*

X

Lo que nos dice el adulterio sobre nuestra evolución social

Por: pijamasurf - 03/25/2013

La formación de alianzas para la sobrevivencia depende de la confianza entre los individuos de una misma tribu. La prohibición del adulterio tendría, pues, bases evolutivas y no sólamente éticas.

adulterio

¿Podría la prohibición del adulterio entre miembros del mismo clan ser una fase de nuestra evolución social? Al menos eso parece sugerir una investigación sobre mecanismos hormonales, regulación de la agresión y formación de alianzas publicado en la revista Human Nature, el cual afirma que los niveles de testosterona se reducen cuando un hombre interactúa con la pareja sentimental de un amigo cercano, previniendo que este realice avances sexuales sobre ella.

El estereotipo masculino afirma que los hombres siempre están tratando de competir entre ellos para alcanzar el rango de "macho alfa", pero olvidamos que para que exista uno de tales líderes de la manada primero necesita una manada. Es decir, la oportunidad de tener relaciones sexuales se subordinaría, en el caso de las parejas de los amigos, a la importancia de mantener la cohesión del grupo.

Mark Flinn, profesor de antropología del College of Arts and Science afirma que "los niveles de testosterona generalmente aumentan cuando ellos interactúan con potenciales parejas sexuales, o con parejas de enemigos. Sin embargo, nuestros descubrimientos sugieren que la mente de los hombres ha evolucionado para fomentar situaciones donde los vínculos estables de los amigos sean respetados."

Esto no es sólo una curiosidad en el oscuro mundo del deseo y las relaciones interpersonales: también nos permite comprender cómo funcionan los mecanismos de cooperación humana, desde los vecindarios hasta las ciudades, o como dice Flinn, a entender "cómo formamos alianzas. [...] El mismo mecanismo fisiológico que permite que las familias coexistan en las villas y cooperen entre sí permite que [organizaciones como] la OTAN o la ONU coordinen esfuerzos para resolver problemas comunes."

Las comunidades de hombres que no confiaran unos en otros eventualmente serían más vulnerables a ataques y procesos de conquista. El costo de no tener aliados en la historia humana ha quedado inscrito en la narrativa de los pueblos, como las consecuencias del adulterio de la reina de Guinevere: cuando el más leal de los caballeros de la Mesa Redonda, Sir Lancelot, traicionara al rey Arturo seduciendo a su esposa, esa falta de confianza fue suficiente para que eventualmente Camelot colapsara. Y es que si no puedes confiar en que tus amigos no tratarán de seducir a tu pareja, ¿en quién podrías confiar?

[Science Daily]

Te podría interesar:
Ryoichi Kurokawa es uno de los más destacados exponentes de la vanguardia del arte digital: sonido, video, luz y objetos físicos se funden en una sola porción de materia prima (el arte, una vez más, nos remite a la unidad)

Screen Shot 2013-03-29 at 12.45.02 AM

El algún punto incierto de la historia humana la tecnología y la elegancia se encontraron en el camino. Tras etéreo coqueteo, se fundieron en un diálogo que terminaría por dar vida a una serie de sublimes piezas de lo que ahora llamamos arte digital, exquisitas manifestaciones multimedia que apelan a nuestra conciencia sensorial. 

Ryoichi Kurokawa  (Japón, 1978) es uno de los más finos exponentes de este reciente movimiento que se ha propuesto –o tal vez solo lo ha logrado sin proponérselo– diluir las fronteras interdisciplinarias heredadas por sus antecesores artísticos. Azules sonoros, espacios miméticos, vórtices interminables que escupen, sutilmente, texturas inéditas, todos estos confabulados para ir más allá del himen de la estética legada. Sobra decir que las aventuras psicosensoriales que el arte electro-experimental patrocina son, generalmente, memorables.  

Screen Shot 2013-03-29 at 12.43.21 AM

Kurokawa incursiona en instalaciones multimediáticas, piezas orquestales, música, y narrativas audiovisuales. Por momentos su obra viola el tiempo, tergiversa el espacio, se infiltra en nuestros procesos perceptivos (algo así como un audaz intermediario que hackea la interfase que organiza nuestra realidad). Y al hacerlo mantiene, casi invariablemente, una explícita elegancia, misma que caracteriza a una lúcida generación de artistas digitales que ha florecido en las últimas dos décadas: por ejemplo, Ryoji Ikeda, Takagi Masakatsu y Daito manabe, entre otros.

 A veces, disfrutando de la obra de Kurokawa, me surgen pensamientos quizá profanos: divago en la posibilidad que la geometría sagrada haya asistido a un rave futurista o que la tensegridad de Bucky Fuller decidió, por qué no, consumir drogas de diseño... Lo que quiero decir es que a través de su trabajo el arte, una vez más, nos remite a la unidad original. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis