*

X
El filósofo anarquista Peter Lamborn Wilson (aka Hakim Bey) comparte su visión vitalista del amor, la fuerza que permea el cosmos y que no necesita ser buscada fuera de sí, sino ejecutada desde dentro y compartida con el mundo, entre hombres, mujeres, animales, piedras, montañas, estrellas y galaxias: el verdadero erotismo no conoce de moral ni de límites.

tazHakim Bey  (nombre de pluma alterno de Peter Lamborn Wilson) es sin duda unas las figuras más interesantes del pensamiento contemporáneo. Al margen de la cultura oficial, Bey ha sembrado una filosofía que llama a la rebeldía poética y que vincula la tecnología con el misticismo árabe y las utopías piratas de siglos atrás. Sus ideas son como una infraestructura metafísica dentro de la ideología de los hackers, piratas cibernéticos y artistas que practican la anarquía y el "terrorismo poético" (esa serie de travesuras estéticas). En su obra maestra TAZ, Bey plantea una liberación socioenergética a través del éxtasis, el caos,  el erotismo, la brujería y la indivdualidad. Una de las propuestas más vitales de la ecología moderna --el hermetismo verde-- tiene un estimulante paralelo en las "zonas temporalmente autónomas" de Bey, microsistemas independientes como aquellas islas de piratas --lejos de las leyes y los monarcas-- donde se forja una nueva economía autosustentable bajo la bandera del arte sagrado y la libertad irreprimible, llevando la sensualidad, esa conexión de banda ancha con la tierra, a un principio eudaimónico.

Hakim Bey, consagrado al erotismo místico sufi  y al hedonismo salvaje de los poetas malditos, ha desarrollado un marco conceptual para el amor y la energía sexual que merece retomarse. Siguiendo el pensamiento místico de la antigua Grecia, que concebía al amor como una fuerza de la naturaleza que poseía a los hombres (los dioses fluyen por la sangre e incendian el corazón) o como la energía orgónica de Wilhelm Reich, Bey llama a rendirse antre el flujo primordial de la naturaleza para liberar al erotismo de la lógica del mercado y de los esterilizantes de la razón.

El amour fou sólo se cría por accidente -su objetivo principal es la ingestión de la Galaxia. Una conspiración para la transmutación.

El amour fou implica una sexualidad no ordinaria en la medida en que la brujería exige una conciencia no ordinaria. El mundo anglosajón post-Protestante canaliza toda su sensualidad reprimida hacia la publicidad y se escinde en turbas enfrentadas: mojigatos histéricos contra clones promiscuos y antiguos ex-solteros. El AF no quiere unirse al ejército de nadie, no toma parte en las Guerras de Género, se aburre con la igualdad de oportunidades en el empleo (de hecho rehusa trabajar para vivir), no se queja, no da explicaciones, nunca vota y nunca paga impuestos.

El amor como la divinidad de la locura, arrastrando al cuerpo del hombre como los cuerpos celestes coleccionan lunas y cometas. Bey evoca la folie de Baudelaire, el corazón al desnudo, la manda: "embriagaos", conjugándola con cierta psicología jungiana de la indviduación, arrellanádandose en la voluptuosidad de la luz:

Siempre borracho, ya en el vino de sus propias secreciones o en el humo de sus propias virtudes polimorfas. No es el trastorno de los sentidos sino más bien su apoteosis -no el resultado de la libertad sino su precondición-. Lux et voluptas.  

En su texto La Revolución Feral, escribiendo bajo su propia identidad, Peter Lamborn Wilson llama, con ecos de Baudrillard, a desatar al erotismo de los engranes del capitalismo y a tener relaciones eróticas no sólo entre hombres y mujeres (y hombres y hombres y mujeres y mujeres y todas las variaciones), sino también con árboles, flores, animales, moñtañas, estrellas y galaxias. El amor, si es, está en todas partes.

