*

X

Tienes 8 veces más probabilidades de morir a manos de un policía que de un terrorista

Por: pijamasurf - 12/23/2013

Estados Unidos ha promovido una cultura de pánico ante un posible ataque terrorista; sin embargo, existen muchas cosas mucho más letales que este improbable ataque.

police-state

El terrorismo en los últimos años se convirtió en una agenda política, particularmente en el gobierno de Bush, pero también continuado por Obama (ahora con el ciberterror) y en muchos otros países. Un interesante post publicado por Jim Harper en el sitio del Cato Institute hace referencia a una interesante reflexión: "el miedo al terrorismo nos hace estúpidos" y comparte una serie de datos que hace pensar que este temor es más bien ridículo.

Reportes estadísticos del National Safety Council, el National Center for Health Statistics y el Censo de Estados Unidos revelan datos que nos hacen cuestionar la cultura del pánico y la enorme cantidad de recursos que se distribuyen para supuestamente acabar con el terrorismo, una amenaza invisible y a fin de cuentas bastante poco letal en comparación con otros problemas que enfrenta el hombre moderno. Aquí algunas cifras, entre ellas, la escandalizante realidad de que es más probable que la misma policía sea la que determine la muerte de un ciudadano, que un terrorista:

-Tienes 17,600 veces más probabilidades de morir de un ataque al corazón, que de un ataque terrorista.

-Tienes 11 mil ves más probabilidades de morir en un accidente aéreo, que de un ataque terrorista que involucre un avión.

-Tienes 1,048 veces más probabilidades de morir en un accidente de auto, que en un ataque terrorista.

-Tienes 9 veces más probabilidades de morir de asfixia accidental en tu cama, que de un ataque terrorista.

-Tienes 8 veces más probabilidades de morir a manos de un policía, que de un terrorista.

-Tienes 6 veces más probabilidades de morir a consecuencia de un clima cálido, que de un ataque terrorista.

Las cifras anteriores nos hacen reflexionar sobre lo absurdo que es preocuparse pof sufrir un ataque terrorista y toda la ridícula maquinaria propagandística en torno a esta amenaza. 

Te podría interesar:

Mexicano obtiene la mayor distinción científica para jóvenes en Estados Unidos

Por: PijamaSurf Mexico - 12/23/2013

El premio científico más importante enfocado a jóvenes, otorgado por la Casa Blanca, incluyó en esta ocasión a Moisés Carreón, quien ha desarrollado investigaciones acerca de los cristales porosos.

moises-carreon-premio-231213-gCada año la Casa Blanca otorga el Premio Presidencial para Científicos e Ingenieros, el cual significa el reconocimiento más prestigiado para los científicos en su temprana etapa, y es un intento por impulsar las carreras promisorias en los inicios profesionales de los  jóvenes.

Este año, el profesor de la Universidad de Louisville, Moisés Carreón, nacido en Morelia, México en 1974, recibió este prestigioso galardón. Este mexicano es Licenciado en Ingeniería por la Universidad de Michoacán y ha sido reconocido por sus investigaciones relacionadas con el diseño de cristales porosos, como las zeolitas, minerales microporosos que destacan por su capacidad de hidratarse y deshidratarse reversiblemente.

La lista incluye a 102 jóvenes, entre los cuales, en este 2013 se incluyeron algunos latinoamericanos, como el físico de origen puertorriqueño Miguel Morales, y el profesor de Biología de la Universidad de Puerto Rico Cayey Javier Arce-Nazario.

El objetivo de la premiación es impulsar a los jóvenes talentos para que desarrollen su carrera científica con fines nacionalistas; para que sus esfuerzos coadyuven a la resolución de problemáticas estadounidenses, y contribuyan, como el propio presidente Barack Obama lo mencionó durante la ceremonia, al crecimiento económico. Sin duda se trata de  un distinción de corte patriótico, misma que encuentra en la ciencia una de las principales herramientas para mantener un liderazgo internacional.

A pesar de su carácter un tanto 'egoísta', pues el reconocimiento pretende agenciarse los beneficios de estos proyectos científicos, exclusivamente para EUA, no deja de ser ejemplar el peso que los estadounidenses dan a las ciencias, alentando constantemente su desarrollo (algo que muchos países latinoamericanos han dejado de hacer, y hoy pagan las consecuencias).