*

X

El Ojo de Horus es también una compleja ecuación matemática

Por: pijamasurf - 08/08/2012

La unión de lo divino y lo cotidiano: el Ojo de Horus no solo destaca por su arquetípica estética y su relevancia semiótica, sino que era aprovechado también en un plano práctico.

el ojo de horus uno de los simbolos más importantes en egipto

El ocultismo occidental se encuentra empapado de la herencia legada por la tradición mística de Egipto. Ya sea que hablemos del magno arte alquímico, del camino donde convergen la cruz y la rosa, del intrigante código masónico, o del dorado amanecer que acaricia el árbol más sagrado, lo cierto es que invariablemente terminaremos remitiéndonos, con tan solo profundizar un poco, a antecedentes impresos en el misticismo egipcio.  

Entre el interminable tapiz de símbolos que dan vida al sagrado hermetismo de esta cultura, existe uno de particular relevancia: el ojo de Horus. Deidad de los cielos, representada por un halcón peregrino, Horus es uno de los dioses de mayor importancia dentro de la mitología egipcia. Y su ojo terminaría por encarnar uno de los más poderosos talismanes, al estar asociado con la restauración, la salud, y la protección. 

La importancia de este símbolo ha motivado a lo largo de siglos su análisis minucioso, gracias a lo cual investigadores han confirmado que más allá de su jerarquía semiótica, y de su arquetípica estética, el Ojo de Horus también contiene una sofisticada ecuación matemática que se utilizaba, entre otras cosas, para expresar fracciones de volumen. En el ojo podemos observar un sistema de notación lineal, en donde la esquina interior representa un medio, el iris un cuarto, la ceja un octavo, la esquina exterior 1/16, mientras que los ornamentos debajo del ojo continuaban la secuencia 1/32, 1/64, etc. Combinados permitían medir la cantidad de granos que se intercambiaban cotidianamente. Pero las bondades pragmáticas de este ícono no terminaban ahí, ya que su estructura pictográmica también era aprovechada como un ábaco, permitiendo agrupar unidades y distinguir diversos planos de cantidades. 

Lo que resulta más interesante de esta descodificación del Ojo de Horus, es que en este símbolo confluyen exquisitamente los planos de lo místico y de lo pragmático. Lo cual a la vez sugiere que la sociedad egipcia de hace milenios vivía envuelta en un equilibrio de religiosidad y funcionalidad, es decir, no existía una franca distinción entre la vida cotidiana y el plano espiritual (como bien decía G.K. Chesterton, "deja que tu religiosidad se asemeje más a un affair amoroso que a una teoría"). Y en este sentido el Ojo de Horus se convierte en una valiosa lección para la sociedad contemporánea: desde el comercio hasta el sexo, pasando por la ciencia, las relaciones humanas, o el contacto con la naturaleza... todo es sagrado.  

 

Te podría interesar:

Activistas exponen su sistema circulatorio para promover la donación de sangre

Por: pijamasurf - 08/08/2012

Por medio del body-painting, ocho activistas ingleses expusieron su sistema circulatorio para promover la donación voluntaria de sangre.

La donación es uno de los gestos más humanos que existen, la capacidad de desprendernos de algo que nos pertenece para favorecer a otra persona, en el mejor de los casos sin ningún tipo de recompensa ni intención ulterior: desinteresadamente.

En este sentido, la donación de sangre es quizá una de las expresiones más acabadas de la bondad humana, de la empatía, de todos esos valores positivos presentes en dicho acto.

Por desgracia los índices de donación sanguínea (y de órganos) son difícilmente los necesarios. Casi siempre quienes necesitan sangre por algún motivo de salud, sobrepasan por mucho a aquellos que acuden a al banco de sangre de un hospital.

De ahí que un grupo de activistas ingleses haya iniciado una campaña para promover la donación de sangre de una manera muy atractiva y hasta impactante: exponiendo su sistema circulatorio. No el real, claro, sino una réplica conseguida con la técnica del body-painting.

La campaña, auspiciada por el Servicio Nacional de Seguridad del Reino Unido, aprovecha la inminente celebración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 para atraer el interés de la gente sobre este importante y vital asunto.

[laughing squid]