*

X

Impresionante panorámica interactiva del Gran Colisionador de Hadrones

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/15/2012

Una vista panorámica del Gran Colisionador de Hadrones, la impresionante máquina del CERN donde más de 2 mil investigadores de 37 países reproducen las condiciones en que se formó el universo; ahí fue donde se probó la existencia del bosón de Higgs.

 

En los últimos días mucho se ha hablado del  Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés) y sobre todo del Gran Colisionador de Hadrones, la invención contemporánea más crucial para entender procesos físicos atómicos y relativos a la formación del universo; recientemente, además, fue en esta máquina donde se probó la existencia del bosón de Higgs, la llamada "partícula de Dios" que explicaría por qué el universo adquirió materia.

En esta interesante animación puede conocerse, con vista panorámica, el aspecto que tiene el Gran Colisionador de Hadrones, con sus 27 kilómetros de circunferencia, sus 116 metros de base y sus 12,500 toneladas de peso. El Colisionador, por cierto, que se encuentra en Ginebra, fue construido en unas instalaciones subterráneas. 

Recordemos que el Gran Colisionador de Hadrones es en esencia un acelerador de partículas subatómicas. Su diseño permite acelerar protones hasta 99.9999991% de la velocidad de la luz, luego de lo cual colisionan y, con esto, reproducen las condiciones del Big Bang y los orígenes del cosmos. Los investigadores del CERN (más de 2 mil, provenientes de 37 países distintos) se encargan de estudiar las partículas que se desprenden de dicho impacto para entender la evolución de nuestro universo.

[TIME]

Te podría interesar:

La inmortalidad del ser humano, ¿una imagen de ciencia ficción o una realidad posible?

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/15/2012

Lo que a mediados del siglo pasado se pensaba como algo irreal, ahora ya es una realidad. La tecnología y la ciencia han evolucionado con tanta rapidez, que el científico Ray Kurzweil predice la inmortalidad humana para el 2042.

El estigma de “loco” con el que científicos viven, muchas veces termina por revelar una verdad que, en principio parece disparatada, pero que años después, es una realidad de la que años antes nadie imaginaba. Este es el caso de Ray Kurzweil.

El aclamado científico afirma que en 30 años, los seres humanos seremos inmortales y el planeta Tierra será algo irreconocible. Esto se deberá a la enorme velocidad con la que la tecnología avanza; no sólo se trata de un avance que además de ser propositivo en todos los sentidos, es  natural con el paso del tiempo, sino que en la actualidad, la ciencia avanza de modo tan exponencial, que cualquier milagro científico podría suceder. ¿Quién, hace 15 años, imaginaria poder almacenar 160 GB de música en un minúsculo gadget?

Kurzweil afirma que los seres humanos no pueden decir, ni les importa, cuál es la diferencia entre la realidad virtual y la realidad efectiva, o la que existe entre un humano y un robot. Considerando estos dos rubros, el rumbo de la vida terrestre cambiaría drásticamente, inclusive también lo haría la manera en que los humanos percibimos la realidad, a nuestro entorno y a nuestros congéneres.

“Si esto se le hace disparatado, sólo piense en la facilidad con que los humanos ya podemos viajar al universo entero y recorrerlo”, dice Kurzweil.  

Quizá todas las afirmaciones de Ray Kurzweil suenen delirantes, pero sus teorías siempre han estado respaldadas por hechos reales: este hombre predijo el enorme crecimiento científico y tecnológico que hemos estado experimentando en las últimas décadas.

Kurzweil plantea en su libro The Singularity is Near que uno de los principales problemas para concebir este crecimiento, es que los humanos concebimos la vida, y todo lo que la rodea, como algo lineal, por eso es difícil imaginar la idea de convivir en otro entorno totalmente distinto . Si analizamos los sucesos de las últimas décadas, y si seguimos la tendencia que hasta ahora ha perdurado, podremos afirmar que en 10 años la tecnología del presente mejorará a más del doble.

Según Kurzweil, la realidad actual se puede localizar en la gráfica como la curva (C). Los algoritmos matemáticos son una clara representación de este crecimiento. Los mercados bursátiles, los motores de búsqueda de Google, son sólo algunos ejemplos que reflejan el acelerado crecimiento que la tecnología ha tenido hasta ahora, por lo cual se torna inimaginable qué pasará en 30 años.

Para cerrar, Kurzweil reflexiona acerca del fenómeno iPhone. Este pequeño aparato es mucho más poderoso que una IBM 7030 que costaba, hace más de 20 años, $13.5 MDD y su tamaño era del de una habitación estándar. Ahora, el iPhone cabe en el bolsillo del pantalón y cuesta alrededor de $900 dólares.

[Inc]