*

X
El Festival Decibel 2013 se eleva a alturas inusitadas, bajo la guía de Thomas Fehlmann, Nicolas Jaar, Juan Atkins, Machinedrum y otros artistas, en lo que se empieza a apuntalar como uno de los grandes festivales de música electrónica del orbe.

nico-jaar

El viernes 27 y el sábado 28 de septiembre el Festival Decibel nos mostró de lo que está hecho: una formidable organización y una fina selección musical. El lugar donde todos querían estar el viernes por la noche era el Showbox Sodo para escuchar a Nicolas Jaar Live, quien abarrotó el venue más grande del festival. El chileno se ha convertido en una estrella de la electrónica con su  su sonido lleno de robustos bajos que oscilan entre el house, el jazz, el folk y el funk (gender-bender). Su acto siempre demuestra calidad, pero quizás estamos presencianado ese paso que le ocurre a las estrellas pop: que su música se vuelve un lugar común, es demasiado escuchada y deja de ser tan vibrante y estimulante -aunque mientras tanto Nico cosecha los frutos del éxito y se convierte en el más deseado de la escena. También en el Showbox Sodo --que, para ser justos, no tiene el mejor sonido, comparado con otros venues del festival-- pudimos oír a Mount Kimbie, de la legendaria Warp Records, quien estará en Mutek México el próximo sábado y quien recibió bastantes loores.

Casi a la misma hora Ghostly International presentó su showcase en el Crocodile (la discoteca que vio nacer a muchos de los legendarios grupos de grunge de Seattle), con actos de fina confección, como Lusine, Beacon y el japonés de reciente incorporación al sello, Shigeto. Trazos de ambient, dub-tech y IDM se combinaron para ofrecer una jornada de relajación y psiconáutica sonora, bastante cremosa. Ghostly International, al igual que disqueras como Warp ofrecieron talleres para los interesados en la música, su producción y su negocio.

En el Showbox Market, Machinedrum estrenó su nuevo disco ante muchos de los más duros melómanos que no se dejaron llevar por la sensación de Nicolas Jaar.  El nativo de North Carolina se ha convertido en uno de los más prolíficos productores de Estados Unidos, con diversos actos, y sin duda uno de lo más arrolladores exponentes de la escena, detonando selvas eléctricas pletóricas de energía urbana.

Por la tarde pudimos ir a un recital en el Nordstrom Recital Hall, que combinó pianos con loops electrónicos. Por una parte se presentó Niels Frahm (a quien también pudimos ver en Mutek México el año pasado) y el islandés Olafur Arnalds, quien se ganó al público con sus pianos electroangelicales, por momentos demasiado dulces, por momentos sublimes.

juan-at

El sábado no tuvimos duda alguna en ir al Showbox Market a escuchar a dos grandes maestros que se relevaron en el escenario: Alex Paterson, Thomas Fehlmann (en su facetea de The Orb) y Juan Atkins. Atkins, el padre del techno de Detroit, comprobó por qué es uno de los mejores DJs de toda la historia, con su sonido inmarcesible, sin cejar jamás, beats duros y ensañados que siguen colocando a las generacioness. Un techno que toma de las influencias de Motown y las incorpora en punctums minimalistas. Fue sinceramente un momento conmovedor ver  a Atkins, a Paterson y  a Thomas Fehlmann pasarse los controles y reír en el escenario, calmadamente creando espacios para la neuronavegación del público, un trío de alquimistas sin apuros. The Orb detonó poderosos flashbacks en la fanaticada con su ambient psicodélico, tocando clásicos como Little Fluffy Clouds o el Blue Room Ambient Edit y llenando la sala de una nostalgia que no titubea y se alza como sutil pirotecnia en el mar.

Antes, en la tarde, pudimos ver a Poolside en el Re-Bar, un oscuro club en downtown. Originalmente se había planeado un épico ride (yoga y happy house) en el parque a un costado del Broadway Performance Center, pero el sol no llegó a la cita --una lluvia incesante  (that endless drizzle) cambió los planes, mas el festival reaccionó con celeridad y mudó el evento.  Aunque se antoja el sol y las sonrisas entre los árboles, el evento no desmereció: Poolside, a sus anchas, animó la tarde por más de tres horas con sus sonidos californianos, llenos de fácil alegría entre un bizarro turnout: raudos momentos extáticos de danza sin inhibiciones.

 

alexp

Todos los que estuvimos en Neumos, ya cerca de la madrugada, coincidimos en que el mejor momento del festival (y personalmente uno de las mejores sets que he visto en mi vida) fue el live act de Thomas Fehlmann, una magistral demostración de la madurez sonora de una persona que debe de estar entre los más grandes de la historia de la electrónica, con productores como Kraftwerk, Aphex Twin o Future Sound of London. Thomas Fehlmann tocó un set de techno por momentos tribal, por momentos espacial, que sonaba más viejo que la música que suelen poner los DJs y productores de techno, sólo que paradójicamente más evolucionada, música hecha por softwares de otra era y aún así más sensibles a la fuerza que hace de la música ars suprema. No se podía más que pensar, entre la elegancia y el dominiode Thomas, que los demás artistas eran sólo niños. 

