*

X

La mafia Salinas celebra la impunidad en México, un país pisoteado por ellos

Por: Ana Paula de la Torre - 07/31/2013

A pesar de ostentar fortunas que hasta hoy Raúl Salinas de Gortari no ha sido capaz de justificar, la justicia mexicana absuelve, ridículamente, a este personaje de crímenes que ante los ojos de los mexicanos siguen vigentes y dolorosos.

raul-salinas-ok

El pasado de Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), está plagado de irregularidades, además de haber protagonizado lamentables y vergonzosos capítulos en la historia de México. Entre otras, cuando este fue Director General de Liconsa –organismo que distribuye leche en polvo para comunidades con desnutrición–, adquirió junto con el Director General de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (Consaupo), José Ernesto Costemalle, 45 mil toneladas de leche contaminada de radiación nuclear, provenientes de la compañía irlandesa Irish Dairy Borrad, luego de la explosión de Chernobill.

Respecto a este tema, el vicealmirante Manuel Rodríguez Gordillo, de la tercera Zona Naval de Veracruz, al observar que sus soldados enfermaban después de consumir la leche de Conasupo, llevó muestras al laboratorio de Laguna Verde, donde se detectó la contaminación nuclear. Esto provocó cáncer de tiroides y afectaciones a bebés y mujeres embarazadas, un crimen que hasta la fecha sigue impune.

familia_Carlos_Salinas_1994

Múltiples absoluciones

Desde 1994 Raúl Salinas de Gortari enfrentó los cargos por el asesinato de su ex cuñado y ex gobernador de Guerrero, José Francisco Ruiz Masseiu. En 1999 fue declarado culpable y sentenciado a 50 años de prisión por ser considerado el autor intelectual del homicidio, pero posteriormente en el 2005, fue declarado inocente por los magistrados José Nieves Luna Castro, Adalid Ambriz Landa y Manuel Baraibar Constantino.

En 1994 su esposa, Paulina Castañón, fue detenida en Suiza cuando intentaba retirar dinero de diversas cuentas bancarias, esta detención derivó en la detección de una fortuna de más de 160 millones de dólares, mismos que el gobierno suizo congeló. Salinas fue acusado de lavado de dinero por esta cantidad, producto del narcotráfico, pero posteriormente fue declarado inocente, aunque jamás pudo justificar de dónde provenían los recursos.

En 1996 enfrentó otra denuncia por la muerte del diputado Manuel Muñoz Rochal, acusación que también sería disuelta por supuesta faltas de pruebas. En el 2005, Raúl Salinas de Gortari obtuvo su libertad después de permanecer diez años preso, y sus cuentas bancarias de Suiza fueron descongeladas.

Curiosamente cuando salió de la cárcel acudió al noticiero de la empresa Televisa –la televisora más grande del país–, para agradecer al conductor Joaquín López Dóriga por un reportaje que aportó pruebas para su liberación, pues en el trabajo periodístico fue exhibido el caso de Fernando Rodríguez a quien supuestamente le pagaron 50 mil dólares para que declarara en contra de Raúl Salinas.

La última absolución

Después de 16 años de litigio, el día de hoy se determinó que Raúl Salinas de Gortari no es culpable de enriquecimiento ilícito –a pesar de contar con 41 propiedades alrededor del país, cuyo origen no pudo justificar cuando era servidor de Conasupo. Por lo anterior, le serán devueltos 24 inmuebles. Por si fuera poco, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), deberá descongelar seis cuentas bancarias e igual número de cuentas de cheques a su nombre. Hoy, aún sigue sin justificarse el origen de su fortuna y los cargos fueron absueltos.

264F5C23D2294EDE35F0254EDE35EC

La llegada de Peña Nieto: la culminación de la fiesta para los Salinas

Hace algunos meses, en la celebración de la boda del hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, este se mostraba sonriente. El evento fue calificado en las revistas sociales como la “boda del año”.  Y aunque en su momento, cuando fue detenido su hermano Raúl Salinas de Gortari, Carlos se auto-exilió en Irlanda-, ambos hermanos hoy los dos viven en México, celebran ‘la vida’ y disfrutan de sus cuentas bancarias.