Si hemos de experimentar la infinita energía del amor sexual, la divinidad salvaje de nuestros cuerpos en éxtasis, debemos de liberarnos de la economía del amor [...]. Para liberarnos de la economía del amor, el amor no debe de ser una escasez para nosotros. Mientras que en el cosmos salvaje abundan los amantes, la cultura de la comodidad nos ha robado esto. Por lo que nos queda una forma de liberranos de estas escasez de amor. Neceistamos aprender a amarnos, descubrirnos a nosotros mismos como una fuente de placer tal que nos enamoremos de nosotros mismos. Después de todo, ¿no es mi cuerpo la fuente de los placeres que siento enamorado? ¿No son mis nervios, mi carne, mi piel cintilante las vastas galaxias en las que esta energía ilimitada fluye? Cuando aprendemos a estar enamorados de nosotros mismos, a encontrar en nosotros la fuente de interminable placer erótico, el amor nunca puede ser escaso, porque siempre nos tendremos como amante.

El amor así entendido por Peter Lamborn Wilson no es una relación de intercambio, como el que ocurre entre divisas, es una emanación omnidireccional; tampoco es un recurso agotable, como el petróleo, es el propio ser que permea el cosmos;  no requiere de permiso o aprobación, es un flujo eléctrico incontenible. El rapto místico sigue: 

Y cuando nos amamos a nosotros mismos, la alegría ilimitada de Eros fluirá a través de nosotros derramándose libremente en el mundo. No suspiraremos por el amor debido a la necesidad, sino que compartiremos nuestra vasta energía erótica con cualquiera que se abra a ella. Nuestros amantes serán hombres, mujeres, niños, plantas. flores, animales no-humanos, montañas, ríos, océanos, estrellas y galaxias. Nuestros amantes estarán en todos lados, porque nosotros mismos somos amor.

Palabras que quizás podrían encontrarse en Rumi, Gibran o Eckhart, una política del amor cósmico, totalizante, ecos del mistisicmo de todas las eras. No sin un cierto dejo autosuperacional, que para algunos podrá rayar con lo cursi y con la ingenuidad optimista --que fácilmente se entrega al amor, como si esto y éste fuera tan simple. Y, sin embargo, parecen inobjetables, irrefutables e irresistibles para cualquier sentimiento humano profundo, para aquello que se apoya en la esencia incandescente de la existencia .

Twitter: @alepholo

Te podría interesar:
Múltiples puntos de Morelos, México, incluidas las montañas sagradas de Tepoztlán, se encuentran asediados por incendios: fuegos provocados por la irresponsabilidad, la desidia, y la falta de prevención.

 480793_10200984683726454_1994947193_n

Imagen: Germán Tjarks

El pasado jueves 11 de abril se registró un incendio en el cerro conocido como “Las Mariposas”, ubicado entre los municipios de Tlayacapan y Tepoztlán, en Morelos, México. Este ha sido uno de los fuegos más intensos registrados en la entidad: cuatro días después ya había acabado con 300 hectáreas del Corredor Biológico Chichinautzin.

Debido a la intensidad del fuego y lo accidentado del terreno donde se encuentra, la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Gobierno del Estado de Morelos (SDS) decidió que se requería del apoyo de aproximadamente unos 200 brigadistas. Sin embargo esto no fue suficiente; los incendios continuaron expandiéndose y no fue sino hasta el 13 de abril que Topiltzin Contreras, Secretario de Desarrollo Sustentable Nueva Visión, tuiteó que se requeriría de apoyo aéreo y pidió la ayuda de la CONAFOR, CONANP y SEDENA: “Siguen los trabajos de combate de #incendiosforestales. Evaluamos el incendio en ‪#tlayacapan se requerirá apoyo aéreo ‪pic.twitter.com/6e3pvqMT3O”. (@TopiltzinCM)

 

El 14 de abril el helicóptero de la CONAFOR inició labores de reconocimiento en el incendio de Tlayacapan y trabajó sólo con el apoyo de brigadistas y voluntarios locales para apagar el incendio que ya llevaba 4 días devastando la zona. Este helicóptero puede llevar 1200 litros de agua por descarga. 

