*

X

Geólogos ofrecen explicación al misterio del oráculo de Delfos

Por: pijamasurf - 09/21/2013

Las facultades proféticas de las sacerdotisas de Delfos parecen ser producto de la liberación de gases a presión bajo las placas tectónicas, como suponía el historiador Plutarco.

delphi

La leyenda dice que el oráculo de Delfos le reveló a Sócrates una de las ideas más influyentes de la filosofía occidental: conócete a ti mismo. Hoy en día, científicos de la Universidad de Middletown, Connecticut, realizaron diversos estudios en el lugar para comprender si existe una relación entre los supuestos poderes proféticos de las pitonisas de la Antigüedad y una curiosa formación tectónica justo debajo del templo de Apolo, en la ciudad griega de Delfos.

delphi-2

Representación clásica de una pitonisa profetizando

Las pitonisas tuvieron su auge entre el año 1400 a.d.n.e y el 381 de nuestra era: eran sacerdotisas que muchas veces estaban lejos de la vista de los consultantes, sumidas en un profundo trance que investigadores como Albert Hoffman,  el padre del LSD, han asociado a los síntomas de una sustancia enteógena o alucinógena. El historiador Plutarco atribuyó hace más de 10 siglos el poder de las pitonisas al vapor que proviene del subsuelo, y según la doctora Jelle de Boer, la geología podría probar que Plutarco tenía razón.

De Boer y sus colegas descubrieron que dos grandes placas tectónicas se unen bajo la superficie de Grecia, y presentan una fractura permeable justo debajo de Delfos. Esta fractura permitía que en la Antigüedad el agua de las fuentes cercanas transportara gases como el etileno, que podían generar una sensación de trance y euforia; estos síntomas físicos, combinados con las expectativas sociales, producían las misteriosas enseñanzas del oráculo.

Sin embargo, los investigadores afirmaron que los gases son liberados solamente cada 100 años, cuando los movimientos sísmicos permiten liberar la presión. Eso pudo explicar que la práctica del oráculo cayera en desuso, durante un periodo probablemente muy largo sin temblores de tierra y sin los gases narcóticos fluyendo hacia el templo. El agua que ayudaba a transportarlos hoy en día está entubada y es utilizada para abastecer a la población de Delfos. 

Te podría interesar:

Aumenta número de mujeres venezolanas que mueren cada año por operarse el trasero

Por: pijamasurf - 09/21/2013

La belleza como prospecto de éxito social acarrea peligrosas consecuencias para la salud física y emocional de las mujeres venezolanas.

venezuela2

La segunda industria más redituable para Venezuela, después del petróleo, es la de la belleza: se estima que cada año las ganancias en concepto de productos de belleza y cirugías estéticas alcanzan el margen de los $2.5 mil millones de dólares. Como indican estas cifras, la belleza cuesta: lo peor es que el costo no es solamente monetario sino de salud.

La Asociación Venezolana de Cirujanos Plásticos estima que 30% de las mujeres venezolanas entre 18 y 50 años se han sometido a algún tipo de intervención para mejorar su apariencia física, en un país donde la cultura de la belleza está fuertemente ligada a la percepción de éxito y la escalada social. Debido a ello la peligrosa práctica de inyectar silicona en las nalgas ha cobrado la vida de 17 mujeres durante el último año.

Unas 2 mil mujeres se someten a la inyección del biopolímero cada mes, según datos de la AVCP, un procedimiento ilegal en Venezuela (la venta misma de la silicona puede acarrear dos años de prisión). Según Jesús Pereira, presidente de la AVCP, "el 100% de los casos se complican. Puede que tome cuatro días o 20 años", pero eventualmente el cuerpo rechazará la silicona, provocando dolorosos tumores e incluso provocando parálisis si la sustancia llega a la espina dorsal.

El procedimiento puede realizarse en casa sin ninguna supervisión médica, y una inyección cuesta en promedio $8 dólares en el mercado negro. Esta parece ser una salida tentadora considerando que las mujeres venezolanas gastan en promedio 20% de su salario anual en productos de belleza, mientras que 4 mil de ellas pasarán por el quirófano cada mes en nombre de la belleza.

VENEZUELA-BEAUTY-MISS-CONTEST

Para las activistas del grupo "NO a los biopolímeros, SÍ a la vida", las inyecciones de silicona en el trasero han sido una terrible experiencia frente a la cual desean prevenir a otras chicas, especialmente en las escuelas de bajos recursos. Astrid de la Rosa se unió al grupo luego de perder la movilidad de las piernas a causa de una inyección de silicona. De la Rosa afirmó en una entrevista que vive en una dieta de antibióticos y analgésicos, pues asegura que "es la única forma en la que puedo vivir con el dolor." 

Venezuela tiene la reputación de tener a las mujeres más hermosas del mundo; incluso mantienen el récord mundial Guiness del país con más títulos de Miss Universo en la historia. Irene Saez, Miss Universo de 1981, contendió en 1998 contra el difunto Hugo Chávez por la presidencia del país, lo que da una idea de las expectativas de los venezolanos respecto a la importancia de la belleza. 

María Trinidad, otra de las activistas del grupo, afirma que "cuando vives en un país donde una mujer hermosa tiene mayores prospectos de carrera que alguien con una sólida ética de trabajo y educación de primer nivel, te ves forzada a vivir en la idea de que no hay nada más importante que la belleza."

Venezuela también es un destino internacional para las cirugías estéticas: mientras que el precio promedio de un par de implantes de silicona en los Estados Unidos es de $8 mil dólares, el mismo procedimiento cuesta sólo $800 USD en Venezuela. Para balancear los ingresos de la industria de la belleza, Astrid de la Rosa considera que "la educación es la llave", pues "si podemos enseñar a las próximas generaciones que estas soluciones rápidas para vernos bien no son para nada soluciones, tal vez tendremos mejores oportunidades."