*

X

Matemáticos revelan método para ganar en la ruleta de un casino

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/13/2012

Aunque se trata de un evento sumamente caótico en el que incluso el factor más ínfimo decide la victoria o la derrota, matemáticos aseguran haber encontrado un método para derrotar a un casino jugando a la ruleta.

Hace casi cuarenta años, en la década de los 70, un joven universitario de nombre Doyne Farmer, derrotó a “la casa” jugando a la ruleta en un casino de Nevada, y esto no por buena suerte ni por casualidad, sino porque entonces Farmer poseía ya los suficientes conocimientos en matemáticas y computación como para realizar los cálculos que a la postre le otorgarían la victoria.

En aquella época, sin embargo, Farmer se negó a revelar su secreto, hasta ahora y a raíz de la publicación de un artículo en el que dos colegas suyos aseguran que basta una computadora portátil e incluso un teléfono inteligente para revertir las probabilidades de ganar en la ruleta a favor del jugador.

Según Michael Small y Michael Tse ―de las universidades del Oeste de Australia en Perth y la Politécnica de Hong Kong, respectivamente― la clave de la victoria está en registrar el momento en que la pelota y la rueda giratoria pasan por un punto señalado de antemano. Este modelo divide al juego en dos: por un parte, lo que sucede cuando la pelota rueda por la circunferencia de la ruleta y luego cae (lo que es altamente predecible) y, por otra, lo que sucede después de la pelota comienza a saltar (lo que es caótico y difícil de predecir). Partiendo del primer aspecto, Small y Tse pudieron calcular dónde aproximadamente la pelota comenzará sus saltos erráticos y, por lo tanto, en que parte de la ruleta es más probable que se detenga.

Los investigadores utilizaron un dispositivo de recuento similar al de Farmer, acertando en qué mitad de la ruleta caería la pelota en 13 de 22 eventos; por otra parte, en 3 intentos el modelo predijo exactamente la casilla ganadora. Con esto, las probabilidades pasaron de 2.7% a favor de la casa, a 18% a favor del jugador (en ruletas de estilo europeo). Estas pruebas se realizaron otras 700 veces utilizando un sistema automatizado de grabación.

En opinión de Farmer, los cálculos de sus colegas se distinguen de los suyos en que estos suponen que la principal fuerza que detiene el movimiento de la pelota es la fricción en la ruleta, aunque según él la verdadera responsable es la resistencia del aire.

Sea como fuere, Small piensa que los dueños de los casinos saben de esta multitud de ínfimos factores que determinan la victoria o la derrota de alguien, el jugador o la casa. Incluso Holger Dullin, experto en mecánica y teoría del caos de la Universidad de Sydney, piensa que las casas de juego podrían prevenir el desfalco simplemente cerrando las apuestas antes de que, en el caso de la ruleta, la pelota haya girado lo suficiente como para realizar los cálculos mínimos que el asunto requiere.

Con todo, el investigador de Perth dice saber de personas que además de intentar este truco, les ha funcionado.

Si tú, lector, quisieras probar suerte, puedes empezar consultando el artículo de Small y Tse haciendo clic en este enlace (INGLÉS/PDF).

[New Scientist]

Te podría interesar:

Meteorito que extinguió a los dinosaurios pudo sembrar vida fuera de la Tierra

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/13/2012

Dando un giro interesante a la conocida teoría de la panspermia, el astrofísico japonés Tetsuya Hara y otros colegas consideran que un asteroide como el que impactó la Tierra causando la extinción de los dinosaurios pudo sembrar vida en otros puntos del Sistema Solar e incluso fuera de este.

El origen de la vida en el universo debe ser el enigma más inquietante tanto para los especialistas como para las personas comunes que, en cierto momento, se han preguntado cómo y por qué de algo aparentemente inerte surgió la complejidad de organismos que han poblado nuestro planeta y muy posiblemente otros.

En un artículo publicado recientemente, Tetsuya Hara, de la Universidad Kyoto Sangyo, y otros colegas aventuran la posibilidad de que la vida se originó en las colisiones que con cierta frecuencia ocurren en el cosmos: como la que extinguió a los grandes saurios de la faz de la Tierra hace 65 millones de años o las que más de 100 que se estrellaron contra la superficie de Marte.

Hara y sus colegas retoman en cierta medida la conocida teoría de la panspermia, según la cual la vida existe de por sí en el universo, distribuyéndose a lo largo y ancho de este por medio de meteoritos, asteroides y planetoides.

La novedad en el planteamiento del astrofísico japonés es que dan la vuelta a la idea de la panspermia y partiendo del hecho que de la Tierra es uno de los pocos lugares con vida comprobada, es muy probable que el meteorito que representó la extinción de los dinosaurios también haya sembrado la vida fuera de nuestro planeta.

De acuerdo con cálculos realizados por los científicos, el asteroide que se impactó en Chicxulub, en el sureste de México, pudo haber arrojado residuos a puntos tan aparentemente remotos como Encélado, la luna de Saturno, y Europa, la jupiterina, el cinturón de Kupier y quizá también algunos planetas extrasolares. Residuos que llevaban consigo agua, rocas y trazas del suelo de la Tierra.

“La probabilidad de que rocas originadas en la Tierra hayan alcanzado sistemas cercanos no es tan pequeña”, escriben Hara y compañía, quienes continúan:

Estimamos la transferencia de velocidad de microorganismo entre los sistemas estelares. Bajo ciertas presunciones, podría estimarse que el origen de la vida comenzó hace 10^10 años atrás en un sistema estelar, según las estimaciones de Joseph y Schild (2010a, b), se pudo propagar por la galaxia en 10^10 años y ciertamente pudo alcanzar la Tierra hace 4.6 mil millones de años (Joseph 2009), lo cual explicaría el origen de la vida en la Tierra.

Así, Hara et al suponen que hubo al menos 25 puntos en que la vida se originó hace 10^10 años, con material biológico dispersándose por la galaxia en el mismo tipo de eventos que produjeron el cráter de Chicxulub.

En cuanto a las críticas que se hacen este planteamiento, algunos ven con recelo que los microorganismos presente en los pedazos de roca del asteroide hayan podido sobrevivir las duras condiciones del espacio exterior y también la duración de la travesía. Si el impacto de Chicxulub ocurrió hace 65 millones de años y alcanzar Gliese 581 —una enana roja en la que al parecer existe el agua y por lo mismo podría albergar vida— tardaría 1 millón de años, entonces la vida habría tenido ya 64 millones de años para reproducirse o extinguirse.

Con información de Centauri Dreams y Cosmonoticias.