*

X

Instituto Pasteur en Paris advierte que hay 14 adultos que se curaron de VIH

Salud

Por: pijamasurf - 03/15/2013

El estudio descubrió que pacientes con VIH son capaces de controlar el virus si se les trata al poco tiempo de ser expuestos.

ku-xlarge (1)

El estudio hecho por el Instituto Pasteur en París probó que algunos pacientes con VIH controlan la propagación del virus si se les trata antes de que cumplan 10 semanas con el virus.

Al grupo de pacientes, conocidos como la cohorte de Visconti, recibieron el tratamiento de manera muy temprana, cuando descubrieron que eran portadores del virus al ingresar al hospital por otras razones.

Siguieron el tratamiento de drogas antiretrovirales en promedio por tres años y después lo abandonaron. El tratamiento se asegura de mantener el virus controlado, pero normalmente al interrumpirlo este regresa y continúa atacando al sistema inmunológico.

 Esto no sucedió con los pacientes de la cohorte de Visconti. A pesar de haber interrumpido su tratamiento (en algunos casos por una década) han controlado el virus —más no lo han erradicado—.

El estudio que fue publicado en PLoS Pathogens, analiza lo que sucedió en el sistema inmunológico de algunos pacientes, sin embargo, los médicos no están seguros de como exactamente los pacientes controlan al virus sin tratamiento y por qué solo entre el 5% y 15% de ellos lo hacen.

El Doctor Asier Saez-Cirion del Instituto Pasteur explica que “aún tienen VIH, no estamos erradicándolo, es más bien una especie de remisión de la infección”.

Por el momento, los médicos suponen que la detección temprana, seguida por el tratamiento adecuado ayuda a controlar el número de escondites inexpugnables que forma el VIH. El Dr. Andrew Freedman de la Universidad de Cardiff explica “iniciar el tratamiento de manera temprana podría significar que el virus no se ha extendido a tantas reservas a largo-plazo y por eso funciona, sin embargo, por el momento no hay manera de saber si esto será para siempre o sólo por unos cuantos años.”

El problema es que la mayoría de los pacientes no serán diagnosticados hasta mucho después. En promedio una persona que ha sido contagiada con VIH vivirá con el virus por 5 años antes de ser diagnosticada.

Aunque el porcentaje de pacientes que son curados “funcionalmente” parece ser bajo, el descubrimiento sigue siendo emocionante ya que es tan solo uno de tres estudios (el bebé que fue curado del virus al nacer, y el gel vaginal que mata al virus)  del ultimo mes que han logrado combatirlo, mostrándonos que podríamos estar muy cerca de encontrar una cura definitiva al VIH.  

[io9]

Te podría interesar:

"Aquí va a corre sangre": fotógrafa cuestiona la vergüenza pública asociada a la menstruación

Salud

Por: pijamasurf - 03/15/2013

Para cuestionar este tabú, la fotógrafa Emma Arvida Bystrom realizó la serie There Will Be Blood,

Históricamente, muchas de las cosas que suceden de la cintura hacia abajo son objeto de vergüenza y de disimulo, de tabú, de hecho que ocurre pero se niega o se ignora, del que se habla pero solo a través del sentido figurado y la metáfora cuidadosamente elaborada, a veces también por medio de la socarronería y la broma.

Tal es el caso, entre varios otros, de la menstruación, ese fenómeno del cuerpo que culturalmente se ha considerado una especie de “cuota” evolutiva que las mujeres tienen que pagar por tener la capacidad de concebir. En este sentido, se trata de algo en torno a lo cual se asocian ideas y valores con cierta carga negativa, de algo que tiene que ocultarse y, cuando esto no es posible, algo sobre lo cual hay que avergonzarse, especialmente cuando se tiene la desgracia de que esta ocurra en público.

Para cuestionar este tabú, la fotógrafa Emma Arvida Bystrom realizó la serie There Will Be Blood, una frase que también fue usada por Paul Thomas Anderson como título de una de sus película y la cual podría traducirse como “Correrá sangre”.

Los retratos de Bystrom son, hasta cierto punto, simples: mujeres en actividades cotidianas que destacan de inmediato por un hilo de sangre o una mancha franca que corre o se acumula en su zona genital. Las mujeres corren, revisan su teléfono portátil, se besan con su pareja, sin que la menstruación afecte estas actividades, anodinas en última instancia ―como también lo es la menstruación.

[Huffington Post y Vice]