*

X

Obama vs Romney 2012... y el ganador es: Goldman Sachs

Por: pijamasurf - 05/22/2012

El poderoso banco Goldman Sachs ha aceitado el terreno, asegurándose de que gane quien gane en la elección presidencial de Estados Unidos, Goldman gana y las cosas seguirán igual.

En estos momentos Goldman Sachs celebra la triunfal cotización bursátil de las acciones de Facebook, la cual orquestó y en cuya venta inicial obtuvo mas de mil millones de dólares. Pero el pastel no termina ahí para este banco que perennemente supera sus máximas ganancias.

Ante el proceso electoral de este año en Estados Unidos, Goldman, como suele hacer, ha asegurado el privilegio de ambos candidatos, con jugosas donaciones a sus campañas. La historia se repite.

En el 2008 Goldman Sachs fue uno de los principales contribuidores a la campaña de Obama, quien, como candidato había prometido acabar con los privilegios y con el amafiado modus operandi de Wall Street --una promesa sumamente popular en el centro de una profunda crisis financiera que aún afecta los bolsillos de la clase medi y baja de Estados Unidos. Evidentemente Obama no sólo no acabó con esta estructura que asfixia al ciudadano promedio ("como un calamar vampiro", en palabras del analista Matt Taibi), sino que ayudó a incrementar el poder de los grandes bancos.

Goldman Sachs fue el banco que más dinero recibió del rescate multimillonario de la aseguradora AIG,  pese a que había jugado un papel importante ( y moralmente nefando) en la especulación financiera que propicio la debacle de esta aseguradora y de la burbuja inmobiliaria. A un año de la crisis que supuestamente arrastró a todo Estados Unidos, Goldman Sachs ya reportaba un récord de ganancias. Millones de estadounidenses, mientras tanto, habían perdido su trabajo y luchaban por pagar sus monumentales deudas.

Obama, como otros presidentes antes, no sólo le pagó a Goldman Sachs con miles de millones de dólares de los contribuyentes a través del rescate financiero, también lo hizo colocando hasta a 10 ex ejecutivos de Goldman en su gabinete financiero y en su staff más cercano.

 

Pese a esta connivencia íntima con Barack Obama, Goldman Sachs también duerme con su adversario, el virtual candidato presidencial republicano Mitt Romney. Nadie aportó más a la campaña para la nominación republicana de Romney que Goldman Sachs, de esta manera seguramente cubriendo sus espaldas y asegurando que, gane quien gane, Goldman gana y las cosas seguirán igual. Después de todo, estas donaciones pueden verse como inversiones, y considerando las futuras ganancias, son inversiones quizás aún más jugosas que las que han hecho los socios de Facebook. ¿Quien dice que no se puede exprimir, incesantemente, jugo de una burbuja?

Te podría interesar:

“Dejemos que los poetas lloren hasta dormir”: la melancolía de dormir en las calles de Tokio

Por: pijamasurf - 05/22/2012

"A quien hemos visto dormir ya no podremos odiar nunca", escribió Elias Canetti, dejando ver la vulnerabilidad que nos asalta cuando dormimos, la misma que el fotógrafo Adrian Storey captó en estas personas sorprendidas por el sueño en plenas calles de Tokio.

Dormir es sin duda uno de los momentos más vulnerables de la vida animal, incluido el ser humano, una situación en la que nos encontramos expuestos lo mismo exterior que interiormente, bajas las defensas de la conciencia. “A quien hemos visto dormir ya no podremos odiar nunca”, escribió Elias Canetti en uno de sus aforismos, haciendo eco de esta fragilidad que sobreviene cuando dormimos y en el consecuente impulso de protección que surge en los otros al vernos en este estado.

El fotógrafo Adrian Storey, que reside en Tokio, compiló una interesante serie en la que el motivo común es personas comunes y corrientes durmiendo en la calle. No se trata de vagabundos, mendigos o personas sin hogar obligadas a vivir sin techo. Son, por el contrario, personas a quienes la noche o el cansancio o la ebriedad sorprendieron fuera de su casa, haciendo de la vía pública el único sitio para pernoctar y dar tiempo a que los efluvios del alcohol o el trabajo salieran de su cuerpo.

Ya en flickr, donde inicialmente Storey publicó las imágenes, la galería lleva el nombre de Let the poets cry themselves to sleep (“Dejemos que los poetas lloren hasta dormir”), una línea de Poison Oak, la canción de Conor Oberst, un título un tanto melancólico que se corresponde con las escenas tomadas: oficinistas, mujeres, estudiantes, todos durmiendo, cobijados únicamente con una manta invisible de desamparo.

Mira más fotos de “Dejemos que los poetas lloren hasta dormir”, de Adrian Storey, en este enlace.