*

X

Joven roba más de 800 libros en su búsqueda por hallar el sentido de la vida

Por: Javier Barros Del Villar - 07/19/2013

La milenaria búsqueda del hombre por comprender su existencia a través de la lectura, se vio simpáticamente sintetizada en un robo masivo de libros.

La naturaleza y los libros pertenecen a aquel que los mira.

Ralph Waldo Emerson

¿Terrorismo poético? ¿estética ontología criminal? ¿sofisticado cinismo? Difícil responder a estas interrogantes. Lo que sabemos con certeza es que en China se registró recientemente un peculiar caso de robo de libros. A lo largo de seis meses un joven de la la provincia de Nanjing, se dedicó a extraer ilegalmente de una librería, más de 800 ejemplares. 

Alarmado ante la sistemática merma de su inventario, el propietario del establecimiento reportó el fenómeno a la policía local, quienes tras unos días de vigilancia encubierta, detectaron que un joven que visitaba con frecuencia la librería, llegaba montado en una bicicleta con la canasta vacía y cuando salía esta estaba ya repleta de libros. 

Una vez detenido, el joven, a quien simplemente se ha identificado como el "Sr Lee", confesó haber robado más de 800 libros desde el pasado febrero. Todos los ejemplares que extraía, entre los que se incluían libros de ciencia, historia, poesía, y filosofía, eran íntegramente leídos y posteriormente vendidos –al parecer el dinero que resultaba de sus transacciones de segunda mano le ayudaba a solventar sus gastos cotidianos. 

Pero lo peculiar del caso, y a mi juicio un tanto genial –en caso de que su justificación sea sincera–, es que al ser cuestionado por la policía sobre el motivo de tan inusual conducta, el Sr Lee aseguró:

"No podía comprender el sentido de mi existencia. Y tenía la esperanza de encontrar la respuesta en las páginas de estos libros"

Finalmente, añadió que no había logrado su cometido, ya que a pesar de haber devorado cientos de libros, su sabiduría existencial no había experimentado un gran avance.

Además de ser un caso por demás simpático, tiene un par de aspectos particularmente interesantes: por un lado podría ser una especie de parábola, ilustrando la fallida búsqueda de 'la esencia de las cosas' por medio de la razón. Pero también nos remite al post-relativismo ético, pues nos invita a cuestionarnos sobre si sería justo considerar las acciones de Lee como un crimen –asumiendo que dice la verdad.

Complementariamente, nos ofrece la posibilidad de entregarnos a extravagantes especulaciones, por ejemplo: ¿qué faltó a Lee en su búsqueda por entender su existencia? ¿eligió mal los títulos? o por el contrario ¿se iluminó y no se ha dado cuenta aún? ¿le faltó algo así como 'leer con el corazón'? ¿cómo repercutirán sus acciones en su curriculum kármico?

Más allá de las respuestas probables, y de que en principio el robar no es algo loable, no puedo dejar de pensar que ojalá hubiera más ladrones de libros y menos de los otros..

 Twitter del autor: @paradoxeparadis     

 

Te podría interesar:
La escuela nos da palos y nos quita entusiasmo. Nos orada la resistencia y nos desvitaliza paulatinamente. ¿Cómo hacer que la escuela sea menos aburrida, más vital?

school__boring¿Alguna vez te golpearon duro en la quijada con un guante de box? Seguramente no. Es como ir a la escuela. Se siente el mismo sopor, las mismas ganas de dormir para siempre.

El cerebro entra en un coma temporario y se abruma; no sabes quién eres ni qué hacer y acabas sucumbiendo. Es temporario, ya lo sé. Después nos reponemos y parece que la vida vuelve a la normalidad. Dura un par de minutos, en general. Quedamos “groggys”.

La escuela que tenemos es profesionalmente soporífera. Ha ido puliendo su modelo para no fallar. Nadie se siente vitalizado en su telaraña; no hay manera. Te domina.

Me refiero a la escuelas de las aulas, no a la de los recreos. En los recreos nos llegan el slash de agua fresca, el hielo en la nuca, los masajes regeneradores. ¡Menos mal que hay recreos! Una vez recuperados volvemos al ring, a pelear de nuevo, hasta el nuevo cross de aula y de nuevo el sopor.

