*

X

¿Exportó la Tierra la vida a otros planetas? (sobre la litopanspermia)

Ciencia

Por: corrector - 10/03/2012

Parece que una nueva teoría llamada litopanspermia podría cambiar el rumbo de las teorías sobre el origen de la vida, especialmente la de la panspermia.

En la escena inicial de Prometheus, el último largometraje de Ridley Scott, un ingeniero alienígena es visto sembrando vida en el planeta Tierra, pero un proceso gravitacional recientemente descubierto, llamado "transferencia débil", indica que todo podría haber sucedido de manera opuesta, por lo que científicos plantean la posibilidad de que nuestro planeta haya sembrado vida en otras partes del cosmos. 

La teoría de la litopanspermia plantea que la vida se pudo repartir por el universo a través de fragmentos provenientes de explosiones volcánicas y de colisiones asteroides. 

Anteriormente los científicos planteaban que la probabilidad de que objetos  fuesen atrapados por otros planeta era nula, pero tras el descubrimiento de la transferencia débil, esta idea se ha desvanecido, afirmando que es posible que fragmentos se hayan alejado poco a poco de una órbita para pasar a otra. 

Aunque los investigadores de la Universidad Princeton, Universidad de Arizona y el Centro de Astrobiología en España, plantean un escenario en el que esto sí es plausible, al mismo tiempo indican que la única vez que esto pudo haber sucedido fue entre 164 millones a 288 millones de años después de la formación del sistema solar. 

Según la investigadora Amaya Moro-Martín, hay dos requisitos fundamentales para que la transferencia débil suceda: en primer lugar, los sistemas planetarios implicados deben contener una planeta masivo que capture el meteoro que pase por la frontera de gravedad débil (que sería Júpiter). En segundo, ambos sistemas deben tener velocidades bajas. El planeta Tierra cumple con estos dos requisitos. 

Para demostrar la viabilidad de sus modelos, los investigadores simularon 5 millones de trayectorias entre un sistema planetario sencillo  (con 4,300 estrellas) y tres condiciones distintas relacionadas a la masa. Los resultados mostraron que las posibilidades de que una estrella capturara fragmentos de otro sistema planetario bajo estas circunstancias variaba entre un 5% y un 15%; anteriormente este fenómeno era mil millones de veces menos probable. 

Sorprendentemente los investigadores también calcularon la cantidad de materia sólida que pudo haber sido intercambiada entre nuestro sistema solar y los planetas más cercanos. Los científicos concluyeron que la cantidad oscila entre 100 mil millones y 30 mil millones de fragmentos de más de 10 kilogramos de peso. Además, sus cálculos revelan que unos 200 mil millones de rocas terrestres pudieron haber sido arrojadas hacia otros sistemas estelares, mismas que pudieron haber contenido microbios. 

En total, los investigadores especulan que alrededor de 300 millones de eventos relacionados a la litopanspermia pudieron haber ocurrido entre nuestro sistema solar y nuestros planetas más cercanos.

También en Pijama Surf: Prometheus y la panspermia dirigida: ¿extraterrestres plantaron la vida en la Tierra?

[io9]

Te podría interesar:

Astrónomos aficionados descubren planeta con 4 soles

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/03/2012

Astrónomos aficionados adscritos al proyecto Planet Hunters realizaron un hallazgo verdaderamente improbable: un planeta que orbita en un sistema solar de 4 estrellas.

Dos astrónomos amateurs realizaron un descubrimiento verdaderamente impresionante al encontrar un planeta, similar a Neptuno, desde el cual se observan 4 soles, algo poco frecuente, pues se trata apenas del 4 sistema solar cuádruple conocido.

Kian Jek y Robert Gagliano forman parte del proyecto Planet Hunters, una iniciativa que a través del sitio planethunters.org utiliza el servicio voluntario de personas para identificar planetas de los que no se tenga noticia, con datos hechos públicos, regularmente provenientes del Telescopio Espacial Kepler de la NASA.

El cuerpo se encuentra a 5 mil años luz de la Tierra y fue bautizado como PH1, en honor a Planet Hunters. Su descubrimiento se realizó al notar interrupciones apenas perceptibles de luz en las emisiones de las llamadas estrellas padre y que, se sospechó entonces, se debían al tránsito de un planeta.

El aviso de Jek y Gagliano fue confirmado por astrónomos profesionales del Reino Unidos y Estados Unidos con la ayuda de telescopios que se encuentra en Mauna Kea, Hawái.

Los sistemas solares binarios no son del todo desconocidos para los astrónomos, pero la mayoría de ellos sin planetas, por lo cual es todavía más improbable un sistema de cuatro estrellas con, como en este caso, un planeta orbitando en su entorno.

[io9]