*

X
La visualización de data se ha convertido en la manera más elocuente y sencilla de traducir un mensaje. Las siguientes son algunas de las mejores gráficas científicas de este año, no sólo por su información sino también por su estética.

Los infográficos son el devenir de la información. Vivimos en una era dominada por las imágenes, pero de entre toda la seda visual que hay en el mundo, no se le presta mucha atención a los visuales que acompañan a los artículos científicos. Ello es quizá porque son utilitarios o de baja resolución, o que a primera vista parecen abstracciones muy complicadas; sin embargo, estas figuras son una especie de folclor científico. Son figuras que transmiten hallazgos complejos con simplicidad y gracia, e incluso se podría decir que tienen su propia belleza. Debido a los resultados que muestran y la estética que guardan, las siguientes son algunas de las mejores gráficas de investigación del año 2013.

 

Las matemáticas de los “extraños familiares”

El siguiente es una red de encuentros de un solo autobús y sus 214 pasajeros regulares. En la esquina inferior izquierda se encuentra la “red de encuentros” de un solo individuo en el transcurso de una semana; a la derecha están las posibilidades formales de encontrarse a un extraño familiar en un dado momento. Incluso a simple vista, las figuras cuantifican una verdad intuida por personas que recorren diariamente un mismo trayecto: debajo de la superficie aparentemente azarosa de la vida diaria existe un patrón de orden.

 daily_encounters2

 

 

La historia de un bosque en un insecto fósil

Esta recreación por computadora de un fósil de crisópido de hace 110 millones años podría parecer una pieza artística. Pero lo que la hace especial es la información que contiene, no sólo acerca de la anatomía del insecto y su historia evolutiva, sino también del antiguo bosque crisópido donde vivió. En los crisópidos modernos, esas “ramas” que tiene en la superficie cachan los finos pelos que crecen en los helechos, y con ellos crean un abrigo de camuflaje. Los crisópidos antiguos vivían en bosques que se quemaban regularmente por incendios salvajes, y abrían espacio en donde podían crecer los helechos.

 fossil_lacewing1

 

 

Claridad mental

Una nueva técnica para disolver moléculas de grasa en tejido biológico puede ser usada para volver transparentes a los órganos (abajo). Conocida como CLARIDAD, el poder de la técnica se vuelve evidente cuando va combinada con etiquetas fluorescentes que se adhieren a tipos de células particulares. El resultado son cerebros traslúcidos y codificados por color, como vemos en la gráfica del cerebro de un ratón, el cual puede dar a los científicos una ventana literal hacia la anatomía y la función neurológica.

clarity_brain21 

 

Un genoma no se lee como un libro

Hasta hace poco tiempo, los genomas eran tratados como hilos lineales de información genética; algo que podía ser leído secuencialmente, molécula de ADN por molécula de ADN, como líneas en un libro. Sin embargo, dentro de nuestras células, nuestros cromosomas están enredados de maneras increíbles y complejas, y la forma de estos enredos podría ser inseparable de su función. Ahora se están desarrollando nuevos métodos para estudiar genomas en tiempo real y en forma real. El siguiente es uno de esos análisis: en una serie de fotografías se captura la actividad de los genes a través del tiempo y del espacio. La estructura en sí es un tipo de información.

 nucleus_dynamics1

 

 

Ciclos lunares, ciclos de vida

En el ártico de Norte América, las poblaciones de liebres de nieve, mariposas otoñales y linces canadienses ascienden y descienden en ciclos de 9.3 años, moviéndose en un extraño tándem con el tiempo que toma la órbita de nuestra luna en atravesar el camino visual del sol. Esto podría no ser coincidencia. Los ciclos solares y lunares modulan la exposición de la Tierra a rayos cósmicos, que se sabe que dañan el ADN de las plantas; esto podría resultar en que las plantas concentren sus recursos en reparar sus células, produciendo así menos complejos indigeribles que sirven típicamente como defensa ante los predadores.

Cada 9.3 años, entonces, cuando el sol y la luna están posicionados de cierta manera, las plantas árticas están más vulnerables que nunca; crece la población de las mariposas hambrientas de plantas y también la de las liebres, y es seguida en turno por los linces que comen liebres. Esta sincronización de lo celestial y lo ecológico es aún una hipótesis, pero una muy bella.

lunar-cycles-life-cycles1

Te podría interesar:

"La Mano de Dios": inesperada pareidolia cósmica capturada por un telescopio de la NASA (IMAGEN)

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/28/2013

Como resultado de la explosión de una supernova, esta formación cósmica ha adquirido el aspecto de una mano extendida, por lo que ha comenzado a circular bajo el mote de “la mano de Dios”.
[caption id="attachment_69019" align="aligncenter" width="540"]NASA/JPL-Caltech/McGill NASA/JPL-Caltech/McGill[/caption]

De cuando en cuando, la exploración cósmica y los instrumentos que se utilizan para ese fin ofrecen imágenes que coquetean con la casualidad y la coincidencia, formaciones que si bien son azarosas, encuentran una inesperada semejanza con símbolos acuñados por la mente y la cultura humanas.

Así, por ejemplo, hace unos meses, el vehículo Curiosity Rover de la NASA dio con una piedra en Marte que parecía una lagartija; también está el caso de un par de constelaciones que informalmente se conocen como “el Ojo de Dios”, porque parecen atisbar insomnes lo que sucede en el universo; finalmente, en una de las coincidencias más épicas, se encuentra la lucha sostenida entre un hombre y un dragón en la nebulosa de Orión, imagen captada en 2011.

Ahora un fenómeno cósmico se agrega a esta singular lista, con una formación surgida por la explosión de una supernova a 17 mil años luz de distancia de la Tierra y la cual dio origen a esta nebulosa de viento de púlsar —o plerión— que ha comenzado a conocerse como “la mano de Dios” por su semejanza con una titánica extremidad (su nombre técnico, menos memorable, es PSR B1509-58).

La imagen fue captada por el Observatorio de rayos-X Chandra de la NASA, instrumento que por sus características ha generado tanto la forma, como la particular coloración que observamos. El viento púlsar que alimenta la nebulosa rota a una velocidad de 7 revoluciones por segundo, arrojando partículas que interactúan con los campos magnéticos cercanos, provocó ese efecto de un guante de rayos X que cubre una mano. Por otro lado, según se explica en el sitio space.com, la nube roja en torno a los “dedos” es una estructura diferente, la RCW89, originada por el aumento de temperatura asociado con el efecto del viento púlsar.

Curiosamente el aspecto pareidólico de esta nebulosa podría ser una de las primeras pistas para indagar y descifrar la naturaleza tanto de la propia B1509, como de los agujeros negros y la interacción entre éstos y las galaxias.

*Haz clic en la imagen para ampliarla.

También en Pijama Surf: Las 6 cosas más estrambóticas descubiertas en el espacio exterior