos, su tarjeta de crédito y determinar las propensiones de consumo específicas que esa persona tiene.