*

X

Pollos industriales son alimentados con cafeína, antibióticos prohibidos y Prozac

Por: pijamasurf - 04/09/2012

Se da a conocer que en la carne de pollo hay concentraciones de químicos como la cafeína, antibióticos prohibidos e incluso antidepresivos como el Prozac, coctel farmacológico totalmente lógico en el contexto de la producción intensiva de alimento.

La producción intensiva de alimentos, específicamente en el caso de los distintos ganados de consumo humano, ha degenerado en prácticas que con cierta frecuencia generan efectos adversos tanto a la salud humana como a la integridad y a l dignidad de los animales criados para tal efecto.

Una investigación reciente del The New York Times pone al descubierto que en ciertas muestras de carne de pollo se acumulan los más sorprendentes y diversos químicos, entre ellos cafeína, antihistamínicos, antibióticos prohibidos para su uso humano (en particular acetaminofeno y fluroquinolones), arsénico e incluso un antidepresivo como el Prozca (en el caso del pollo criado en China).

Este inaudito coctel farmacológico tiene, en ciertas sustancias, razones totalmente lógicas y racionales: la cafeína mantiene despiertos por más tiempo a los animales, lo que se traduce en más tiempo comiendo. El Prozac, por otra parte, mitiga la condición nerviosa de las aves que se exacerbada por las brutales condiciones de estrés propias de las granjas de producción.

Y por si este escenario no fuera lo suficientemente atroz, los encargados de estos lugares aseguran desconocer a detalle el alimento que recibe su ganado, pues simplemente emplean el que reciben de sus propios proveedores (grandes compañías del sector alimentario).

[treehuger]

Te podría interesar:

En Inglaterra niño confunde granada de mano activa con huevo de Pascua

Por: pijamasurf - 04/09/2012

Durante las festividades pasadas en la localidad inglesa de Holford un niño confundió uno de los tradicionales huevos de Pascua con una granada de mano activa, al parecer vestigio de la Segunda guerra mundial.

La búsqueda del huevo de Pascua, una de las tradiciones más características del mundo anglosajón, tuve en este año una manifestación por demás inusitada en Inglaterra, pues un niño de tres años encontró casualmente una granada de mano, confundiéndola no con los simpáticos ovoides coloridos de dicha temporada sino con una piedra cualquiera. Por fortuna uno de los adultos presentes en el evento, Stuart Moffatt, de 34 años, alcanzó a distinguir el explosivo y alejó de inmediato al resto de los niños que ahí se encontraban. “Comenzábamos el conteo de los huevos y al final de la búsqueda vi a un niño de tres años parado sobre un objeto. Era café, como de 4 pulgadas (10 cm). Se veía como un huevo de Pascua, pero era una granada de mano. Estaba imrpesionado. El niño que estaba parado sobre esta pensó que era una piedra”. Luego de avisar a los organizadores de la celebración, un equipo antibombas de la localidad (Holford, West Somerset) se trasladó para desactivarla como es debido, detonándola en un lugar seguro. Al parecer se trataba de un vestigio de la Segunda guerra mundial, durante la cual hubo una base militar estadounidense en la zona. [Huffington Post]