*

X

Probado científicamente: sándwich de tocino, uno de los mejores remedios para la resaca

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/16/2012

Científicos ingleses comprueban que el sándwich de tocino (también llamado bacón o panceta), sumamente tradicional en los países anglosajones, es uno de los mejores remedios contra la resaca.

En los países anglosajones uno de los bocadillos más tradicionales para reparar el cuerpo luego de una noche de excesos (alcohólicos, sobre todo), es un sándwich de tocino (bacón o panceta, entre los hispanohablantes), comúnmente frito en mantequilla y acompañado de ketchup o brown sauce (similar a la llamada "salsa inglesa").

Pero, como sucede en casi cualquier país del mundo, dicha consigna no pasaba de ser una creencia popular, quizá con sustento empírico pero no evidencia objetiva que lo avalara.

Hasta hace poco, cuando un grupo de científicos de la Universidad de Newcastle comprobó que, efectivamente, el bocadillo mencionado contribuye a restituir el cuerpo durante el periodo conocido como resaca.

Los alimentos no absorben el alcohol, pero sí aceleran tu metabolismo, auxiliando con los efectos de la sobre-indulgencia. Así que la comida usualmente te ayudará a sentirte mejor. El pan es rico en carbohidratos y el tocino está lleno de proteínas, lo cual se descompone en aminoácidos. Tu cuerpo necesita estos aminoácidos, por lo que comerlos te hará sentir bien", declaró al respecto una de los investigadoras, Elin Roberts, quien añadió además que esos mismos aminoácidos del tocino aclaran la mente, al nutrir los neurotransmisores agotados.

Por otro lado, Roberts asegura que es "una compleja interacción química al cocinar el tocino" lo que da a este su sabor prácticamente irresistible, "incluso al más convencido de los vegetarianos", sentenció.

Imagen: Christian Cable

[Telegraph]

Te podría interesar:

Tatuajes comerciales o "skinvertising": personas que han vendido su cuerpo a las marcas

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/16/2012

En los últimos años se hizo más o menos común que personas accedieran a tatuarse el nombre de una compañía a cambio de una suma monetaria; con el tiempo estas empresas desaparecieron pero las estampas quedaron y, lo que es aún más cuestionable, la conversión del cuerpo humano en un objeto y una mercancía.