*

X
Robert Wilson logró esta extraordinaria grabación de unos grillos, la cual evoca un coro de ángeles en la hierba.

¿Cuántos ángeles caben en la punta de un aguja?, reza la frase popular. Muchos de nosotros en la infancia asociamos el canto de los grillos con las estrellas, con noches en las que salíamos al bosque. Los grillos parecen ser tan innumerables como las estrellas; las estrellas parecen ser los ángeles, como decía Borges, ya que son lo único que podemos comprobar que existe en el cielo. Las estrellas, nos dice la sabiduría pitagórica, hacen una música: la armonías de las esferas. Matemáticamente, reduciendo la velocidad de una grabación de grillos, sin ningún otro efecto, Robert Wilson ha conjurado un coro angelical. Los ángeles están en la hierba.

Los grillos producen su emblemático sonido --llamado "estridulación" -- frotando sus alas con sus fémures. Éste, por supuesto, es un sonido sexual. Chirp, Chirp, así soñamos que también hacen las estrellas: onomatopeya del brillo, cintilación sonora.

 Sobre el trabajo de Robert Wilson, dice Tom Waits: "Wilson siempre está jugando con el tiempo. Oí hace poco una grabación de unos grillos. Suenan como un coro, suena como música de los ángeles. Algo brillante, celestial, lleno de armonía y bajos, no podrías creerlo. Como un arrobador coro del cielo, y sólo está ralentizado, no manipularon la grabación para nada".

Twitter del autor: @alepholo

 

 

Te podría interesar:

Se registra terremoto de 7.1 grados en Fukushima; hay alerta de tsunami

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/30/2013

Esta madrugada en Japón se registró un terremoto que provocó también una alerta de tsunami; aquí la información al respecto.

fuk

Este 26 de octubre a las 2:10 del tiempo local (16:10 del 25 de octubre en el GMT) se registró un terremoto de magnitud 7.1 (o 7.3 según el Servicio Geológico de Estados Unidos) en las inmediaciones de Fukushima, a 320 kilómetros de la costa Este de Japón.

De inmediato la Agencia Meteorológica de Japón lanzó una alerta de tsunami, el cual podría llegar a tierra aunque, por ser de apenas un metro de altura, no provocaría mayores daños, según reporta la BBC.

Se espera que pronto haya más información al respecto e, igualmente, que el fenómeno no provoque los daños que uno similar generó a partir de la afectación sufrida por la planta nuclear ubicada en la región, la cual, a más de dos años del suceso, continúa filtrando material radioactivo al océano Pacífico.