*

X

Vladimir Nabokov, precursor de los emoticones :-)

Por: Javier Raya - 09/11/2013

Una respuesta elegante del novelista se anticipó un par de décadas a una convención tipográfica que es de uso común en nuestros días.

En 1969 Vladimir Nabokov fue entrevistado por Alden Whitman para el New York Times. Este le preguntó al autor de Lolita dónde se colocaría a sí mismo en un hipotético ranking de escritores vivos y del pasado reciente. Como respuesta, el reportero recibió esta sencilla y elegante explicación:

A menudo pienso que debería existir un signo tipográfico especial para una sonrisa --algún tipo de marca cóncava, un supino paréntesis curvo, que me gustaría trazar justo ahora en respuesta a su pregunta.

Hoy en día nos sería imposible entender las conversaciones con nuestros contactos en redes sociales sin echar mano a los emoticones: signos de puntuación no normados aún por las academias, pero con un valor en el discurso semejante a otros signos tipográficos.

En la velocidad de los intercambios diarios y el límite de caracteres, el emoticón permite representar gráficamente sentimientos complejos o convenciones discursivas que una comunidad de sentido adopta, aplica y modifica a conveniencia.

Podemos sonreír : - )

llorar de tristeza :’(

...o de felicidad :’)

Y la gama de representaciones sigue ampliándose, con lo que es posible prácticamente dibujar o contar pequeñas historias en el emoticono, una segunda encarnación del ideograma (si desconfían, revisen los TL de @diamandina o @DearMars en Twitter.)

Sin embargo, el emoticono sonriente no hizo su aparición sino hasta 1982, cuando Scott E. Fahlman, un científico de computadoras de la universidad Carnegie Mellon, publicó el siguiente mensaje en un boletín escolar:

Propongo la siguiente secuencia de caracteres como marcador de bromas:

: - )

Léanlo de costado. De hecho, es probablemente más económico para marcar cosas que NO son bromas, dadas las discusiones actuales. Para ello, usen : - (

Con todo, me gusta imaginar que Nabokov en aquella entrevista entrevió un emoticono sonriente que tenía más que ver con la sonrisa de condescendencia que con un marcador “de bromas” --una “sonrisa retórica” que se le da como respuesta a alguien para invalidar su argumento sin ser grosero, sabiendo de antemano que tal vez el interlocutor no logrará descifrar la sonrisa que le damos como respuesta. Se trata de la elegancia autorreferencial de una broma secreta --de la sonrisa del gato de Cheshire que se deja montada en el aire, mientras desaparece.

:-)

 Twitter del autor: @javier_raya

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Te podría interesar:

La Reforma Hacendaria: sin transparencia ni trato diferenciado a los millonarios

Por: Ana Paula de la Torre - 09/11/2013

Voces críticas advierten que la reforma hacendaria carece de transparencia, cobra idénticamente a la clase media alta que a los millonarios, y carece de estrategias en el cobro de impuestos a la empresas transnacionales

A impuesto

Hace unos días el presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentó su propuesta de reforma hacendaria para recabar más impuestos. Aunque en el imaginario colectivo tenemos la sensación de que pagamos demasiados, México es uno de los países con menor recaudación en Sudamérica: el promedio en la región es del 18.2% del PIB y nuestro país obtiene apenas el 13.7%.

Para dimensionar aún más la baja recaudación, en la Unión Europea se obtiene, mediante obligaciones fiscales, el 40% de su PIB. Vale la pena recalcar que en esos países los ciudadanos están seguros del destino de sus impuestos, contrariamente a la percepción en México y otros países latinos, donde carecemos de confianza en el gobierno sobre el uso correcto de nuestras aportaciones. Entonces, la gran deuda de esta reforma hacendaria tiene que ver con la transparencia: mecanismos para comprobar que los gobernantes ejerzan debidamente el gasto público.

Con un aparente alivio ya que en esta ocasión la reforma dejará en relativa paz a la clase media baja y a la clase más empobrecida, pues no aumentará el I.V.A en medicinas o alimentos, aunque sí continuará el alza a la gasolina, queda pendiente la transparencia, que en opinión de la Doctora Marcela Moya, investigadora de la UNAM especializada en temas fiscales, resulta fundamental.

Aquí sus opiniones generales en torno a la propuesta de Reforma Hacendaria:

Sobre el cobro a los millonarios…

No hay ningún cambio sustantivo en el cobro a los millonarios: lo que pagaban ellos era el 30% de ISR y ahora se abrió a 32 pero a partir de los 40 mil pesos. Pagarán igual quien gana cuarenta mil pesos mensuales o quien gane  millones. Ahí se debió abrir aún más la diferencia de cobro, los millonarios quedaron prácticamente intocados.

El cobro a las grandes transnacionales…

Estas normalmente no han pagado y es un problema pues las empresas transnacionales se llevan todas sus ganancias  a otros países. En la reforma esa parte se tiene que tratar desde el ISR, para grabar a las grandes corporaciones se tiene qué especificar muy bien el cómo, pues de no hacerlo es justo ese el camino para evadir.

Sobre la transparencia…

Lo más importante que es la transparencia en el gasto, no se toca. ¿Cómo vamos a recaudar más impuestos mientras la gente no vea que el dinero se gasta correctamente?, sin esto la evasión y la elusión continuará.

* Invitación: Escríbe por twitter a los coordinadores parlamentarios para exigir que desarrollen en la reforma el tema de la transparencia, y verdaderamente cobren más a los millonarios del país y a las transnacionales:

@JL_Preciado_ / @Emilio_Gamboa_ / @SenBarbosa / @ManuelBartlett / @RomoMedina_ / @analiliaherrera / @ChemaMtzMtz

@MFBeltrones / @Silvano_A / @ArturoEsc / @RicardoMonrealA

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad de la autora y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.