*

X

Siniestra animación japonesa de "Un médico rural", el cuento de Kafka

Por: pijamasurf - 12/05/2012

La literatura kafkiana abunda en símbolos que aún ahora, a tanto tiempo de distancia, continúan asombrando a sus lectores, enfrentándolos a esa cara del mundo donde se manifiestan las potencias misteriosas y siempre elusivas, inasibles, que parecen dominar real e inevitablemente la vida de cualquiera, presentándose de vez en cuando con insoportable crudeza para trastornar la mediocre cotidianeidad en que vivimos.

En esta ocasión presentamos una adaptación animada de "Un médico rural", uno de sus cuentos más celebrados y, lo que es mejor, enigmáticos, una narración en que el viaje de un médico que acude a atender a un niño enfermo, se convierte en una cadena de incidentes cada vez más irreales, con esa irrealidad solo en apariencia normalizada que caracteriza el estilo del praguense.

La animación corrió a cargo del japonés Koji Yamamura, reconocido por su labor con premios como el de la Academia al Mejor Cortometraje Animado —nominado por Cristal d'Annecy y concedido por Mt. Head— y el Ottawa Grand Prize que otorga el Festival Internacional de Animación de dicha ciudad.

Para los interesados, en este enlace puede encontrarse el cuento íntegro. Asimismo compartimos un enlace para descargar una versión digitalizada de K., de Roberto Calasso, una de las mejores exégesis que se han hecho del corpus kafkiano.

[Open Culture]

Te podría interesar:

Mientras ladrón robaba una farmacia, otro le robó su auto y uno más el botín obtenido (VIDEO)

Por: pijamasurf - 12/05/2012

En São Paulo, Brasil, un ladrón llegó en su coche a robar una farmacia, pero mientras cometía el delito al interior del establecimiento, otro se llevó su vehículo; después, al mirar inútilmente hacia todos lados en busca de este, otro más llegó y le arrebató de las manos la bolsa donde llevaba el botín del hurto. Por último, cuando acudió a denunciar ante las autoridades el robo de su auto, coincidió en la delegación de policía con el dueño de la farmacia que recién había asaltado, quien lo identificó plenamente y procedió a acusarlo.

"La violencia es tanta que sales a asaltar y regresas todavía más pobre. La gente no pude ni llevar la vida deshonestamente", declaró Maurício Ferro, el desafortunado hombre.