*

X

Los genetistas Craig Venter y Jonathan Rothberg se proponen encontrar ADN en Marte

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/22/2012

John Craig Venter y Jonathan Rothberg, dos de los genetistas más conocidos del medio científico, se han propuesto enviar máquinas secuenciadoras de ADN a Marte, buscando probar de esta manera la existencia de vida extraterrestre.

Si bien es cierto que la genética humana —y, en general, la de la vida en nuestro planeta— ha conocido en años reciente un desarrollo realmente impresionante, con hallazgos que parecen descubrir el secreto de la escritura más elemental que nos compone y no da estructura, al menos un par de hombres, directores de sus respectivas empresas, ya tienen sus ojos puestos más allá de las fronteras de la Tierra, específicamente en Marte, adonde se dirige la próxima exploración.

Se trata de John Craig Venter y Jonathan Rothberg, ambos ampliamente conocidos en el ámbito de la genética: Venter auspició la secuenciación del genoma humano fuera del ámbito público, con propósitos abiertamente comerciales, y Rothberg ha destacado en décadas recientes por aplicar el conocimiento genético en la fabricación de medicamentos y por desarrollador un método de secuenciación por síntesis, a través de iones semiconductores.

Ahora ambos han comenzado una carrera espacial por llevar sus propias empresas a la superficie marciana, donde esperan probar la existencia de vida extraterrestres con el recurso que creen más sencillo para este fin: con una máquina secuenciadora de ADN.

Venter planea enviar una máquina capaz de aislar microbios del suelo, secuenciar su ADN y enviarla información a una computadora, un sistema que al parecer “no es 100 por ciento robótico”. Por otro lado, Ion Torrent, la empresa de Rothberg, trabaja junto la Universidad de Harvard y el MIT en el proyecto SET-G, “búsqueda de genoma extraterrestre”, financiado por la NASA.

Algunos expertos coinciden en que esta es la manera más segura de aproximarse a la posibles formas de vida marcianas (o de cualquier otro punto fuera de nuestro planeta), pues traer a la Tierra una muestra supone un gran riesgo de contaminación, incluso para la muestra misma, que podría afectarse a tal grado por nuestro medio ambiente que quedaría inutilizada para su examen.

La búsqueda, por supuesto, no será fácil, tanto por las condiciones del planeta —bajas temperaturas, una atmósfera compuesta casi únicamente de dióxido de carbón— como por su propósito mismo y el hecho de que la genética marciana esté hecha de componentes químicos distintos a los de la terrestre.

Sea como fuere, los proyectos están en marcha y quizá, después de todo, cumplan con los objetivos que se han fijado.

[Technology Review]

Te podría interesar:

¿Tú también eres capaz de ver sonidos? Descúbrelo en este video sinestético

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/22/2012

La percepción no es nunca idéntica entre dos individuos y, por el contrario, depende de las variaciones anatómicas de sus respectivos cerebros: tal es el caso de la sinestesia, que puede inducirse o descubrirse en función de estas diferencias.

El cruce de sentidos es uno de los fenómenos más extraños que puede desarrollar el cerebro humano, el intercambio de habilidades que supuestamente están confinadas a un solo sistema: el visual, el auditivo, el olfativo, el táctil, el del paladar.

Sin embargo, por razones que no se han aclarado del todo, en ciertas personas ocurre el trastorno conocido como “sinestesia”, que el gran Baudelaire y otros poetas absínticos del siglo XIX elevaran a categoría de motivo literario: el hecho de, efectivamente, sentir algo con un sentido distinto al que debería corresponderle.

En el caso específico de personas que dicen ver los sonidos, una investigación reciente sugiere que, lejos de considerarse un trastorno, este tipo de sinestesia podría deberse a variaciones específicas de la anatomía cerebral, pero más sorpresivo todavía es que estas diferencias se observan tanto en el cerebro de quienes dicen experimentar la ilusión y de quienes no.

En el experimento se analizó con resonancias magnéticas la reacción de 29 voluntarios a flashes y sonidos intermitentes: se lanzaba un flash seguido de dos sonidos cortos (beeps). En 6 de cada 10 ocasiones, el sujeto aseguró haber visto un segundo parpadeo luminoso; de esos seis, algunos lo vieron solo un 2% de las ocasiones y otros en todas las veces que se repitió la prueba.

 

De acuerdo con los investigadores, parece ser que hay una relación entre el tamaño del córtex visual y la posibilidad de experimentar este fenómeno: cuanto más pequeño, más probabilidad de incurrir en la ilusión. De este modo el cerebro podría estar compensando un circuito visual imperfecto.

“Si ambos miramos la misma cosa, esperamos que nuestra percepción sea idéntica. Nuestros resultados demuestran que no es tan cierto en todas las situaciones. A veces lo que percibimos depende de la anatomía individual de tu cerebro”, declaró en entrevista Benjamin de Haas, del University College London, uno de los responsables del estudio.

Igualmente la confusión se explica por la rapidez con que ciertos estímulos pueden suceder en el mundo y la cual es superior a la que nuestro cerebro puede procesar, especialmente por el pequeño número de neuronas dedicadas a las áreas visuales.

[Live Science]