*

X

El aeropuerto internacional Franz Kafka, el más extraño del mundo

Por: pijamasurf - 03/19/2013

The Onion reporta que el Aeropuerto Internacional Franz Kafka ha sido nombrado el más alienante del mundo y el que peor servicio tiene debido a su incomprensible burocracia y a su orden surrealista.

The Onion informa surrealmente que el Aeropuerto Internacional Franz Kafka  ha sido nombrado el más alienante del mundo, último en la satisfacción de los viajeros y en el servicio. Interminable burocracia, procesos inexplicables, total indiferencia, retrasos sin aviso y un generalizado ennui caracteriza esta terminal en donde los viajeros se sumen un poco en el legendario laberinto kafkiano.

Al parecer el tiempo promedio de retraso de los vuelos supera las treinta horas, las terminales tienen un orden secreto e impenetrable (F7 está a un lado de B19 y de H 16), algunas aerolíneas dejan de existir y, en cuanto a los viajeros, éstos son llamados con una sola letra —por ejemplo, S. o P.—, solo pueden llevar bolsas vacías y se les somete a extensos y extenuantes interrogatorios como si estuvieran en un proceso judicial (se les pregunta, entre otras cosas, si son hombres o insectos).

En sus obras, particularmente El Proceso, El Castillo y algunas narraciones breves, el escritor checo plasmó el sentimiento de vacío existencial que genera vivir bajo una ley secreta e inaccesible, padeciendo los gestos más extraños y la sumisión a interminables e insondables procesos burocáticos para ser admitido, como en El castillo, dentro de una especie de reino deseado todavía más incomprensible.

Sin duda este es uno de los mejores videos de The Onion —sitio que, dicho sea de paso, recientemente ha declinado en su refinamiento— y una de las mejores versiones de lo "kafkiano" que ha generado la cultura popular.

Te podría interesar:

Sueños de bulimia: angelical artista vomita arcoiris sobre lienzo

Por: pijamasurf - 03/19/2013

La performer inglesa Millie Brown vomita (meta)estéticamente sobre un lienzo inmaculado creando una obra de arte, acompañada por las voces operísticas de Patricia Hammond y Zita Syme.

La artista y performer Millie Brown vive el sueño más luminoso de toda adolescente bulímica: se gana la vida vomitando (lo hace sobre Lady Gaga, y lo hace con chorros de colores). En su último proyecto "Nexus Vomitus" dispara un arco iris de vómito sobre un lienzo blanco inmaculado mientras las cantantes de ópera Patricia Hammond y Zita Syme la apoyan mentalmente con sus voces, preparándola para su regurgitación estética. Millie Brown bebe cocteles de pintura, como los elegantes cocteles que bebían los droogies de Naranja Mecánica, y luego los vomita con una gracia y estilo angelical tal que solo pocos humanos podrían imitar. Vomitar así tiene un valor agregado: ¿es asqueroso o delicioso? ¿es una metáfora del proceso artístico o de la sociedad consumista en la que vivimos?

Millie Brown también ha vomitado artísticamente sobre Lady Gaga: