*

X

Médico descubre la posición exacta del Punto G en mujer de 83 años

Salud

Por: pijamasurf - 04/26/2012

Adam Ostrzenski, médico semi-retirado de Florida, asegura haber descubierto, esta vez sí, la posición exacta del enigmático Punto G, luego de pasar 7 horas inspeccionando la cavidad vaginal de una mujer de 83 años.

El Punto G es, hasta la fecha, uno de los loci más enigmáticos de la anatomía femenina, uno para el cual muchísimos médicos, sexólogos y especialistas varios del placer libidinal han trazado rutas supuestamente certeras para alcanzar dicho objetivo, del cual se dice que una vez activado, es capaz de detonar una ola desmesurada de placer orgásmico en el cuerpo de la mujer.

El miércoles de esta semana, por medio de un artículo publicado en el prestigioso Journal of Sexual Medicine, el Dr. Adam Ostrzenski clamó haber encontrado, esta vez sí, la ubicación exacta del Punto G, esto luego de realizar una exploración post-mortem en una anciana polonesa de 83 años.

Debido a las restricciones existentes en Estados Unidos para estudiar cadáveres, Ostrzenski tuvo que trasladarse a la Universidad Médica de Varsovia, en cuyo Departamento de Medicina Forense tuvo acceso al cuerpo de esta anciana.

Luego de siete horas inspeccionando las distintas capas de tejido que componen la pared vaginal, Ostrzenski descubrió tejido eréctil agrupado en forma de pequeños racimos y situados a manera de saco a lo largo de un centímetro: “una profunda, profunda estructura” anidada entre la quinta capa de la pared vaginal, la fascia endopélvica, la quinta capa y la membrana perianal dorsal.

El anuncio de Ostrzenski fue recibido por algunos con entusiasmo, pues se reconoce el mérito del galeno para aislar una estructura específica de la capacidad orgásmica femenina. Pero igualmente otros han criticado el estudio asegurando que la evidencia es pobre en comparación con lo escandaloso del “descubrimiento”, sin mencionar el hecho de que el examen se realizó en un cuerpo inerte. En este sentido, la manera más obvia de comprobar las conclusiones de  Ostrzenski sería poniéndolas en práctica.

[LA Times]

Te podría interesar:

28 años de sol sobre un rostro: impactante fotografía muestra los efectos de la exposición solar

Salud

Por: pijamasurf - 04/26/2012

Esta impresionante fotografía muestra a un hombre de 69 años que trabajó buena parte de su vida como conductor de camiones, exponiendo al Sol una mitad de su rostro más que la otra; un ejemplo casi increíble de lo que la radiación solar provoca en la piel humana.

En años recientes hemos atestiguado el surgimiento y la popularización de campañas que nos previenen contra los efectos del Sol sobre nuestra piel, particularmente cuando nos exponemos a sus rayos durante un periodo prolongado y sin la protección necesaria. Y si bien nuestro cuerpo también necesita de la luz solar para funcionar correctamente y cumplir ciertos procesos elementales (por ejemplo, la fijación del calcio en los huesos), en este, como en otros casos, cabe la consabida consigna de que todo en exceso se vuelve perjudicial.

Prueba de esto es la fotografía que acompaña esta nota. Como se puede ver, el rostro retratado está visiblemente dividido en dos: por un lado, una faz que si bien manifiesta ya las señales propias del envejecimiento natural (arrugas en los ojos y en las comisuras de la boca, en la frente, etc.), posee un aspecto inmejorablemente saludable en comparación al otro extremo, en el cual las grietas observadas hacen pensar de inmediato en alguno de esos eriales castigados por una sequía inclemente.

Esta dualidad, que parecería producto del maquillaje que se aplica en la fabulación cinematográfica, es sin embargo totalmente real. El rostro pertenece a un hombre de 69 años que prefirió mantenerse en el anonimato, pero de quien se sabe que durante 28 años trabajó como conductor de camiones, oficio que, entre otras particularidades, le valió exponer al sol una parte de su rostro más que la otra. 

El caso ya fue retomado por investigadores de la Northwestern University de Chicago, como un ejemplo insigne del efecto que los rayos ultravioleta del Sol ejercen en los procesos de envejecimiento y deterioro de la piel humana.

[Daily Mail]