*

X

Las primeras fotografías de copos de nieve en 1885 (una compilación de elegantes estrellas fractales)

Arte

Por: pijamasurf - 02/24/2013

Los copos de nieve son unos de los emblemas de la belleza y complejidad de la naturaleza que más se repiten en el vuelo de la imaginación. Cristales de nieve que aparecen como translúcidos regalos para revelar formas autorreferentes, casi fractales, que se contienen a sí mismos hasta el infinito (los rotros transparentes de los dioses del hielo).

Wilson A. Bentley, conocido como "The Snowflake Man", fue la primera persona, en 1885 en fotografiar un copo de nieve individual, adhiriendo un microscopio en una cámara de fuelle, de esta forma desdoblando al público la dimensión interna de los cristales que parecieran tener diáfanas estrellas adentro.

Los copos de nieve inspiraron la serie matemática fractal de Koch y son ejemplos de la belleza irrepetible de la naturaleza (que solo se repite a sí misma, siendo en cada cosa un universo).

Las imágenes de esta fotogalería nos remiten a un momento de prístina elegancia, en la que el hombre descubre los secretos geométricos de la naturaleza y logra comunicarlos --y con una técnica fotográfica que ahora nos parece vintage las imágenes llegan a inspirar sentimientos de una belleza clásica, escudos de una confederación que viaja en el tiempo, a través de la galaxia, con el sello de la estrella.

Imágenes vía The Smithsonian

Página dedicada al trabajo de Bentley

Te podría interesar:

Impresionismo erótico: parejas hacen el amor con pintura y lienzos

Arte

Por: pijamasurf - 02/24/2013

Alex Esguerra sacude el mundo de los retratos al producir pinturas que celebran el amor y el arte al presentar a parejas teniendo sexo sobre un lienzo.

El proyecto "Love and Painting" de Alex Esguerra

El proyecto “Amor y Pintura” de Alex Esguerra es una celebración del amor y el arte. La idea nació porque el artista quería capturar el acto físico de hacer el amor sin recurrir a tecnologías como la fotografía o grabaciones, explica: “Después de la experiencia que tuve una noche me pregunté: ¿Sería hermoso? ¿Qué pasaría si esto se hiciera con pintura? ¿Contaría una historia? ¿Sería abstracto? ¿Sería una gran experiencia?” La experiencia fue un encuentro casual con una mujer que conoció en una noche de fiesta. A la mañana siguiente, cuando ella se había marchado el artista vio el desorden creado por ambos. Intentó recordar que había sucedido, en dónde habían estado sus cuerpo y como habían interactuado, fue así que quiso entender la relación entre el cuerpo humano haciendo el amor y el espacio que nos rodea.

Fue con esa idea que comenzó a incluir a otras parejas en su arte, al inicio eran principalmente amigos, o amigos de sus amigos, compañeros y vecinos.  El artista los llevaba a su estudio donde les explicaba el proceso, les mostraba las pinturas (que no son dañinas o nocivas) y los dejaba a lo suyo –el resultado era hermoso–.

Antes de empezar el artista les da algunas indicaciones a las parejas, les hace algunas preguntas sobre su relación y deja que la experiencia sea un poco como terapia. Les explica que no deben de usar mucha pintura desde el comienzo porque se seca y les hace recomendaciones en cuanto a posiciones. Tampoco deja que se preocupen por lo que están haciendo, se trata de que sea un acto natural, por lo que los deja en la oscuridad con la posibilidad de usar algunas velas, de manera que no deben sentir que están pintando sino sentir que hacen el amor de una forma nueva, disfrutando las texturas y sensaciones para que sea una experiencia sensual, amorosa, divertida y hasta tonta.

El artista siente que después de tantos años de trabajar en el proyecto, al fin puede descifrar algunas cosas de las parejas. Las parejas que llevan mucho tiempo juntos recurren a las posiciones que funcionan mejor para ellos, mientras que las parejas nuevas brincan de una posición a otra. El proyecto tiene pinturas por parejas de todas las edades, desde jóvenes de 18 años hasta un hombre  de 70 años y su pareja de 57.

Alex Esguerra recuerda que uno de los momentos más memorables fue cuando recibió un correo de una mujer: “había sido violada y las pinturas fueron la primera vez en años que había podido ver el sexo como algo hermoso otra vez, porque su experiencia había sido tan traumática. Esa historia me llego al corazón, aún no he podido lograr esa pintura pero espero que algún día pueda hacerlo.”

Por el momento el pintor está trabajando en el documental que ha estado filmando desde el principio del proceso. Lo ve cómo una oportunidad de fomentar la creación en otras personas “mostrarles que si tienen una idea, pueden documentarla, seguirla y simplemente hacerla”.  También trabaja en un kit que pueda enviar por correo a parejas en todo el mundo, ya que muchas veces no es posible que aquellos que quieran participar vayan a su estudio y en un libro de mesa. Otros proyectos incluyen usar plastilina en vez de pintura, pero su prioridad es sacar el documental y exhibir su trabajo en Londres. 

[Reality Sandwich]