*

X

Bradley Manning enfrenta más de 130 años de cárcel por las filtraciones hechas a Wikileaks

Política

Por: pijamasurf - 07/31/2013

Bradley Manning, el miembro del ejército estadounidense responsable de las filtraciones publicadas por Wikileaks y preso desde 2010, enfrenta una condena por hasta 130 años de cárcel.

bradley

Este martes 30 de julio comenzó finalmente el proceso por el cual Bradley Manning recibirá sentencia, luego de pasar poco más de 3 años en prisión como parte de su responsabilidad en las filtraciones que dieron origen a Wikileaks, el conocido proyecto periodístico encabezado por Julian Assange en torno a las actividades diplomáticas del gobierno de Estados Unidos, polémicas en casi todos los casos por involucrar acciones de espionaje, corrupción, tortura y en general información de índole pública ocultada deliberadamente a sus ciudadanos.

Al proveer estos cables clasificados, Manning se convirtió en la principal fuente de Wikileaks y, paralelamente, en un enemigo del gobierno estadounidense y otros intereses con los cuales este se encuentra asociado; fue arrestado en junio de 2010 en Irak acusado de 22 cargos  y desde entonces permanece preso ―primero en Quantico, una base de la marina en Virgina (donde sufrió tratos que la ONU denunció “como una forma de tortura”) y actualmente en Fort Leavenworth, Kansas.

Ahora, después de estos 1,157 días privado de su libertad, los tribunales militares de Estados Unidos por fin se preparan para dictar sentencia contra Manning, en un juicio presidido por la coronel Denise Lind.

De entrada destaca que la mayoría de los cargos mayores ya han sido desechados, entre ellos la acusación de “ayudar al enemigo” y el de haber difundido ilegalmente un video previamente encriptado de un bombardeo estadounidense a la ciudad de Farah, Afganistán, en el cual la mayoría de los víctimas fueron civiles.

Con todo, la corte lo encontró culpable en 17 de los 22 cargos fincados originalmente y los mismo para los 5 restantes pero en definiciones enmendadas. En total, la sentencia de Manning podría superar los 130 años de prisión en una cárcel militar. La defensa, por su parte, dirigida por David Coombs, planea argumentar que el soldado se encontraba en un estado emocional frágil en la época en que filtró los documentos, lidiando con problemas personales a propósito de su preferencia sexual, lo cual suscitó el comportamiento errático que derivó en dicha acción.

El proceso judicial también posee otras implicaciones más allá del propio destino de Manning, pues tanto los cargos sancionados como la sentencia en sí pueden sentar antecedentes que afecten a organizaciones e individuos que investigan las actividades del gobierno de Estados Unidos relacionadas con la seguridad nacional.

La sentencia será dictada este miércoles.

[Guardian]

Te podría interesar:
Estudio revela que el candidato que protagoniza mayor porcentaje de tuits en comparación a sus contrincantes, triunfa en el 99% de las contiendas.

twitter_elecciones

 En la última media década, Twitter se ha convertido en una arena de particular interés para actores de la vida pública. Candidatos, periodistas, y funcionarios, entre muchos otros, apuestan a esta red como una herramienta para fortalecer su presencia y mantenerse en “la jugada” –ese intercambio cotidiano de opiniones, críticas y propuestas. Y aparentemente no se equivocan al contemplar esta red como un recurso de particular relevancia.

Investigadores de la Universidad de Indiana presentaron un estudio que sugiere que se podrían predecir los resultados de una elección considerando el porcentaje de tuits que mencionan a cada contendiente en relación con sus rivales. A partir de una muestra obtenida alrededor de las elecciones legislativas de 2010, en Estados Unidos – periodo que arrojó más de cinco millones de tuits mencionando a los distintos candidatos–, los investigadores fueron capaces de predecir acertadamente 404 de 406 casos. Además, entre más competida fuese la contienda, mayor la correlaciónn del método.

Independientemente del impacto que esto pueda tener en el futuro del ‘arte’ de las encuestas políticas, un campo para el cual este tipo de 'hallazgos' resulta de particular interés, el estudio sugiere premisas bastante interesantes, por ejemplo este par: 

Por un lado, parece confirmar que aquellas figuras públicas que logren pulsar con mayor frecuencia dentro del imaginario colectivo, terminan obteniendo de esto beneficios concretos. El estudio comprobó que el porcentaje (no el número) menciones en Twitter correspondían, con relativa precisión, a los votos obtenidos, sin distinguir si estas eran negativas o positivas –aparentemente lo importante es, simplemente, mantenerte ahí, en la escena del momento.

Lo anterior me recuerda a un proyecto de la escritora Sheila Heiti, el cual compiló los sueños de decenas de personas en los que aparecían los candidatos presidenciales de EU, en 2008. De forma similar a esta reciente investigación, el aspirante que apareció con más frecuencia en los sueños de los votantes, finalmente obtendría el triunfo.  

El segundo aspecto se refiere a la potencial relevancia de Twitter en el juego de lo público, especialmente en lo que respecta a política. Indudablemente esta red se ha convertido en un pulso fundamental para medir la percepción de un cierto sector de la población, tal vez el más influyente, frente a un determinado personaje político.

Si bien en países como México, en donde el acceso a Internet es aún relativamente limitado, y la “twitterizacion” de su sociedad es todavía un fenómeno muy de nicho –lo cual no evita que triunfen candidatos que durante las elecciones son vapuleados en Twitter–, lo cierto es que conforme aumenté la penetración de Internet, los flujos tuiteros se corresponderán en mayor medida con la realidad política o electoral.

Tomando en cuenta lo anterior y si, como evidencia la actual tendencia, se materializa la enfática injerencia de Twitter en el rumbo público, entonces tendremos a nuestra disposición una herramienta que, de emplearla con inteligencia, nos permitirá a los ciudadanos ejercer mayor presión y vigilancia alrededor de los funcionarios. Sobra decir que este virtual empoderamiento conlleva una responsabilidad proporcional por parte de los tuiteros, quienes tendremos que tendremos que demostrar madurez, y no visceralidad, e intentar ser propositivos, sin caer en la frivolidad.   

Twitter del autor: @ParadoxeParadis