*

X

Francis Scott Fitzgerald travestido: los días drag del Gran Gatsby

Arte

Por: pijamasurf - 02/22/2013

Una rara imagen de un joven Francis Scott Fitzgerald que, en sus años de estudiante, se vistió de mujer para actuar en un musical en cuya autoría contribuyó.

Con cierta frecuencia los escritores, y los artistas en general, destacan por su irreverencia, por la poca o nula importancia que dan a determinadas normas sociales y por el escándalo que suscitan cuando quebrantan muchas de estas ―así sea con la subversión pasiva de no ser como la mayoría del mundo es.

Como posible prueba de esto último presentamos esta fotografía que, a primera vista, pareciera el retrato de una dama victoriana, una mujer decimonónica con alguno de sus vestidos más galantes, en disfrute pleno de su belleza y también de ese momento de narcisismo y amor propia que es posar frente a la lente de un fotógrafo.

Pero, para sorpresa de muchos, la realidad es muy distinta. Primero, no se trata de una mujer, sino de un hombre, nada menos que Francis Scott Fitzgerald, uno de los escritores estadounidenses del siglo XX más celebrados, miembro destacado de la llamada “Generación Perdida” (bautizada así por Gertrude Stein) a la que también pertenecieron, entre otros, Ernest Hemingway, T. S. Eliot y John Dos Passos.

La fotografía data de 1916, cuando Fitzgerald cursaba su tercer año en la Universidad de Princeton. En esta época, el futuro autor de El Gran Gatsby pertenecía a The Princeton Triangle Club, un grupo dramático para el que escribió guiones y letras de canciones, por ejemplo, para el musical The Evil Eye! en el que participó travestido, tal y como se ve en la imagen.

También en Pijama Surf:

¿Son las personas creativas también más inmorales?

Mitad hombre, mitad mujer: la naturaleza tiresiana de las Drag Queens neoyorquinas (FOTOS)

[Open Culture]

Te podría interesar:

Hemingway leyendo desnudo el periódico y otras imágenes íntimas de escritores en su hogar

Arte

Por: pijamasurf - 02/22/2013

La fascinación que ejercen un escritor sobre sus lectores se debe, parcialmente, al hecho de que este realiza el milagro estético con algo que todas las personas utilizan a diario y en todo el momento: el lenguaje. Esta materia aparentemente tan pedestre y usual queda transformada por los grandes escritores en el fundamento de su magia y la realización de la improbable experiencia estética.

Con todo, lo interesante es que a pesar de moverse por los reinos de lo sublime y lo admirable, los escritores no dejan de ser personas comunes. Es cierto: quizá cuando escriban rocen por un instante los límites de la trascendencia, pero pronto vuelven a los círculos del mundo y, un poco como dice Pierre Michon jugando con la dualidad que se atribuía al cuerpo del rey en la Edad Media, la del cuerpo perecedero del hombre en sí y el cuerpo imperecedero de la monarquía, de nuevo son esas personas que bien podrían pasar por el tendero de la esquina, el hombre que pasa a cobrar la renta, la mujer que nos vende nuestro víveres.

Para ejemplificar esta contradicción inherente a prácticamente todos los artistas, compartimos estas imágenes en que se ve a 20 escritores distintos en actividades propias de su vida diaria, esa cotidianeidad en la que son y no son autores y también en esa misma que nuestra mirada, acostumbrada a verlos situados en determinado estatus, imputa cualidades que quizá no haya: el gesto simplón e insignificante de encender un haban0 adquiere de pronto una importancia vital si quien lo hace es el gordo Lezama, por ejemplo.

Algunas imágenes, así como el pretexto para realizar este post, provienen de esta galería en el sitio The Atlantic, pero en buena medida la memoria y nuestras propias inclinaciones literarias nos llevaron a incluir otros retratos, una selección que, vanamente, quisiera ser amplia, pero que, sabemos de sobra, será siempre insuficiente.

También en Pijama Surf: Proust y Joyce y eso que llamamos su encuentro anticlimático.