*

X

La ciencia lo confirma: una mujer y un hombre heterosexuales no pueden ser "solo amigos"

Por: pijamasurf - 10/25/2012

Estudio científico analiza la amistad entre un hombre y una mujer heterosexuales, encontrando, sorpresivamente, que esta relación es experimentada de manera muy distinta por uno y otro: mientras que para los hombres la atracción sexual siempre es una constante, las mujeres viven con la tranquilizadora idea de que esa relación es poco o nada sexual.

La amistad inocente entre un hombre y una mujer heterosexuales —y por inocente queremos decir sin ningún tipo de intención o búsqueda sexual de uno para otro— es un comportamiento que popularmente se considera irreal, imposible, una coexistencia pacífica y platónica que, cuando se da, solo es porque en el fondo se oculta un intenso deseo sexual las más de las veces compartido —o eso es lo que muchos quisieran pensar.

Sea como fuere, este dilema fue analizado recientemente por un grupo de científicos de la Universidad de Wisconsin-Eau Claire, en Estados Unidos, para saber qué tanto de verdad existe en dicha consigna popular.

El estudio consistió en reunir a 88 parejas de estudiantes universitarios y, tanto por separado como frente a frente, hacerles una serie de preguntas sobre los sentimientos románticos que pudieran o no haber tenido hacia el amigo con quien acudieron al laboratorio, respuestas que después fueron clasificadas en tres categorías: Ninguna atracción, Moderadamente atraído y Extremadamente atraído, diferenciando también entre atracción, estima y deseo. Asimismo, se realizó un historial tan completo como fuera posible de la interacción cotidiana que cada participante tenía con personas del otro sexo, las circunstancias en que los amigos se habían conocido (trabajo, escuela, infancia, etc.), el tiempo que había durado su amistad, las emociones involucradas en su vínculo y otras variables que, como el hecho de compartir historias o haber ofrecido apoyo de algún tipo, ofrecieran un cuadro completo sobre el asunto.

De acuerdo con los resultados obtenidos, lo más interesante de este tipo de relación es que su percepción cambia enormemente en función del género, esto es, hombres y mujeres juzgan desde distintos parámetros la relación que sostienen con su contraparte.

Así, en algo que no es del todo sorpresivo, son los hombres quienes sienten mucha más atracción hacia sus amigas. Igualmente son los hombres quienes tienen más probabilidad de pensar que sus amigas también se sienten atraídas a ellos, un malentendido que, al parecer, se alimenta solo en el ámbito masculino, al grado de cegar al hombre ante la verdad de que su interés sexual no es del mismo grado que el de la mujer con quien sostiene la relación amistosa. Paradójicamente, las mujeres en general se encuentran el punto exactamente opuesto: sienten poca o ninguna atracción por sus amigos hombres y suponen que esta falta de atracción es mutua. Por otro lado, parece ser que los hombres resienten mucho más que las mujeres el estatus de “solo amigos”.

“Los hombres consistentemente sobrevaluan el nivel de atracción sentido por sus amigas mujeres y las mujeres consistentemente subestiman el nivel de atracción sentido por sus amigos hombres”, dice Adrian F. Ward en el sitio Scientific American, condensando en esta fórmula el desencuentro al que parecen condenadas las relaciones amistosas entre hombres y mujeres.

Pero más allá de fortalecer o minar un estereotipo o un cliché, este estudio muestra la diferencia con que un mismo hecho o circunstancia —en este caso una relación personal— es experimentado por quienes lo protagonizan: con platonismo en ambas partes, solo que en el hombre desde el ideal de que eventualmente "algo pueda suceder" y en la mujer desde el ideal (tranquilizante) de que ahí nada puede suceder.

En este link, el PDF del estudio completo (en inglés).

[Scientific American]

Te podría interesar:

Utilizando una barba de 3.3 metros como madriguera para gatos, una acción heroica y fashion trend del siglo XIX

Por: pijamasurf - 10/25/2012

La ropa que vestimos es ese emblema que nos puede caracterizar del resto de nuestros coetáneos, pero además de este elemento propio del consumismo, los hombres pueden optar por darle diversas formas a su barba, como Monsieur Louis Coulon, que hizo de su vello facial un modo de vida.

La obsesión por los gatos en el siglo XIX estuvo latente en varias expresiones artísticas. Los fotógrafos, por ejemplo, los retrataron con atuendos típicos de la época.

El gusto por los felinos se extendió ridículamente hasta  Monsieur Louis Coulon, un hombre que durante años cultivó su barba de 3.3 metros para convertirla en una madriguera para su gato.

Aún son desconocidas las razones por las que este noble francés rindió tributo a su mascota de tan peculiar forma, aunque el orgullo con que la porta es indudable. Muchos se preguntan a qué habrá olido el extenso y enmarañado vello facial de este hombre que, a la distancia, luce como un elemento kitsch que por otro lado podría marcar una tendencia en la moda actual.

 [io9]