*

X

Tianguis del C.A.C.A.O: cuando una economía simbólica es relevante

Por: ps mexico - 11/25/2013

La carga simbólica, intelectual, social y ecológica de los productos debería determinar los precios; éste es el mensaje del Tianguis del C.A.C.A.O que se realizará todos los sábados y domingos hasta el 8 de diciembre en el Museo del Chopo de la Ciudad de México.

cacaoCada producto que está disponible para su venta lleva consigo una carga simbólica, no únicamente sobre la utilidad futura que ese objeto o servicio tendrá en nuestra vida, sino también sobre la dinámica de producción que éste tuvo, por ejemplo, bajo qué condiciones se hizo, qué repercusiones sociales y económicas tuvo su elaboración y quienes se quedarán finalmente con la distribución de la riqueza generada por su venta, entre otras cosas.

Afortunadamente, son cada vez más las personas que dan valor al concepto final del producto, el cual no puede zafarse de todo lo que representa su proceso de producción y venta, pues no se trata únicamente del costo-eficiencia, es decir, de maximizar tiempo y finanzas, sino de valores como la calidad, propuesta, y la responsabilidad social de los creadores de los productos.

Así pues, yéndonos a aspectos más profundos, ¿por qué algo vale lo que vale? Si una bolsa de plástico costó dos centavos, ¿deberá ser ése el precio final, aunque tarde cientos de años en descomponerse? El valor simbólico trata de resolver lo anterior, tomando en cuenta muchos más criterios para tasar algo.

El Tianguis del C.A.C.A.O, realizado en el Museo de Chopo, responde a esta necesidad de repensar los procesos de producción y venta de los productos, a partir de criterios más responsables y artísticos. Entonces, ¿cuánto valdría qué? Para este encuentro, eso  dependería del concepto de ese algo; es decir, de su carga simbólica.

Los fines de semana hasta el ocho de diciembre, más de cien puestos venderán o intercambiarán artículos con valor conceptual y técnico, pero que, sobre todo, intentarán promover una reflexión sobre la tradicional cadena de producción del sistema capitalista, pues en sus objetivos las ganancias son compartidas por todas las personas que hicieron posible la realización del producto, cuidando, además, las repercusiones que éste tendría sobre el medio ambiente.

La intención de este  Tianguis es también formar una red entre las personas interesadas en nuevos sistemas de producción y consumo, es decir, que artistas y productores logren establecer cadenas de fortalecimiento para situar, promover y vender sus productos a un público interesado en nuevas formas de entender la economía, la cual también ha generado un mercado homogéneo de consumo; pero hay personas que están proponiendo cosas distintas, y que incluso, evitan entrar en esa dinámica, que únicamente privilegia la producción con fines financieros.

Entre las propuestas de este tianguis habrá giros de tipo editorial, juguetes, lámparas, cerámica, ropa, comida,  diseño, muebles, micro huertos, cine, ilustraciones, arte contemporáneo, bicicletas, huertos urbanos, entre otros. Además, se impartirán también talleres y pláticas, y durante el resto de la semana habrá una muestra sobre expresiones conceptuales de los participantes acerca de un cambio en la concepción del comercio, cuya  prioridad es el valor simbólico, intelectual  y social de las cosas.

 

Evento:

Del 15 de noviembre al  8 de diciembre

Sábados y domingos

9:00 a 18:00 hrs

 

Para más información da click aquí.

Te podría interesar:

¿Es posible matar al presidente de EU, Barack Obama?

Por: pijamasurf - 11/25/2013

No se trata de una hipótesis, sino de un tema que le da su razón de ser al Servicio Secreto y otras divisiones de seguridad del presidente más poderoso del mundo.

Obama_assassination_attempt_2

La semana pasada se cumplieron 50 años del asesinato del presidente de los EU, John F. Kennedy. Aunque las circunstancias de su muerte den lugar incluso hoy en día a todo tipo de teorías de conspiración, lo cierto es que el Servicio Secreto y el FBI saben que los asesinatos presidenciales no son inventos del pasado, sino amenazas muy reales. Este sitio, por ejemplo, afirma que se han llevado a cabo 65 intentos de asesinar al presidente Obama desde el 2008.