Con la llegada de Enrique Peña Nieto a la presidencia –conocido como el “bebesaurio”, por su afinidad a los más antiguos, poderosos y cuestionables miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI)-, diversos críticos advertían buenos tiempos para la familia Salinas. Y a juzgar por la reciente noticia, parece que no se equivocaban.

A pesar de que ninguno de los crímenes por los que fue increpado Raúl Salinas ha sido esclarecido, y que su fortuna rebasan cualquier cálculo sustentado en posibles operaciones lícitas, la justicia mexicana vuelve a privilegiar la impunidad –incluso a pesar de que la exoneración se percibe como una ofensa masiva, y que sin duda en algo repercuitrá a la imagen del actual gobierno y a su lucha por legitimarse.

Hace unas semanas, la revista digital Sin Embargo, publicó el reportaje  “La Otra Vida Social de los Salinas”, una pequeña muestra de cómo vivía la familia de Raúl Salinas cuando su hermano gobernaba. Viajes a Zimbabue y Tanzania para cazar leones, búfalos y elefantes, transportándose en el avión presidencial, y protegidos con miembros del Estado Mayor, son solo algunos de los excesos reclutados en este trabajo periodístico.

El cinismo con que estos personajes de la política llevan su vida personal es una muestra de la misma desfachatez con que opera nuestra justicia, la cual no responde a las más básicas de sus obligaciones, dificultando que las generaciones actuales tengan razones para creer en su país.

En fin, mientras la familia Salinas celebra, los mexicanos nos sumergimos, una vez más, en la vergüenza.

Twitter del autor: @anapauladelatd

 

Te podría interesar:

¿Por qué la cannabis provoca hambre? La neurociencia detrás del "munchies"

Por: pijamasurf - 07/31/2013

Además de ser analgésico, estimulante y depresor, la cannabis tiene también el efecto secundario de dejar un hambre muy particular.

munchies

El ser humano ha consumido el THC de la cannabis desde hace casi 3 mil años, pero fue recién durante los años 80 y 90 del siglo pasado cuando la neurociencia trató de explicar sus efectos en el cuerpo: acelera el corazón, pero provoca relajación; relaja la tensión orbital, contrarrestando los síntomas del glaucoma; cura (o produce) el insomnio; además de ser analgésico. Estimulante y depresor, la cannabis tiene también el efecto secundario de dejar un hambre muy particular.

Conocida popularmente como "munchies" (probablemente por el sonido de alguien al masticar, "to munch", en el sentido de "roer"), el hambre que deja la cannabis es otro de los efectos del procesamiento de THC. Los receptores de canabinoides son proteínas que viven en la superficie de nuestras células y procesan el THC de la cannabis; los receptores de canabinoides en nuestro hipotálamo son los encargados de avisar a tu cuerpo cuando este tiene hambre, de manera natural --pero estimulados por la cannabis, el efecto regulador del apetito se potencia, activando la respuesta de los canabinoides.

Existen estudios sobre pacientes con cáncer quienes recuperaron el hambre después de consumir un compuesto de THC: la quimioterapia puede hacer que los pacientes sientan asco simplemente al oler o ver comida. Luego de estimular un poco los receptores de canabinoides con THC, los pacientes pueden recuperar la habilidad para apreciar los olores y sabores de la comida, en lo que podríamos considerar una aplicación médica del famoso munchies.

La ciencia no se ha ocupado (que sepamos) de entender por qué el munchies se asocia con la comida chatarra, pero podemos aventurar que la disponibilidad de comida chatarra combinada con la urgencia de masticar algo hace que al vernos afectados por el hambre comamos algo procesado o empacado, en lugar de preocuparnos por cocinar algo. ¿Podríamos considerar los brownies felices como un combo high + munchies? ¿Cuál es el tipo de munchies que prefieres? Cuéntanos en los comentarios.

[io9]