*

X

Animales recorriendo un Dubai posthumano (FOTOS)

Por: pijamasurf - 06/18/2012

Richard Allenby-Pratt Imagina nun Dubai en que la burbuja financiera ha explotado y sus rascacielos y lujosas mansiones ha sido abandonados a la inclemencia del tiempo, y donde vagan los animales

Dubai, la llamada "Disneylandia para adultos", es el emblema de una ambición fantástica que ha llevado lujos y excesos de confort a uno de los más áridos desiertos del mundo. Un paraíso artificial dentro de una burbuja financiera: cientos de edificios detenidos, con grietas y fugas, proyectos interrumpidos por la crisis. Casi todo se ha construido a través del crédito y la deuda supera el producto interno bruto;  los grandes rascacielos, las islas artificiales o las pistas de esquí son las fachadas de una decadencia interna.

El fotógrafo Richard Allenby-Pratt, percibe el reverso inminente de esta ambición e imagina un mundo en el que la fragilidad de un sistema económico inarmónico con el medio ambiente ha provocado la desaparición o el éxodo humano. Permanecen los edificios abandonados como reliquias de un proyecto megalómano que ha tenido que abortarse; los animales han heredado la Tierra (¿son los animles de los exóticos zoológicos de este emirato que vagan entre la desolación?). La serie Abandoned imagina este futuro distópico con los animales como testigos silencios, desafectados entre los rescoldos.

Allenby-Pratt ha trabajado como fotógrafo de publicidad y diseño en Dubai, de esta experiencia seguramente obtiene la inspiración para desarrollar esta visión desesperanzadora que conjura, con un cuativador letargo visual, una sombra que se yergue sobre la fantasía descomunal que es Dubai.

Un par de hienas descansan al lado del muro de un conjunto habitacional que nunca acabó de construirse.

Antílopes pacen en el desierto aledaño a un rascacielos interrumpido.

Un puma recorre un hotel que se ha convertido en un laberinto de palmeras quemadas.

Un pavorreal por lo que parece ser el "club de playa" de un hotel abandonado. 

Un perro salvaje africano contempla el horizonte en un terreno abandonado.

Zebras se confunden con las calles vacías.

Arruís (carneros de berberia) a través del arco de lo que parece ser una mansión inacacabada.

Un león parece reflexionar sobre el abandono humano desde el esqueleto de un edificio.

[Allenby-Pratt]

Te podría interesar:

¿Renunciarías al sexo a cambio de alguna de estas 7 cosas?

Por: pijamasurf - 06/18/2012

Según diversos estudios y encuestas, no son pocas las personas que renunciarían a sostener relaciones sexuales a cambio de cosas tan disímiles como un iPhone, una conexión a Internet o dejar de llevar libros voluminosos consigo.

Aunque nuestra cultura contemporánea privilegia el sexo sobre muchos otros comportamientos, posesiones y demás, en lo personal no son pocos quienes renunciarían a su ejercicio y las satisfacciones que este conlleva a cambio de otros bienes muy específicos.

Así, de acuerdo a diversas encuestas, el sexo no está por encima de cosas como un iPhone, un cuerpo escultural o una buena noche de sueño reparador, incluso por algo tan simplón como revisar el Facebook.

En el primer caso, el del tan valorado teléfono de la firma Apple, una encuesta dada a conocer por la compañía en el quinto aniversario del gadget, el pasado 18 de junio, 15 personas de cada 100 preferirían pasar un fin de semana sin sexo a un fin de semana separadas de su iPhone.

Por otro lado, el sexo también lo utilizaría como moneda de cambio 68% de las mujeres con tal de conseguir una mejor figura. Esto según las revistas SHAPE y FitSugar, cuya encuesta reveló que dicha proporción pasaría un mes sin relaciones sexuales con tal de lucir perfectas en bikini.

The Better Sleep Council, una organización sin fines de lucro que estudia los hábitos de sueño entre la población estadounidense, encontró que un 12% de estos prefería una noche de tranquilidad y descanso a una de desenfreno carnal.

Sin mucha sorpresa, Internet es también un rival notable de las delicias que da el sexo, pues ahora su importancia es tal que, de acuerdo con el Boston Consulting Group, 21% de personas serían capaces de renunciar a 1 año de sexo si a cambio se les diera 1 año de acceso a Internet. Y, todavía más inesperado, 2 de cada 10 mujeres encuestada por la revista Cosmopolitan consideraron mucho más soportable una semana sin sexo que una semana sin poder saber qué han posteado sus amigos en Facebook.

Como se ve, se trata de intercambiar un placer por otro. Y dentro de estos quizá ninguno tan elemental como la comida. Apenas en febrero pasado la revista Bon Appetit encontró que 3 de 4 personas, ¡el 75%!, están dispuestas a canjear una relación íntima por su platillo favorito.

Finalmente, una cuarta parte del agobiado sector de los estudiantes universitarios aceptó que si le dieran a escoger entre el sexo y dejar de llevar voluminosos libros consigo, se inclinarían sin duda por esto último.

 Ahora quizá la pregunta sea si estas personas que se dicen dispuestas a renunciar al sexo a cambio de otro bien "mayor", respondieron tal cosa por la "distancia psicológica" relacionada con el autocontrol de la que habla Kentaro Fujita, y según la cual es mucho más fácil que alguien tome una decisión donde demuestra autocontrol, cuando piensa que el asunto a resolver se encuentra distante en el tiempo.

[Huffington Post]