*

X

Por cada soldado estadounidense muerto en combate, 25 veteranos se han suicidado

Política

Por: pijamasurf - 04/16/2012

En años recientes más de 65,000 veteranos de guerra estadounidenses se han suicidado, la mayoría de ellos luego de sus experiencias en Afganistán e Irak y sin superar los 30 años de edad.

En una de las estadísticas más escalofriantes de la realidad militar estadounidense, hace unos días se dio a conocer que desde que las guerras en Afganistán e Irak comenzaron, poco después de los supuestos ataques terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, más de 65,000 veteranos de las fuerzas armadas de dicha nación han muerto por mano propia, es decir, han cometido suicidio. Para ponerla en perspectiva, esta cifra equivale a decir que por cada soldado caído en el campo de batalla en dichos combates, 25 veteranos se han suicidado, 1 cada 80 minutos, más o menos 6,500 por año.

Este lamentable fenómeno, reconocido por el Departamento de la Defensa de Estados Unidos, podría ser consecuencia del estrés post-traumático que muchos de los soldados desarrollan luego de su estancia en los países mencionados, producto a su vez de algún tipo de lesión cerebral sufrida durante su servicio.

Estimaciones recientes afirman que ser veterano de guerra duplica en promedio el riesgo de suicidio, pero entre hombres jóvenes con un rango de edad que va de los 17 a los 24 años, lo cuadruplica. Además de otros problemas de salud como el abuso de drogas, alteraciones en los patrones de sueño y en el comportamiento que afectan notablemente su vida personal y social.

Hasta el momento este asunto no ha merecido la atención que merece entre las instituciones que deberían hacerse responsables, a excepción de medidas superficiales como la apertura de una línea telefónica de atención inmediata dedicada especialmente a brindar orientación y apoyo a posibles suicidas (una "suicide hotline").

El asunto, por supuesto, nos invita a reflexionar un poco sobre las historias personales, esos pequeños dramas, de una institución (el ejército estadounidense) cuyo papel en efecto ha sido más que polémico. Si bien es innegable el dolor y el sufrimiento causado por algunos de estos soldados en territorio iraquí o afgano, igualmente es digno de compasión el que sufren las familias de estos suicidas y acaso también estos mismos, que vieron en la muerte inmediata, inaplazable, la única solución a sus conflictos.

[NYT]

Te podría interesar:

"La guerra antidrogas tiene un propósito diferente al anunciado": Noam Chomsky

Política

Por: pijamasurf - 04/16/2012

El siempre lúcido Noam Chomsky arremete de nuevo contra las políticas que enfrentan al narcotráfico por la vía armada y no la de la prevención, preguntándose por las ganancias que esta estrategia deja a quienes están involucrados en el negocio de las drogas.

En una charla espontánea con motivo del 45° aniversario de la revista académica NACLA (North American Congress On Latin America), Noam Chomsky aseguró el pasado 12 de mayo en Nueva York que el fracaso de la llamada “guerra contra las drogas” es ya internacional, pues sus efectos adversos se extienden por todo el continente americano, incluyendo a Estados Unidos, y a ámbitos de la vida que van más allá de la criminalidad y lo jurídico.

Chomsky criticó que sobre la prevención y el tratamiento, los planeadores de estas políticas en su país prefieran el ataque directo y armado al problema del narcotráfico, además de mover estas acciones al extranjero y no en su propio territorio. Según Chomsky, este modus operandi solo ha generado perversas consecuencias que terminan afectando a quienes no necesariamente están involucrados con las organizaciones criminales y que, con cierta frecuencia, pertenecen a los sectores más vulnerables de la sociedad:

Dado que el envenenamiento de cosechas en lugares como Colombia a través de la fumigación antidrogas beneficia a los grandes intereses agrarios y destruye la vida de los campesinos, que la violencia ha desplazado o destruido el tejido social de comunidades en varios países de América Latina y debido a que las políticas antinarcóticos aplicadas dentro de Estados Unidos se ha encarcelado a un vasto sector de la población pobre, sobre toda la afroestadounidense y latina, se tiene que preguntar si estas son consecuencias predecibles, o sea intencionales, de las políticas antinarcóticos.

El también lingüista del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts no siembra gratuitamente esta duda, pues se ha comprobado que paralelamente a estas consecuencias nefastas, la guerra antidrogas también ha venido acompañada de cuantiosas ganancias, solo que, a diferencia de los males, estas son usufructo exclusivo de unos cuantos, una élite, “un amplio sector empresarial está de alguna manera involucrado con el narcotráfico”, según palabras de Chomsky.

“No creo que la guerra contra las drogas sea un fracaso: tiene un propósito diferente al anunciado”, sentenció Chomsky. 

[La Jornada]