*

X

La importancia de la oxitocina (en el deporte como en el amor)

Salud

Por: pijamasurf - 11/29/2012

¿Será la "hormona del amor" el nuevo doping legal del futuro de los deportes? Investigaciones muestran que la oxitocina puede mejorar el desempeño de un deportista

A primera vista quizás no resulte evidente la importancia que tiene la oxitocina en cualquier tipo de competencia o desempeño físico. ¿Qué tiene que ver un grupo de hombres dando patadas para intentar llevar una pelota a una red con una madre amamantando dulcemente a su hijo?... Más evidente es la importancia de la testosterona en una competencia --hormona que no solo aumenta la confianza y agresividad, aumenta la velocidad de reacción. Pero al parecer la oxitocina, conocida como la hormona del amor (hormona de la socialización, quizás sería un mejor término), también juega un papel importante en el desempeño de los atletas, especialmente cuando se encuentran en el marco de un equipo.

La oxitocina promueve las relaciones intersociales, hace que las personas se gusten: las madres que acaban de tener un hijo están llenas de la hormona --o las parejas recientemente formadas--; la oxitocina sirve para vincular y consolidar una relación. Hasta hace poco no se pensaba que esta neuropéptido jugara también un papel de los deportes de competencia. Pero tiene una clara lógica. Como dice Gert Jan Pepping, autor de un nuevu estudio científico sobre la oxitocina y la competencia, "Ser parte de un equipo involucra emociones, como cuando un equipo anota, y esas emociones están asociadas con químicos  cerebrales".

Para el estudio en cuestión se revisaron múltiples partidos definidos vía tandas de penalties en diferentes torneos internacionales de futbol. Los investigadores hallaron que cuando los tiradores celebraron sus goles con gestos como levantar los brazos, el tirador siguiente tuvo mayor efectividad en su disparo que cuando no hubo un gesto conspicuo en la celebración. Esto, explica Pepping, podría tener que ver con una "transferencia emocional": la exitación de una persona genera una serie de reacciones bioquímicas entre la gente que lo rodea (¿quizás a través de las neuronas espejo?). Un tirador con una descarga de oxitocina en el cerebro debería de tirar mejor un penalty.

Aunque es difícil de cuantificar esto, en el 2008 un estudio descubrió que corredores de larga distancia tenían mayores niveles de oxitocina después de completar un maratón que antes. Y, como reporta el New York Times, un estudio reciente muestra que roedores de la pradera que se ejercitaron por seis semanas aumentaron su producción de oxitocina y rápidamente se aparearon con hembras disponibles, mientras que los machos que no hicieron ejercicio no mostraron interés en una pareja.

Otro de los aspectos por los cuales la oxitocina podría mejorar el desempeño de un deportista, es que, como en cualquier otro aspecto de interacción con otras personas, en los deportes es importante poder leer el lenguaje corporal de compañeros y oponentes para poder reaccionar anticipadamente o tomar alguna decisión. La oxitocina facilita la capacidad de leer las emociones de los demás, a la vez que aumenta la sensación de pertenencia dentro de un grupo y el rechazo para aquellos que amenazan ese grupo.

En los últimos años hemos visto la proliferación de la celebración como parte importante de los espectáculo deportivos. Esto más allá de la atención televisiva que se le da a estos festejos, podría tener que ver con que aumentan los niveles de oxitocina de un equipo. Algo que incluso podría aprovecharse sistemáticamente para mejorar el desempeño de un conjunto. El contacto físico --abrazos, besos, caricias-- también aumenta los niveles de oxitocina, por lo que, aunque quizás no sea bien visto por algunos fanáticos homofóbicos, un equipo que constantemente esté tocándose podría tener una ventaja competitiva. A fin de cuentas es la química de un equipo lo que los lleva a ganar.

[New York Times] 

Te podría interesar:

El pionero del ADN James Watson crítica los métodos tradicionales de combatir el cáncer

Salud

Por: pijamasurf - 11/29/2012

El codescubridor de la doble hélice del ADN señala que el establecimiento que combate el cáncer actualmente tiene notables falencias en su acercamiento a encontrar una cura para esta enfermedad

En un reciente artículo publicado en Open Biology titulado "We now have no general of influence, much less power ... leading our country's War on Cancer.", el codescubridor de la estructura helicoidal del ADN, James Watson, criticó la forma en la que el gobierno y el Big Pharma han llevado a cabo la llamada guerra contra el cáncer. Watson dijo que el proyecto de 100 millones de dólares para determinar los cambios en el ADN que forman hasta nueve tipos de cáncer "no producirá ninguna de las medicinas avanzadas que tan desesperadamente necesitamos". Y argumentó que la perspectiva a favor de los antioxidantes para combatir el cáncer es errónea desde su concepción.

La moderna hipótesis de que secuenciar el ADN permitiría hallar genes específicos que, al mutar, causan el cáncer y a partir de esto desarrollar poderosos fármacos no ha traído resultados. Al bloquear con un fármaco una vía de crecimiento para el cáncer, las células de esta enfermedad se activan encontrando otra vía igualmente efectiva.

Watson promueve otro acercamiento: atacar características que todas las células cancerígenas comparten. Unos de estos comunes denominadores son los radicales libres de oxígeno (especies reactivas de oxígeno). Estas formas de oxígenos descomponen partes de la célula como el ADN (supuestamente los antioxidantes son saludables porque limpian los dañinos radicales de oxígeno). 

Pero la radiación y la quimoterapia matan las células generando radicales de oxígeno que detonan suicidio celular. Si un paciente empieza a comer moras y otros antioxidantes, puede que impida que las terapias funcionen, según Watson.

Algunas investigaciones sugieren que antioxidantes como la vitamina E aumentan el riesgo al cáncer y pueden disminuir la esperanza de vida.Sustancias que bloquean los antioxidantes pueden hacer que fármacos contra el cáncer sean más efectivos. En general, cualquier cosa que mantenga las células cancerígenas llenas de radicales de oxígeno parece ser un buen componente para el tratamiento.

Watson propone una proteína llamada Myc, que controla más de mil moléculas dentro de las células, incluyendo algunas involucradas en el cáncer. Algunos estudios sugieren que que apagar estas proteínas puede provocar un proceso de autodestrucción del cáncer llamado apoptosis.

Pero este prometedor tratamiento no está siendo abrazado por la industria. "El mayor obstáculo en contra el cáncer", escribió Watson, "puede ser la naturaleza inherentemente conservadora de los establecimientos de investigación del cáncer" y mientras esto siga así "curar el cáncer siempre estará 10 a 20 años a la distancia". Quizás otra de las razones por las cuales el cáncer parece perpetuarse es que es el más grande negocio para las grandes farmacéuticas, en cuyo modelo de negocio una cura total es un suicidio financiero.

[Reuters]