*

X

Tienes 8 veces más probabilidades de morir a manos de un policía que de un terrorista

Por: pijamasurf - 12/23/2013

Estados Unidos ha promovido una cultura de pánico ante un posible ataque terrorista; sin embargo, existen muchas cosas mucho más letales que este improbable ataque.

police-state

El terrorismo en los últimos años se convirtió en una agenda política, particularmente en el gobierno de Bush, pero también continuado por Obama (ahora con el ciberterror) y en muchos otros países. Un interesante post publicado por Jim Harper en el sitio del Cato Institute hace referencia a una interesante reflexión: "el miedo al terrorismo nos hace estúpidos" y comparte una serie de datos que hace pensar que este temor es más bien ridículo.

Reportes estadísticos del National Safety Council, el National Center for Health Statistics y el Censo de Estados Unidos revelan datos que nos hacen cuestionar la cultura del pánico y la enorme cantidad de recursos que se distribuyen para supuestamente acabar con el terrorismo, una amenaza invisible y a fin de cuentas bastante poco letal en comparación con otros problemas que enfrenta el hombre moderno. Aquí algunas cifras, entre ellas, la escandalizante realidad de que es más probable que la misma policía sea la que determine la muerte de un ciudadano, que un terrorista:

-Tienes 17,600 veces más probabilidades de morir de un ataque al corazón, que de un ataque terrorista.

-Tienes 11 mil ves más probabilidades de morir en un accidente aéreo, que de un ataque terrorista que involucre un avión.

-Tienes 1,048 veces más probabilidades de morir en un accidente de auto, que en un ataque terrorista.

-Tienes 9 veces más probabilidades de morir de asfixia accidental en tu cama, que de un ataque terrorista.

-Tienes 8 veces más probabilidades de morir a manos de un policía, que de un terrorista.

-Tienes 6 veces más probabilidades de morir a consecuencia de un clima cálido, que de un ataque terrorista.

Las cifras anteriores nos hacen reflexionar sobre lo absurdo que es preocuparse pof sufrir un ataque terrorista y toda la ridícula maquinaria propagandística en torno a esta amenaza. 

Te podría interesar:

Año récord: 99 películas mexicanas llegaron a los cines comerciales, pero ¿qué calidad tienen estos filmes?

Por: PijamaSurf Mexico - 12/23/2013

Hay quienes afirman que el hacer cine mexicano es ya en sí una ventaja, sin embargo, ¿qué pasa si ese cine que está llegando a las salas populares simplemente replica una fórmula de espectáculo?

nosotros losUna de las bondades del arte con el espíritu humano, es que representa una vía para  sacar, encausar y recrear lo que traemos dentro. La creatividad, de esta manera, representa una de las más valiosas herramientas para vivificar las distintas artes, en una especie de búsqueda inagotable que responde a una necesidad cuasi espiritual. Pero ¿qué ocurre cuando la producción cinematográfica de un país, pareciera que responde, en muchos casos, a criterios comerciales y a fórmulas predecibles?

¿Qué valor tiene preservar la llamada industria del cine mexicano si ésta no está generando una búsqueda de experimentación en este arte?

Este año, el IMCINE (Instituto Mexicano de Cinematografía) apoyó financieramente 70 por ciento del total de filmes mexicanos que llegaron a la cartelera comercial, es decir que, durante el 2013 se estrenaron 99 cintas mexicanas, 69 de ellas con participación de este instituto. Estas 99 cintas representan un récord para el cine mexicano en carteleras comerciales.

Las dos películas más taquilleras mexicanas con un récord también histórico, fueron Nosotros Los Nobles, y No se aceptan Devoluciones.

Aquí algunas de las películas mexicanas que llegaron a los cines comerciales este año. Echando un vistazo general, las fórmulas repetidas aparecen (historias de amor trilladas, exacerbación a los símbolos tradicionales patrios y uso de un lenguaje juvenil y coloquial como atracción). En efecto, parecería un logro la llegada de cine mexicano a las salas de exhibición masivas, sin embargo, siempre será positivo cuestionarnos qué tanto aporta esta oferta como arte y no únicamente como entretenimiento.