En los siguientes días publicaremos una última crónica con el cierre del festival, que tiene a algunos de los actos más esperados en la escena actual, como Aeroplane, Maceo Plex y Art Department, entre otros. ¡Salud!

Agradecemos a Pioneer y al Festival Decibel por su generoso esfuerzo de llevar a Pijama Surf a Seattle. 

* Imágenes de AnunAki

* Contenido cortesía de Pioneer

Te podría interesar:

Cómo Hermann Rorschach logró interpretar las excentricidades de la psique humana

Arte

Por: pijamasurf - 09/29/2013

A pesar de las grandes divergencias de opinión en cuanto a las interpretaciones que hacen los psicólogos de aquello visto por sus pacientes en las manchas de tinta, la prueba Rorscharch se sigue utilizando como herramienta psicológica.

Rorschach_blot_04

El joven suizo Hermann Rorschach no imaginaba que su afición por la clecsografía lo llevaría a desarrollar una prueba que pudiera dar luz a los psicólogos sobre las diferencias en las personalidades humanas. Hijo de un profesor de arte, Rorschach entró en contacto desde muy pronto con la pintura y con la importante capacidad de aprender a expresarse uno mismo. No obstante, al momento de elegir carrera, se decantó por la Medicina, influído por el consejo del biólogo alemán Ernst Haeckel, y se especializó en Psicología. 

Mientras estudiaba medicina, recordó que Justinus Kerner, aquel autor de unos poemas acompañados cada uno por un inkblot o mancha de tinta, había sido, nada más y nada menos, doctor también. Cuando finalmente se especializó en Psicología y conoció la técnica de asociación de palabras que utilizaba Carl Jung en su psicodiagnóstico, el sensible médico unió sus dos marcados intereses y creó lo que hoy se conoce como "test de Rorschach", una serie de manchas de tinta que, según sus observaciones, eran interpretadas más o menos igual por las personas "normales", mientras que los esquizofrénicos otorgaban respuestas bastante atípicas.

 

[caption id="attachment_66157" align="alignleft" width="300"]Rorschach_blot_02 Uno de los inkblots de la prueba, en el que generalmente se ven dos humanos de perfil uniendo sus manos.[/caption]

Así, esta prueba nació como un intento para diagnosticar la esquizofrenia, pero, incluso desde su nacimiento, Rorschach no ponía las manos al fuego para asegurar que todos aquellos que dieran una respuesta rara a las manchas de tinta eran necesariamente esquizofrénicos. Es decir, que la prueba nunca se aceptó realmente como "objetiva" y fue criticada desde muy temprano por tres cosas, a saber:

1) Algunos psicólogos han argüido que su propio inconsciente se manifiesta al momento de interpretar las interpretaciones de sus pacientes, por ejemplo, si un paciente ve en una de las manchas un sostén, un psicólogo masculino podría pensar que ello es una respuesta sexual, mientras que una psicóloga podría clasificarlo simplemente como "ropa".

2) No queda claro qué es exactamente lo que está midiendo la prueba. En efecto, Rorschach la ideó para diagnosticar un pensamiento desordenado, pero queda en duda si realmente mide la personalidad de un individuo o no, de manera que su validez científica no puede ser comprobada.

3) Los que han aplicado la prueba se han dado cuenta de la falta de certeza que ésta ofrece, pues dos aplicadores distintos han obtenido interpretaciones divergentes sobre una misma persona.

Pese a estas objeciones, el test todavía es utilizado por algunos psicólogos que consideran que, aunque no obtendrán la verdad absoluta sobre el paciente, la aplicación de la prueba sí les servirá para crear un ambiente de confianza y como una manera de incitaren el paciente la mirada hacia sí mismo. 

Las sugestivas imágenes elaboradas por el suizo no se podían quedar sólo en el mundo de la ciencia. Su naturaleza artística las ha hecho eliminar estas barreras conceptuales y podemos encontrarlas como fuente de inspiración para algunos artistas. Tal es el caso de Andy Warhol, que en 1984 produjo una serie de dibujos llamados "Rorschach's paintings", pues Warhol encontraba en los inkblots la cualidad artística de provocar algo en el espectador, de hacerlo proyectarse a través de la obra. Acerca de esta serie, Warhol dijo:

Estaba intentando hacerlos para realmente leerlos y escribir sobre ellos, pero nunca tuve el tiempo para eso. Entonces iba a contratar a alguien para que los interpretara, pretendiendo que era yo, de manera que fueran un poco más... interesantes. Porque todo lo que veía era la cara de un perro o algo como un árbol, un pájaro o una flor. Otra persona podría ver mucho más.

Hermann Rorschach murió a los 37 años, nunca afirmó la validez científica de su prueba, aunque quizá sí haya imaginado que los artistas no lo olvidarían.

[caption id="attachment_66167" align="aligncenter" width="660"]rorsachmain Andy Warhol, "Rorschach paintings", 1984.[/caption]