*

X

Científicos afinan manera de medir el tiempo (y podrían redefinir el concepto de segundo)

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/10/2013

El "reloj de celocía atómica óptica" utiliza rayos de luz en lugar de radiación de microondas para medir el tiempo, lo cual podría llegar a redefinir el segundo.

_68618138_mot

 

Alguna vez usamos la rotación de la Tierra para medir el tiempo, donde un giro equivalía a un día. Pero ya que nuestro planeta se tambalea en su axis mientras rota, algunos días pueden ser más cortos o más largos que otros. El reloj atómico que utilizamos actualmente ha probado ser un método mucho más preciso de medir los segundos, pero pruebas hechas con un cronómetro atómico alternativo han revelado aún más precisión. Estas sólo pierden un segundo cada 300 millones de años, probando ser tres veces más precisos que los relojes atómicos actuales.

Al igual que los relojes de nuestros abuelos utilizaban un péndulo para medir intervalos de tiempo, un reloj atómico utiliza las vibraciones muy regulares de los átomos: lo que hacen es exponer nubes de átomos de cesio a microondas para hacerlos oscilar. Pero los nuevos relojes utilizan luz para excitar a átomos de estroncio.

“Los rayos de luz”, apunta el Dr. Jerome Lodewyck, del Observatorio de París, “oscilan mucho más rápido que la radiación de microondas, y de alguna manera dividimos el tiempo en intervalos bastante más pequeños para que podamos medir el tiempo con más precisión”.

Aunque podría parecer algo obsesivo (ya que nuestra actual medición del tiempo es suficientemente precisa), las nuevas tecnologías de telecomunicación, de navegación satelital y la bolsa de valores necesitan mediciones de tiempo aún mejores. Los investigadores dijeron que los nuevos relojes podrán, algún día, redefinir el segundo.

[BBC]

 

Te podría interesar:

Observatorio de ALMA, en Chile, revela la sorprendente extinción de galaxias masivas

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/10/2013

El casi recién inaugurado observatorio ALMA, en Chile, ha obtenido imágenes de un fenómeno asociado con los orígenes del universo: la huida de gas molecular del centro de la Galaxia del Escultor que impide la formación de nuevas estrellas.

extincion_galaxia

El 13 de marzo pasado tuvo lugar la inauguración de uno de los observatorios más extraordinarios que se han construido en los últimos años, tanto por sus dimensiones como por la tecnología de observación espacial con que fue equipado. Se trata de ALMA, siglas en inglés para Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, un esfuerzo multinacional que incluyó tanto a agencias espaciales de Europa, Estados Unidos, Canadá y Asia, como a gobierno de Chile, donde se encuentran las instalaciones.

Ahora, a pocos meses de haber comenzado sus operaciones, el observatorio ya ha revelado uno de los fenómenos más impresionantes del cosmos: la extinción de una galaxia masiva a causa de una formación estelar que agota todo el gas disponible para la formación de otras estrellas.

En las imágenes obtenidas por 16 de las 66 antenas de ALMA se observa cómo grandes cantidades de gas molecular parecen fugarse del centro de la Galaxia del Escultor (NGC 253), situada a aproximadamente 11.5 millones de años luz de la Tierra, en la constelación austral del Escultor. Alberto Bolatto, investigador de la Universidad de Maryland que labora en el observatorio, escribe al respecto:

Con la extraordinaria resolución y sensibilidad de ALMA, podemos ver claramente y por primera vez, concentraciones masivas de gas frío siendo expulsado por ondas expansivas de intensa presión creadas por estrellas jóvenes.

La cantidad de gas nos proporciona muestras evidentes de que algunas galaxias en crecimiento expulsan más gas del que absorben. Es posible que estemos viendo un ejemplo actual de un fenómeno muy común que ocurría en el Universo temprano.

De acuerdo con estas observaciones, la masa que cada año pierde la Galaxia del Escultor equivale a 10 veces la masa del Sol, lo cual implica tanto una pérdida de dimensiones como la limitación del gas necesario para el nacimiento de nuevas estrellas. Si el fenómeno se mantiene, los científicos estiman que la galaxia podría quedarse sin gas en 60 millones de años. Asimismo, esto que sucede con la NGC 253 podría explicar por qué existen tan pocas galaxias masivas en el universo.

[mundo.es]