Así día tras día, durante muchos años. Todos pasamos por eso y es verdad que sobrevivimos, pero no sabemos a ciencia cierta si nos quedan secuelas. Yo creo que sí. Tanto estupor debe dejarnos alguna tara. Pero la vida sigue y seguimos…

La escuela nos da palos y nos quita entusiasmo. Nos horada la resistencia y nos desvitaliza paulatinamente. No lo hace con esa intención –ya lo sé-, ni con mala intención –también lo sé-, pero no entiende que los dogmas pasivizan, que las certezas aburren, que las taxonomías nos aplastan y que el monopolio humilla. Que tanto de eso junto es como estar contra las cuerdas recibiendo arriba y abajo golpes a destajo. Y a aguantar.

Claro, y después los educadores nos preguntamos por qué nuestros alumnos no participan, son abúlicos, no se interesan por nada y nos dan las espaldas. Están “zombies” de tanto palo. Les estamos dando y dando y no nos damos cuenta.

Los golpes de los que hablo no son la exigencia de la escuela, ni su rutina ni su seriedad general, son la índole del trabajo diario y su sustrato. Son los feroces estereotipos, los modelos ramplones de conocimiento y esas cosas… Eso es lo que castiga. Nuestro error conceptual está lastimando a nuestros alumnos.

La falta de vitalidad en el aula proviene de la estructura y la índole del saber que en ella ponemos a circular. Somos asfixiantes porque no damos espacio para que nuestros alumnos se encuentren consigo mismos. Nuestro positivismo avasalla. Nuestra escuela apuna.

Cuando digo “la escuela” estoy hablando del arquetipo y de sus componentes basales: el aula y su esquema de funcionamiento, que nos aliena en el frente y nos postra en la silla; el maestro, que nos domina hablando y nos hipoteca evaluándonos; y el saber, representado soberanamente en los libros de texto, que nos destroza con dogmas sin sentido y definiciones tautológicas, que blinda el saber y lo subsume a un cúmulo informe de información acumulada. Y la institución, encima de todo, que sacraliza lo inútil y condena lo vital.

La escuela tal como la conocemos atraviesa una crisis muy grave y, sobre todo, muy honda. Sus raíces están enfermas. Se ha descontextualizado. La escuela se concibió para la transmisión del saber y eso ya no nos vale. No estamos sabiendo cómo transformarnos en un aparato organizado creador de situaciones abiertas, forjadoras de competencias esenciales para la vida. No sabemos, y nos revisamos en la superficie, cuando el modelo está determinado e infectado en el fondo. Por eso decíamos que el recreo puede, hoy día, ser más educativo que el aula.

Tengo miedo. Sé que yo también puedo, en cualquier momento, recibir mi golpe en la mandíbula, quedar groggy y ya no estar más en pie. Lo vengo esquivando hace unas horas, pero en la menor distracción me agarra y borro el archivo y pierdo mi artículo y mis agallas. Zum! Debo mantenerme alerta y seguir adelante; debo resistir. Up! Esquivar ahora y atacar otra vez, cuando recupere el aire. Shhhh! Pensar… Insistir y no retroceder. Mantener la calma. No avergonzarme de autocriticarme y criticarnos. Zang! Aguantar estos golpes que ahora pasan por encima de mi cabeza y los otros, que vendrán luego. Ufff! Mantener el pie y no dejar de creer. Hop! Quebrar la cintura a un lado y al otro mientras pueda y escribir y decir y hacer… Zaz, zaz! Y si en algún momento mi contrincante cede, pasar a mi ataque; erguirme, levantar la vista, fijar la mirada y atacar retomando mi eje y argumentar de nuevo, con convicción, a favor de que seamos valientes y hagamos una escuela nueva, reformateada desde la médula, que asuma que está fallando (avanzar tirando golpes, para no perder la vertical), que está tóxica y generando más efectos adversos que benéficos –aún en su buena voluntad-. Gong!

Ffffffff!... Todo esto recién empieza. Por eso voy a tratar de aprovechar el descanso para tomar aire. No vaya a ser cosa…

Twitter del autor: @dobertipablo

Sitio del autor: pablodoberti.com