*

X

Mar de nubes sobre el Mediterráneo: impresionante serie fotográfica de Jakob Wagner

Por: pijamasurf - 07/12/2013

Si en el universo es posible establecer la noción de correspondencia, probablemente uno de los ejemplos más elocuentes que existen al respecto se encuentra en el mar y en el cielo, ese doble espejo en el que uno y otro se asoman para mirarse mutuamente, ese “dolce color d'orïental zafiro” de Dante que a su vez encuentra reflejo en Góngora: “Que espejo de zafiro fue luciente”. El mar y el cielo que en el horizonte se confunden y se mezclan, un punto de unión que por inalcanzable se adivina simultáneamente inexistente pero posible.

En un ejercicio fotográfico que denota una persistente sensibilidad por estas cualidades poéticas intrínsecas a ambas potencias de la naturaleza, Jakob Wagner realizó recientemente una serie que tituló “Mar de nubes”, en la cual se observan las formaciones que coronan el Mediterráneo, sin duda uno de los cuerpos de agua más emblemáticos tanto del planeta mismo como de la historia de la humanidad.

Al final, la contemplación de estos paisajes sugiere que quizá el vínculo que da sentido a los fenómenos de nuestra realidad es esencialmente estético.

También en Pijama Surf:

7 increíbles formas de nubes (FOTOS)

Nubes que parecen cosas: una compilación de la sociedad de la apreciación de las nubes (FOTOS)

Imágenes vía My Modern Met

Te podría interesar:

Top: 5 improbables objetos inanimados para tener sexo que podrían llevarte a la cárcel

Por: pijamasurf - 07/12/2013

La atracción erótica que pueden producir los objetos inanimados puede resultar en cargos criminales si se realizan en público.

Al igual que se representa en el cuento Tripas de Chuck Palahniuk, el utilizar objetos inanimados para autogratificarse sexualmente puede resultar una práctica sumamente estimulante para algunas personas, siempre y cuando el resto no se entere: las consecuencias podrían ir desde tener que explicar una situación bochornosa (como en el caso del cuento antes citado) o, como ocurre con los siguientes casos, a enfrentar consecuencias legales por exposición indecente en la vía pública (sin contar los peligros intrínsecos de tener "sexo", digamos, con un helicóptero).

1. "Love seat"

Gerard Streator de Winsconsin fue hallado culpable y sentenciado a 5 meses de prisión cuando fue encontrado "frotando su área pélvica" contra un sillón, al lado de la carretera a Winsconsin. El hombre había sido arrestado previamente por "gratificarse sexualmente al frotar su pene entre dos colchones".

2. El amante de las bicicletas

Otro reincidente de la "autogratificación" con objetos inanimados vive en el pueblo sueco de Edstrom y tiene especial inclinación por montar bicicletas de perfectos desconocidos para saciar su deseo.

3. Rápido y furioso

sex

Edward Smith de Washington es todo un casanova de los automóviles, afirmando haber tenido sexo con más de 1,000 vehículos, incluyendo un helicóptero. Smith afirma no tener ojos para miembros de la especie humana, pues a decir de sí mismo, es "un romántico: sé lo que hay en mi corazón y no tengo deseo de cambiar."

4. Amor acuático

Edwin Tobergta de Ohio fue atrapado en septiembre del 2011 teniendo sexo con la balsa inflable de su vecino. Su única defensa fue decirle al vecino que tuviera piedad de él, diciéndole "tengo un problema".

5. Sexo en el parque

Art Price, también de Ohio, fue capturado en video teniendo sexo con una mesa de picnic en un parque público. No hay mucho más que añadir al respecto, más que el video. Lo que vuelve criminales estos actos es el hecho de que hayan sido realizados en público, en presencia de menores de edad (un argumento que suele utilizarse para imputar cargos).

[Huffington Post