*

X
Descubren en el fondo del Océano Pacífico un volcán con una base de 650 km, tan voluminoso como el Monte Olimpo de Marte.

8bkm9ptv-1378464824

Científicos han confirmado que un megavolcán ubicado en el fondo del Océano Pacífico es el más grande del mundo, al menos de lo que se conoce actualmente. El volcán Tamu Massif podría ser incluso tan voluminoso como el Mons Olympus de Marte, considerado el más grande del sistema solar.

El Tamu Massif fue descubierto en 1993 por William Sager y un equipo de la Universidad de Texas A&M (el nombre del volcán lleva las siglas de la universidad unido a la palabra "masivo" en francés). En un principio se estudió la posibilidad de que se tratara de una falla montañosa de múltiples volcanes, pero experimentos recientes confirman que el flujo de lava del volcán emergió de una sola apertura de magma. El volcán mide 4 km de alto (el Monte Olimpo de Marte alcanza 25 km), pero tiene una base de 650 km, casi el tamaño del estado de Nuevo Mexico. Este tipo de volcanes se conocen como "volcanes escudo"  ya que su creación a través de flujos de lava los hace parecerse a escudos de guerrero.

El volcán Tamu Massif se formó hace unos 145 millones de años al este de Japón en un punto donde tres microplacas de la tierra se unen. Sager y su equipo creen que, debido a que gran parte del fondo del océano no ha sido explorado aún, deben de haber volcanes todavía más voluminosos. Verdaderos gigantes dormidos, fuerzas ctonianas en un sueño de eones dignas de las creaturas de Lovecraft.

[Popsci]

Te podría interesar:
¿Por qué tiene colores una burbuja y por qué cuando está a punto de reventar los pierde? Aquí la fascinante explicación.

original

Observa esta burbuja mientras se disuelve en pequeñas gotas. Si te fijas bien, la porción que se adelgaza pierde sus colores justo antes de reventar. El tiempo y el deterioro despojan a las burbujas de sus colores por lo siguiente:

Estas fotografías de una burbuja reventando muestran la manera en que los colores giran en la superficie de la burbuja. La burbuja, al final, se decolora por completo antes de finalmente romperse y caer.

Los colores giran en las burbujas debido a la interferencia entre dos ondas de luz. Cuando la luz pega en el exterior de la burbuja, parte de ella se refleja de regreso al observador. Pero hay otra superficie en una burbuja: la interior. Algo de luz también se reflejará desde la superficie interior. Estas dos ondas de luz estarán un poco desfasadas e interferirán la una con la otra. Si un pico se encuentra con una depresión, las dos se cancelarán. Si dos picos se encuentran, se combinarán. El efecto general de esta interferencia es una onda agregada con una nueva frecuencia, a la que la persona que observa verá como un color.

ku-xlarge

Cuando la burbuja es gruesa, las ondas de las superficies externa e interna se reflejan hacia el observador desde puntos que están relativamente lejos el uno del otro y por lo tanto las ondas interfieren de cierta manera. Cuando partes de la burbuja se adelgazan, la onda interna y externa se reflejan desde superficies que están más cerca la una de la otra, y los patrones de interferencia cambian. Los colores giratorios que vemos son realmente los giros de distintos grosores líquidos formándose en la burbuja. Mientras el líquido se evapora de la superficie de la burbuja, la burbuja se adelgaza lo suficiente como para que las dos ondas estén tan juntas que no interfieran mucho entre ellas, y la luz reflejada de una burbuja se ve sin color, como la luz que nos rodea.