 

El 15 de abril se registraban 117 incendios en Morelos según un tuit de Graco Ramirez, Gobernador del Estado, y apenas empezaban a contemplar el apoyo de un segundo helicóptero de la CONAFOR , que para hoy a las 3 de la tarde no ha llegado aún: "Se registran en ‪#Morelos 117 incendios". Se gestiona el apoyo de otro helicóptero ‪@CONAFOR_Morelos” (‪@gracoramirez). 

Las comunidades locales llevan días organizando colectas de materiales para apoyar las labores de combate, e instalando comedores en las distintas localidades para los brigadistas y voluntarios. Es muy lindo presenciar esta unión comunitaria, siempre fortalecida en tiempos de desastres naturales y ver como se crea una red humana de apoyo incondicional, donde cada día se suman más voluntarios.   

Extrañamente se encuentra poca información en los medios de esta grave situación, y creo yo, mal manejo de la situación por parte de las instancias gubernamentales. El estado de Morelos es famoso por los incendios en estas temporadas y debería de haber un trabajo de prevención mucho más serio y efectivo, y ya que no todo se puede prevenir, la respuesta debería de ser mucho más energética, inmediata y contundente. 

Hoy se encuentran activos incendios en los siguientes municipios: Tepoztlán, Texcal, Tlayacapan, Tlanepantla, Cuernavaca y Tetela del Volcán –además, se anuncia que un nuevo incendio del Cerro del Hombre, Tepoztlán, fue provocado por 5 sujetos que se encuentran detenidos –como si hiciera falta ayudar a Xihutecuhtli (tambien conocido como Huehueteotl, Dios del Fuego). 

Las autoridades municipales de Tepoztlán hacen un llamado a la población de estar alertas en esta situación de incendios. También se recomienda a quienes viven en la falda de los cerros y requieran información o apoyo de algún tipo, llamen a los teléfonos 395-08-22 y 395-21-13

Y los que somos afortunados de vivir en estas montañas sagradas le rezamos a Tláloc, rogándole que se aparezca pronto a pesar de no se su temporada.

A continuación un texto de Raul Benet, coordinador Nacional de Operaciones del Programa TREES de Rainforest Alliance México, sobre la razón de tantos incendios en este legendario lugar.

 

POR QUÉ TANTOS INCENDIOS EN TEPOZTLÁN?

Año con año el fuego abrasa cientos de hectáreas dentro de las zonas protegidas del norte de Morelos, incluyendo el Parque Nacional del Tepozteco, el Corredor Biológico y la Zona de Protección del Tezcal. Con el calentamiento global esta situación empeora año con año. Estos incendios son combatidos de manera literalmente heroica por grupos cívicos, voluntarios, brigadistas municipales y de la Semarnat, y el ejército. En el combate se han perdido vidas de brigadistas voluntarios y miembros del ejército, además de haberse dañado severamente extensas zonas boscosas y de selva baja, con el consecuente daño a las poblaciones de especies que habitan esos lugares. 

Pero ¿por qué ocurren estos incendios con tanta frecuencia e intensidad, y por qué llegan a ser tan devastadores? ¿Cómo es que en las zonas dedicadas a la protección y a la conservación forestal ocurren tantos incendios?

Además del descuido o mala intención de personas que por diversos motivos provocan directamente los incendios, existen causas de fondo que es necesario considerar.  

Los Parques Nacionales persiguen el objetivo de preservar los bosques y otros ecosistemas, a partir de un modelo conservacionista heredado de modelos norteamericanos del siglo XIX. y principios del XX. Este modelo supone que si se mantienen intocados e intactos, los ecosistemas se conservan, mientras que si están sujetos a prácticas silvícolas y aprovechamiento forestal, se verán dañados. De tal manera que los parques nacionales prohíben el aprovechamiento comercial de especies maderables y no maderables. 