¿Si alguien tratara de asesinar a Obama, qué método emplearía?, ¿o de quiénes suelen cuidarse más los que integran el círculo de protección presidencial? Al parecer no sería un "tirador solitario", como en el caso de Abraham Lincoln o JFK (sí, sabemos que existen teorías de que no fue un solo tirador), sino mediante algún tipo de artefacto explosivo.  

En una entrevista con el sitio Vocativ, el antiguo veterano del Servicio Secreto y capitán de marines, Dan Emmett afirmó que el riesgo de un atentado contra la vida de Obama es latente, pues desde que la guerra en Medio Oriente estalló, irónicamente, "ha producido algunos de los mejores constructores de bombas. Las personas que son nuestros enemigos se han convertido en los más increíbles productores de cualquier tipo de dispositivo explosivo del mundo. En mi perspectiva es esa, por mucho, la mayor amenaza."

Y es que el mundo ha cambiado y la seguridad también; según Emmett, en la era Kennedy se temía a las personas dementes, a los actos solitarios realizados por individuos perturbados, pero en nuestros días, los estadounidenses tienen "tantos enemigos alrededor del mundo que nos odian ideológicamente, que han creado todo un nuevo tipo de amenaza."

Para identificar esas amenazas, dentro del Servicio Secreto se encuentra la división de inteligencia, que sirve básicamente para medir las amenazas contra la vida del presidente que se realizan a través de redes sociales. Si alguien utiliza alguna palabra clave que denote un complot o plan para asesinar al presidente, la división de inteligencia se pone en contacto con las autoridades locales para evaluar lo viable de la amenaza y, en su caso, disolverla. Ésta es también la división que investiga a todos los asistentes a cualquier evento donde participe Obama. 

[caption id="attachment_66710" align="aligncenter" width="620"]emmett Emmett a la derecha, como parte del Servicio Secreto durante la administración de Clinton.[/caption]

Para contrarrestar un tipo de amenazas de tipo nuclear o bioquímico en contra del presidente se encuentra la división de seguridad técnica, que evalúa riesgos ambientales y estructurales en los lugares donde se presente Obama. El master chef de la marina viaja siempre con Obama para evaluar riesgos en cuanto a lo que se le ofrece de comida al presidente. Sin embargo, el riesgo de envenenamiento es menor comparado con la contundencia que una bomba podría tener. 

Según Emmett, el Servicio Secreto y la división de seguridad técnica podrían reducir al mínimo el riesgo de artefactos explosivos plantados con anticipación, pero que la verdadera amenaza consistiría en un acto impredecible (un artefacto explosivo oculto bajo la ropa de una persona, o un ataque suicida). El consultor de seguridad global, Christopher Simovich, además, plantea el lado político de los atentados: "El tiro desde lejos realmente no envía un gran mensaje. Si buscas algo, eso es un evento catastrófico más que un 'asesinato'. Lo que yo esperaría ver es un gran mensaje de miedo e inseguridad a nuestra sociedad americana." 

Pero aunque parezca demasiado ficticio para ser cierto (incluso se hizo un episodio al respecto en Homeland), tal vez una amenaza mucho más discreta podría venir de los hackers. El mes pasado trascendió que un hacker desactivó la conexión Wi-Fi del marcapasos de Dick Cheney para tratar de provocarle un ataque cardiaco; Barnaby Jack, uno de los que sabían cómo realizar estas delicadas operaciones a distancia, murió en agosto de este año en circunstancias misteriosas.

Seguramente parte de la labor de ser presidente consiste en confiar que los millones de dólares empleados en seguridad ($11 millones al año solamente para la división antibombas del presidente, por ejemplo) te protejan de la locura y los actos aislados de "individuos perturbados" e impredecibles, al igual que de complots más elaborados.