*

X

¿Por qué mentimos? Algunas hipótesis (e ideas) para entender las medias verdades

Por: pijamasurf - 06/19/2013

La mentira tiene razones que la verdad no conoce --pero algunas pruebas con sujetos de estudio han mostrado que mentir no sólo es esencial para nuestra sobrevivencia social, sino también es muestra de un desarrollo mental correcto.

pinocho

Suele ocurrir que si una mentira perdura una hora, ya ha logrado su propósito, aunque no perviva.

Jonathan Swift

Tal vez la pregunta "¿por qué mentimos?" nunca pueda ser contestada sino con medias verdades. Algunos mienten por conveniencia, diplomacia, para dar una primera buena impresión o para evitar explicaciones innecesarias y engorrosas, además de por el obvio motivo de ocultar del otro algo que no queremos que sepa.

De manera inconsciente podemos afirmar cosas que sabemos falsas o hacer historias en la mente del otro sólo para probar nuestra destreza; pero los investigadores de la conducta afirman que nuestras mínimas mentiras requieren un grado de reflexión que incluso es muestra de salud cognitiva en niños pequeños, a pesar de que la práctica nos lo haga siempre más fácil.

Un estudio dirigido por Robert Feldman de la facultad de psicología de la Universidad de Massachusetts logró captar con qué facilidad nuestras conversaciones más casuales están plagadas de verdades incompletas. Se les pidió a dos completos extraños que sostuvieran una conversación informal durante 10 minutos, luego de lo cuál se les pidió que escucharan la grabación.

pinocho

Antes de verla, los sujetos les dijeron a los investigadores que habían sido completamente honestos en la conversación, pero quedaron asombrados al ver cuánto podían mentir en apenas 10 minutos: 60% de los sujetos mintió en al menos una ocasión, un promedio de 2.92 declaraciones intencionalmente falsas.

Algunas de las razones más comunes (e incluso razonables) para mentir pueden ser:

  • Para ganar respeto en un nuevo grupo.
  • Para ser tratado de manera diferente.
  • Para afectar la percepción sobre nosotros de alguien cuya atención deseamos o queremos evadir.
  • Porque no conocemos una respuesta y sentimos vergüenza en reconocerlo.
  • Para ahorrar/ganar tiempo.
  • Para ahorrar/ganar dinero.
  • Para no lastimar los sentimientos de otros.
  • Para sentirnos mejor sobre nosotros mismos.
  • Porque una situación diplomática lo amerita.
  • Para dar una buena impresión en una cita romántica.
  • Para hacer que un currículo de trabajo luzca mejor.
  • Porque la gente no sabe reconocer ciertos tipos de verdades (como las científicas o las paradojas matemáticas)
  • Porque la verdad también se transforma.
  • Porque nuestras neuronas se vuelven más especializadas en la mentira con la práctica y la repetición.
  • Porque queremos salir rápidamente de un problema.
  • Porque nos dedicamos a la política 
  • Porque sabemos que no seremos descubiertos.
  • Porque creemos sinceramente estar diciendo la verdad aunque lo que decimos es falso, aún sin nuestro conocimiento.
  • Etc.

También mentimos, curiosamente, porque tenemos un desarrollo cognitivo sano: los niños comienzan a mentir entre los dos y tres años, incluso alentados por sus padres que alientan comportamientos corteses (como agradecer un regalo no deseado en Navidad) como parte de la adaptación al entorno social. Los niños (y los adultos) pueden mentir también para evitar ser castigados por sus acciones, aunque también para impresionar a otros sobre acciones que no han realizado. Otros estudios han demostrado que los niños de 4 años mienten al menos una vez cada dos horas, y los de 6 años mienten aproximadamente cada 90 minutos.

Sin embargo, según Jack Nicholson en A Few Good Men, la gente suele mentir porque simplemente no sabe qué hacer con la verdad.

[Discovery]

Te podría interesar:

La elocuente diferencia entre Google y Bing en una sencilla imagen

Por: pijamasurf - 06/19/2013

Los buscadores son la puerta de entrada y los guías de Internet, de ahí que valga la pena saber bien a quién preguntamos por el camino que seguiremos; aquí una mínima pero elocuente diferencia entre Google y Bing, el buscador de Microsoft.

google_bing

Google es el buscador de Internet más utilizado y, por ende, conocido. Puerta y guía por la cual millones de personas, en este mismo momento, llegan a la Red con una idea vaga o imprecisa de lo que quieren y que Google ayuda a encontrar.

En parte el éxito de este buscador, su triunfo aplastante frente a otros como AltaVista o aun Yahoo!, se debe, sí, a la genialidad de su algoritmo, pero quizá también a la discreción con que maneja sus pretensiones comerciales. A diferencia de otros motores de búsqueda, Google ha sabido mantener más o menos aparte la necesidad de quien navega de sus necesidades como empresa. O al menos esa es la consigna: ofrecer resultados de búsqueda en función de la búsqueda misma y también de la relevancia de contenido, pero no como parte de una estrategia comercial de la firma.

Caso contrario a, por ejemplo, bing, equivalente a Google pero de Microsoft, la empresa de Bill Gates, acaso el único buscador en el que el predictor del campo de búsqueda autocompleta la frase "Xbox One es..." con el adjetivo "sorprendente", y nada más. En Google, cuya función de autocompletar toma como referencia la frecuencia de los términos de otras búsquedas (entre otros factores), las opciones son más variopintas: Xbox es terrible, fea, una broma y no retrocompatible.

Xbox, por si acaso hace falta aclararlo, es una consola de videojuegos de Microsoft.

También en Pijama Surf: Google: mapa del inconsciente colectivo (¿Qué nos dicen de nuestra civilización las búsquedas realizadas?)

[gizmodo]