*

X

La suculenta mitología de que Shakespeare acuñó más de mil palabras es probablemente una falacia

Por: pijamasurf - 09/26/2013

Nuevas investigaciones indican que él no inventó esas palabras, simplemente las utilizó mejor. (Pero ¿por qué eso no importa)

Words

Por muchos años se ha pensado que Shakespeare desplegó una variedad lingüística más grande que sus contemporáneos Marlowe, Kyd y Jonson: los académicos han estimado que acuñó un vocabulario de 1700 palabras, y que empleo uno de al menos 20,000 palabras. Por lo tanto se cree que, además de escribir “el teatro completo de la humanidad”, el idioma  inglés como lo conocemos hoy no existía antes de sus obras. Sin ellas no sabríamos lo que significa blushing (sonrojarse), addiction (adicción) o frugal (frugal). Y no podríamos hablar de un asesinato (assassination) o de una habitación (bedroom), o de términos como crítico (critic) o pista (hint) si él no los hubiera usado antes.

Sin embargo una reciente ola académica, impulsada por un análisis cuantitativo computarizado y bases de datos digitales que permiten la búsqueda de miles de textos al mismo tiempo, está revelando que algo de esto podría ser más deseo que realidad. Expertos en Shakespeare están encontrando que su vocabulario pudo no haber sido muy distinto de aquél de otros escritores de la época del Renacimiento. La nueva evidencia muestra que Shakespeare fue más un producto de su tiempo que el genio suigeneris de nuestra mitología cultural, comenta Rachael Scarborough King para Boston Globe.

Por supuesto, es casi imposible saber si Shakespeare realmente “inventó” esas palabras o si simplemente fue el primero en ponerlas enwilliam-shakespeare-portrait11 papel. Pero de cualquier manera el mito de la innovación lingüística se ha vuelto parte de su legendario estatus (al igual que los debates sobre si él fue realmente él). Y suscribiendo lo que dijo Holger Syme, autor de un libro sobre Shakepeare del 2012 y profesor de la universidad de Toronto:

“Nunca he entendido cómo las aseveraciones de la atracción única y universal de Shakespeare, su logro artístico o cualquier tipo singularidad realmente ayudan a entender, apreciar o aprender cómo acercarnos a sus obras. Por el contrario, parece que hacen esta actividad más difícil, sustituyendo lugares comunes por un encuentro real”.

No se puede negar que es bello pensar que Shakespeare no sólo inventó un universo de la psique humana, sino que también inventó cada cosa que constituye a ese universo. No sólo la vida que yace allí sino las cualidades necesarias –el vocabulario—para que surgiera esa vida. Pero en realidad eso no importa. Como tampoco importa si robó las ideas, si era hombre o mujer, si era muchas personas. El acercamiento a su obra, como dice Syme, se ve interrumpido por una palabra que presuntamente él invento: gossip (habladuría).

Te podría interesar:

Más allá de "Breaking Bad": conoce al verdadero Heisenberg

Por: pijamasurf - 09/26/2013

Entre realidad y ficción, un físico de la Segunda Guerra Mundial y un químico vuelto fabricante de meth comparten algo más que un nombre.

waltwhite

Walter White probablemente quede en nuestros recuerdos como el químico más rabiosamente impredecible de la televisión, pero hubo un físico muchas décadas antes que White en el cual se basa su alter ego en Breaking Bad: conozcan a Werner Heisenberg.

Las sospechas de que Vince Gilligan (creador de la serie) no eligió el nombre de Heisenberg al azar saltan a la vista en varias curiosas "coincidencias". Por ejemplo, en el hecho de que White en la serie y Heisenberg en la vida real son profesores que se ven involucrados con las personas incorrectas. Pero no hablamos de mafiosos y jefes de carteles de droga, sino de nazis.

[caption id="attachment_64624" align="alignright" width="188"]Werner Heisenberg El dr. Werner Heisenberg, premio Nobel de Física 1932[/caption]

En 1932, Werner Heisenberg recibió el premio Nobel de física por sus teorías sobre mecánica cuántica, aunque la gente suele recordarlo como el descubridor del principio de incertidumbre que lleva su nombre. En términos sumamente simples, el principio de incertidumbre de Heisenberg afirma que es imposible medir con exactitud la posición y la velocidad de una partícula simultáneamente, pues al conocer su posición el observador ha afectado la velocidad, y al medir la velocidad, habremos cambiado la posición, por lo que conocer a la vez ambas variables no es posible.

Aunque Heisenberg fuera un respetado integrante de la comunidad científica alemana, al inicio de la Segunda Guerra Mundial se consideró enviarlo a un campo de concentración debido a su ascendencia judía. La familia de la madre de Heisenberg era cercana a la familia de Heinrich Himmler, comandante en jefe y posterior ministro de la infame SS. A través de una carta, Heisenberg logró convencer a Himmler de salvarle la vida, pero a costa de trabajar años después para las investigaciones de energía nuclear de Hitler. Hay quien afirma que Heisenberg deliberadamente saboteó estas investigaciones para no darle al Reich más poder del que ya tenía. Por ello, no deja de sorprender (SPOILER) que en el último capítulo Walt se enfrente y derrote a los supremacistas blancos, como una especie de justicia histórica en nombre del Heisenberg real.

Sin embargo, el principio de incertidumbre de Heisenberg podría referirse también a la compleja relación entre Walter White y Jesse Pinkman en Breaking Bad: los cambios en la vida de uno afectan la del otro, y nunca podemos saber con certeza si están del mismo lado y por qué razón. 

La última similitud entre el Heisenberg de la serie y el Heisenberg de la vida real es que ambos sufrieron cáncer; aunque afectados por la misma enfermedad, el final del físico fue mucho más grato que el del químico. Cuando Werner Heisenberg falleció en 1976, sus amigos y colegas le rindieron tributo caminando del instituto de Física de Munich hasta la casa del científico, llevando cada uno una vela encendida. El final de Walter White, sin embargo, fue la evidencia final de que el crimen, a pesar de que pueda cambiar tu vida, no necesariamente paga. ¿O qué opinan del final de Breaking Bad y sus similitudes con la vida de Werner Heisenberg?