Tepoztlán es un Parque Nacional desde que fue decretado como tal en 1937 por el presidente Lázaro Cárdenas. Este decreto responde a una época en la que la producción de carbón (principalmente de encino) alcanzó volúmenes gigantescos y se realizó sin un plan de manejo que considerara la capacidad de recuperación del bosque. También surgió  como respuesta a una situación tensa y violenta que incluso devino en muertes entre quienes estaban a favor de producir y comercializar el carbón vegetal, y quienes buscaban proteger el bosque. Algunos años después, sin embargo, el gobierno aprobó el aprovechamiento maderable, entregando a la fábrica de papel de Loreto y Peña Pobre una concesión para extracción forestal. Esta concesión, que se otorgó violando el decreto de Parque Nacional, se ejerció sin el debido control y apego a un plan de manejo, y generó una sobre explotación forestal y un abuso en contra de la población de San Juan Tlacotenco y de Tepoztlán. Esta 'concesión' ilegal otorgada a la fábrica de papel fue revocada durante la década de mil novecientos sesenta como resultado de la oposición de la comunidad, y desde entonces no ha habido planes de aprovechamiento forestal. Sin embargo, pese a la existencia del decreto de Parque Nacional, los incendios son comunes y devastadores en el territorio tepozteco. 

La ausencia de un plan de manejo que permita el aprovechamiento, ha hecho recaer en el trabajo prácticamente voluntario de comuneros de San Juan, de Tepoztlán y de otros pueblos, así como de los grupos cívicos organizados en los barrios, las labores de prevención y combate de incendios y plagas, conservación de suelos y reforestación. Son ellos quienes tienen que enfrentar y remontar el impacto negativo del abandono y del cambio de uso de suelo hacia ganadería. Mientras que las actividades productivas forestales están prohibidas, existen estímulos por parte de la Secretaría de Agricultura y Ganadería para la actividad ganadera.  La ganadería mal manejada es una causa principal de degradación y pérdida de bosques, y una fuente común de incendios forestales. Algunos ganaderos prenden fuego al bosque para provocar el renuevo de los pastos, que reverdecen en tiempo de secas si son quemados en el invierno, y en muchas ocasiones estos fuegos se convierten en incendios forestales. Esto no quiere decir que toda la ganadería tiene que ser por definición devastadora, sino que se deben desarrollar modelos integrados en los que la ganadería pueda convivir con la forestería y otras actividades en un manejo integrado del paisaje.  

En todo el mundo y particularmente en México, quienes viven en los bosques, y quienes los estudian, saben que la mejor manera de protegerlos es mediante el aprovechamiento silvícola y la forestería, pues así se pueden realizar labores necesarias para el control de plagas e incendios, como limpias, picas, preaclareos y aclareos, actividad que consiste en extraer parte del arbolado joven y parte del estrato arbustivo, para favorecer el crecimiento de los árboles más sanos, y eliminar una gran cantidad de material combustible que de otro modo resulta en intensos incendios. El mismo fuego bien manejado puede ser un instrumento para el control de incendios. Pero estas labores son costeables cuando existen planes de manejo para el aprovechamiento comercial. De otro modo, a partir de subsidios como ocurre ahora, resulta impagable e imposible llevar a cabo todas las labores que implica el buen manejo forestal.

México es líder mundial en forestería comunitaria, y existen excelentes modelos de aprovechamiento forestal comunitario, como ocurre en la Sierra Norte de Oaxaca y en San Juan Nuevo Michoacán, por mencionar algunos, en donde los incendios son cosa del pasado y la producción forestal genera conservación de los valores ambientales, así como empleo e ingresos para los comuneros y la población en general. 

Es necesario revisar el estatus de los parques nacionales para permitir, fomentar, capacitar e invertir en la forestería comunitaria y abandonar el modelo conservacionista a ultranza que no sólo no conserva sino deteriora los bosques y desatiende incendios y plagas y fomenta el cambio de uso de suelo.