*

X

"Los penitentes", misteriosas figuras de hielo que se forman en los Andes

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/14/2012

Poéticas filas de seres de hielo, cuyo crecimiento no es del todo entendido, se forman en las alturas más secas de los Andes.

El paisaje de los Andes se ve hechizado por una serie de poética figuras de hielo conocidas como "los penitentes", formas  vagamente humanoides que parecen estar cumpliendo una pena cósmica en la alturas de la cordillera.

En realidad no se sabe del todo cómo se forman estas falanges de hielo, aunque se tiene alguna idea. En algunos lugares de las alturas de los Andes existe una gran sequedad por lo que el hielo no atraviesa una fase de agua; directamente se sublima, pasando del hielo al vapor. Ya que no hay agua, se forman pequeñas depresiones en la nieve que atrapan la luz reflejada, lo cual genera una mayor sublimación y una mayor profundidad en estos abrevaderos. Dentro de ellos, cuando la temperatura  y la humedad se incrementa,  el hielo sí se puede derretir. Esto crea un retroalimentación positiva que acelera el crecimiento y genera las estructuras que llaman "los penitentes". Quizás no quede muy claro como esto ocurre pero es un fenómeno poco usual que sólo sucede en estas condiciones climáticas extremas.

Los "penitentes" puede ser enanos peregrinos de apenas algunas pulgadas o llegar a media más de 1.50 de estatura.

[ESO]

Te podría interesar:

Asentamientos humanos en Europa aceleraron la inversión de los polos magnéticos

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/14/2012

La inversión de los polos magnéticos de la Tierra se ha acelerado a partir de la época en que la civilización humana comenzó a asentarse en la zona de Europa, un proceso que deja vulnerable a nuestro planeta frente a la radiación solar y otras partículas energéticas del cosmos.

De acuerdo una investigación publicada recientemente, los modernos asentamientos humanos en Europa aceleraron la inversión de los polos magnéticos de la Tierra, la cual se efectuó por completo en menos de 100 años, dejando a nuestro planeta vulnerable frente a la radiación solar.

El estudio, llevado a cabo, entre otros, por Norbert Nowaczyk, paleomagnetista del Centro Alemán de Investigación de Geociencias, revela que si bien el campo magnético terrestre posee una dinámica propia en la que inversión de sus polos es un fenómeno natural, al parecer nuestra especie ha influido decisivamente en este, pues si antes tomaba casi un milenio para completarse, en épocas recientes (de acuerdo con el cómputo que se ocupa en estos asuntos), han ocurrido más cambios con mayor frecuencia, alteración que coincide con la llegada del hombre a la región europea.

Analizando sedimento del Mar Negro y comparándolo con muestras del Atlántico Norte, el Pacífico Sur y las inmediaciones de Hawái y, según los resultados, la identificación entre los polos geográficos y los polos magnéticos se conservó solo por 440 años, después de los cual volvieron a invertirse durante los siguientes 270 años, con docenas de reversiones “abortadas, también conocidas como “excursiones” durante los últimos 780 mil años.

Entre otras consecuencias, estos cambios continuos dejan a nuestro planeta expuesto a los efectos de la radiación solar, dado que el campo magnético protege contra las partículas de energía que provienen tanto de dicho astro como del espacio exterior en general. De hecho ese fue el principal indicio que guió a los investigadores hasta su hallazgo, pues muestras de hielo provenientes de Groenlandia mostraron niveles de actividad mucho más altos que otras.

Queda por saber con precisión, sin embargo, de qué manera la actividad humana está influyendo en este fenómeno.

[Live Science]