*

X

Nieve virtual ayuda a aliviar el dolor de pacientes quemados

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/30/2013

SnowWorld, un juego de realidad virtual, no sólo distrae a pacientes de quemaduras de su propio dolor sino que ayuda a aligerarlo por medio de la evocación de una temparatura fría.

20061005_pid27215_aid27213_snowworld2_w600

En el futuro, y ya en la actualidad, la realidad virtual no sólo podría servir como terapia para inducir experiencias extra-corporales o para tratar desórdenes perceptivos, sino que podría ayudar (ya lo está haciendo) a víctimas de quemaduras severas. Science Central sigue la historia de Sam Brown, un soldado que sufrió quemaduras extremas cuando servía a la armada estadounidense en Afganistán, y quien en un juego de realidad virtual llamado SnowWorld ha encontrado alivio temporal a su incontenible dolor.

En SnowWorld, los pacientes juegan con un disparador de bolas de nieve bastante básico contra un contrincante hecho también de nieve.

“El juego fue como un ruido blanco que cancelaba el dolor, mejor aun que la morfina”, escribe Jay Kirk, creador del videojuego. Al parecer, el hecho de que los pacientes piensen en el frío de la nieve y en su blancura los aleja de pensar en su propio dolor causado por el fuego. Los gogles de realidad virtual son puestos sobre los ojos de los pacientes cuando estos están recibiendo dolorosas terapias de rehabilitación epidérmica.

Sam Brown, quién fue uno de los primeros en recibir esta terapia reportó haber sentido alivio y una suerte de nostalgia por tiempos felices que pasó alguna vez en la nieve de Colorado; como si SnowWorld lo catapultara a su “lugar feliz” y pudiera olvidar por un segundo la realidad de su cuerpo. En los resultados de los estudios, las señales de dolor enviadas al cerebro disminuyeron en cantidades considerables. Desde entonces SnowWorld está siendo considerado seriamente como una terapia alternativa para todos los pacientes de quemaduras extremas.

 

Aquí un video que ilustra el caso (en inglés):

 

 

[Slate]

Te podría interesar:

El reloj de 10 mil años que existe enterrado en una montaña

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/30/2013

Diseñadores e ingenieros crearon un reloj que correrá por 10,000 años (la edad de la humanidad) sin detenerse nunca. Este generará melodías que nunca se repetirán y que fueron compuestas por Brian Eno.

122839498-b947e5bd-27cd-43ba-883e-23d242394abf

Existe un reloj gigantesco, de cientos de metros de altura, funcionando en las profundidades de una montaña en el oeste de Texas. Este reloj está diseñado para no parar en 10 mil años y cada cierto tiempo sus campanas tocan una melodía. Las campanas del reloj fueron compuestas por el músico Brian Eno, quien llamó al proyecto el The Long Now Foundation para indicar el sentido expandido del tiempo que provoca el reloj; el “largo ahora” de los siglos. Las campanadas están programadas para no repetirse por 10 mil años. La mayoría de veces el reloj suena cuando un visitante lo lastima, pero el reloj almacena energía de otras fuentes y ocasionalmente sonará cuando no haya nadie alrededor que lo escuche. Quién sabe cuántas hermosas melodías que nunca se hayan escuchado antes se perderán en el eco de la montaña.

 

Este reloj es el primero de muchos relojes milenarios que serán construidos alrededor del mundo. Hay otro de estos relojes que será construido en el este de Nevada, un sitio cubierto por los famosos brisltecone pines, que son los organismos vivos más viejos del planeta. Los diseñadores de los relojes esperan que las campanadas del reloj suenen el doble de tiempo que estos árboles, que viven alrededor de 5 mil años.

Diez mil años es aproximadamente la edad de la civilización, así que un reloj que dure lo mismo y que comience a correr ahora mediría el futuro de una civilización igual a su pasado. Eso asume que estamos a la mitad del extraño viaje en el que estamos (algo que implica un optimismo real).

El inventor del reloj, un inventor e ingeniero en computación llamado Danny Hills, introdujo la idea del reloj (en 1995) en este contexto:

No puedo imaginar el futuro, pero me interesa. Sé que soy parte de una historia que comienza mucho antes de lo que pueda recordar y continúa mucho más allá donde nadie me recordará. Siento que estoy vivo en un momento de cambios importantes, y siento la responsabilidad de asegurarme de que el cambio salga bien. Planto mis bellotas sabiendo que nunca viviré para cosechar los robles.

Quiero construir un reloj que suene una vez al año. La manecilla del siglo avanza una vez cada 100 años, y el cucú salga en el milenio. Quiero que el cucú salga cada milenio cada 10,000 años.