*

X

Paleontólogos mexicanos descubren cola de dinosaurio en Saltillo

Por: pijamasurf - 07/23/2013

Paleontólogos del Instituto Nacional de Antropología y la Universidad Nacional descubren los restos de la cola de un hadrosaurio en Saltillo, Coahuila, el primer hallazgo de su tipo realizado en México.

cola

En un notable descubrimiento de la paleontología en México, científicos dieron con una cola de dinosaurio en la localidad de General Cepeda, Coahuila, en el norte de país.

El hallazgo consta de 50 vértebras y restos de la cadera y los huesos largos con una antigüedad que se estima en 72 millones de años, al parecer pertenecientes a un hadrosaurio, el cual también se conoce como “pico de pato con cresta” o Lambeosaurio. Esta es la primera ocasión en que una cola articulada se encuentra en México.

Según Felisa Aguilar, paleontóloga del Centro Instituto Nacional de Antropología, responsable de la excavación junto con René Hernández, de la Universidad Nacional, la cola encontrada equivale a la mitad del esqueleto, lo que significa que prácticamente se conservó articulada media parte del cuerpo del hadrosaurio, de 12 metros de longitud.

hadro

Con información de Vanguardia

Te podría interesar:

Faltas de ortografía en los libros de texto gratuitos: ¿cuál es el meta-mensaje de este descuido?

Por: Ana Paula de la Torre - 07/23/2013

Los libros de educación gratuita en México contienen 117 faltas de ortografía; ¿planean autoridades poco educadas, educar a una población?
[caption id="attachment_62425" align="alignleft" width="270"]sep Emilio Chuayffet[/caption]

En pasados días, diversos medios de comunicación difundieron un caso tan delicado, como surrealista. El gobierno mexicano imprimió 225 millones de libros de texto (como se conoce en este país al material de estudio que aporta gratuitamente el Estado), conteniendo al menos 117 faltas de ortografía. Los libros serán repartidos entre los niños que actualmente cursan los niveles de educación básica.

La indignación sobre todo en redes sociales fue intensa –y evidentemente justificada. Ante esto, el Secretario de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet, alegó que fue un error de la pasada administración, y que el haber evitado la impresión de los libros habría significado, además de millonarias pérdidas, la impuntual entrega de libros para el siguiente periodo escolar.

El asunto de las faltas de ortografía en los libros gratuitos de educación básica, implica múltiples lecturas. Y es que el hecho de que los redactores carezcan del cuidado, experiencia o conocimiento óptimo para realizar un impecable trabajo en este rubro, revela un radical problema de negligencia –aunado al hecho que no hayan sido minuciosamente revisados.

Cada acción o fenómeno encarna la significación de lo que representa. Este caso sobresale por su simbolismo: si los libros son el principal apoyo didáctico para los maestros y alumnos, y estos incumplen las formalidades básicas, entonces el mensaje sería mucho más trascendente que un simple descuido: difícilmente se podrá educar a una sociedad, sin estar educado.

@anapauladelatd