*

X

Jorge Ibargüengoitia, el mexicano que supo interpretar al mexicano

Por: Ana Paula de la Torre - 01/22/2013

El día de hoy recordamos la obra de este escritor mexicano que nació hace 85 años, y supo entender nuestra idiosincrasia con inconfundible humor reflexivo.

Jorge Ibargüengoitia no fue un escritor común. Su astucia y análisis lo ayudó a formar un estilo satírico de escritura, un desarrollo muy puntual de los personajes (por su formación como dramaturgo) y una atinada interpretación del ejercicio del poder en México –esto último no solo desde los actores “de arriba”, sino desde una vivencia de la realidad del mexicano común–.

Existen múltiples intentos por entender la lógica cultural en general del mexicano – “ A qué le tiras mexicano cuando duermes”–, desde Octavio Paz hasta el polémico Jorge Castañeda, han existido interpretaciones del letargo que como sociedad parece envolvernos.

La diferencia de Jorge Ibargüengoitia, es que fuera de desarrollar teorías de porqué los mexicanos somos como somos, genera historias, en las que crea un espejo del que difícilmente podemos zafarnos. Ese “no tomarnos demasiado en serio la vida”, nos lleva a permitir  abusos e injusticias por comodidad. Aunque a largo plazo esa comodidad sea ficticia.

Sobre su estilo de escritura sarcástica, el mismo Ibargüengoitia decía: “Yo creo que he sido un escritor cómico, pero no soy burlón. La burla supone algo de odio o de crueldad, o de desprecio. Generalmente trato de escribir sobre algo que me produce cierta simpatía”. Y es que recordemos que no es lo mismo sarcasmo que cinismo. El sarcasmo lleva algo de genialidad y humor, mientras que el cinismo lleva con él desvergüenza.

Aquí comparto algunos de los títulos de las novelas de Jorge Ibargüengoitia. Recordemos que para cambiar realidades hay que leer la vida sin frustración, lo cual representa una de las mayores virtudes de este escritor:

  • Los relámpagos de agosto. México: Joaquín Mortiz, 1965. Premio Casa de las Américas, 1964. La narración presenta las memorias de un caudillo revolucionario a principios del siglo XX.
  • Maten al león. México: Joaquín Mortiz, 1969. Basado en las vicisitudes de un atentado contra un tirano latinoamericano.
  • Estas ruinas que ves. México: Novaro, 1975. Premio de Novela México 1974. Llevado a la pantalla grande con el mismo título.
  • Las muertas. México: Joaquín Mortiz, 1977. Narra el escándalo de Las Poquianchis acaecido en un prostíbulo de San Francisco del Rincón, en los años cincuenta y principios de los sesenta.
  • Dos crímenes. México: Joaquín Mortiz, 1979.
  • Los conspiradores. Barcelona: Argos Vergara, 1981.
  • Los pasos de López. México: Océano, 1982. Cuenta las andanzas de los insurgentes mexicanos, héroes de la independencia. Los personajes son ficticios, aunque alguno está libremente inspirado en figuras históricas, como la del cura Miguel Hidalgo. Este libro es la edición mexicana de Los conspiradores.

Twitter del autor: @AnaPauladelaTD

Te podría interesar:

¿El ser humano es un animal débil y vulnerable? Este video parece demostrar lo contrario

Por: pijamasurf - 01/22/2013

Algunas historias del folclor universal explican, a través del sentido figurado, la aparente fragilidad del hombre en comparación con otras especies animales, su vulnerabilidad al carecer, a diferencias de otras especies, de garras, fuerza descomunal, agilidad sin límites, vista aguda o algún otro recurso que facilite la supervivencia en un mundo hostil por definición. A cambio de todo esto, se dice, el ser humano obtuvo su intelecto que, como reza el relato bíblico, le da dominio sobre las bestias de la tierra y las aves del cielo y gracias al cual pudo sobrellevar la desventaja física que acarreaba.

Este video, sin embargo, parece hecho para refutar dicha idea, pues muestra a unas cuantas personas cuyas habilidades físicas no parecen menores a las de cualquier otro animal que admiremos por lo que realiza con su cuerpo.

Un testimonio que sin duda sorprende y quizá también motive a darnos cuenta de que contrario a lo que por siglos se ha fomentado en Occidente, el cultivo de nuestro físico es parte importante de nuestro equilibrio personal.

[Gizmodo]