*

X

Laberintos neuronales de sal: la obra de Motoi Yamamoto

Por: pijamasurf - 03/23/2012

El artista japonés Motoi Yamamoto utiliza sal para entretejer hipnóticos patrones e intrigantes figuras que nos llevan de paseo a la blanca unidad.

laberintos y puentes de sal del artista japones motoi yamamoto

En una minuciosa metáfora que alude a la intimidad propia del diálogo entre la individualidad y la totalidad, en un suculento juego de desdoblamiento mutuo, emergen los blancos paisajes de sal que plasma el artista japonés Motoi Yamamoto. Cientos de miles, quizá decenas de millones de granos de sal sintonizados para dar vida a un todo que va mucho más allá que la suma total de sus partes.

Resonando con un linaje probablemente alquímico, Yamamoto cataliza con admirable paciencia creativa su fascinación por la interconectividad entre todos los seres vivos, así como el rol que juega la sal, en un sentido tanto biológico como poético, en los dos grandes ecos arquetípicos de nuestra realidad: la vida y la muerte. Y tal vez sea por esto que los laberintos, túneles y escaleras sin fin que crea utilizando exclusivamente sal, manifiestan una esencia de notable pureza (la pulcritud del espíritu enfrentado, como el espejo que penetra el creador cuando asume su responsabilidad como microdios).  

En Japón, como en muchas otras culturas, la sal es un elemento ligado a la purificación, a la limpieza, que actúa con tajante eficiencia tanto en planos materiales como en planos físicos. Además, dentro de las tradiciones funerarias de este país, se utiliza para limpiar el cuerpo tras haber asistido a un entierro, así como para proteger espacios de la presencia de entidades no deseadas. 

"Dibujar un laberinto con sal es como seguir el rastro de una memoria. Las memorias parecen cambiar y dispersarse con el tiempo. De cualquier modo, lo que busco es la forma de tocar un momento precioso dentro de mis memorias, algo que no puede conseguirse mediante textos o imágenes. Siempre sigo silenciosamente el rastro, que es tanto controlado como descontrolado a partir del punto de inicio, tras haberlo completado", afirma este inspirador artista sobre su propia obra. 

Te podría interesar:

Esculpiendo portales a otros mundos, la obra de Scott Hazard

Por: pijamasurf - 03/23/2012

La fascinación por manifestar una puerta a otro mundo, un conducto hacia otra realidad, es captada en la obra del artista estadounidense Scott Hazard: una invitación a crear tu propio portal dimensional en la cotidianidad

Hay un cierto infantilismo cósmico en adorar las puertas a otras dimensiones. En querer casi forzar espacios que interconecten universos o realidades aparte. En Pijama Surf nos declaramos presa fácil de este sublime y pueril placer de imaginar y encontrar en todos lados  puertas interdimensionales, vórtices,  agujeros de gusano,  espejos atravesables, túneles cósmicos... como cuando eramos niños y entrabamos a un clóset o a un baúl y pensabamos que podríamos salir del otro lado del mundo. Y como seguidores confesos de los portales celebramos su mística y todo aquello que los evoque.

Así entonces la obra de Scott Hazard que coloca con híbrida inventiva portales en el mundo cotidiano. Vagas perforaciones concéntricas que simulan las ondas de un vórtice, similar a los que conectan universos paralelos en la popular serie de ciencia ficción Fringe. Momentos en los que la física hiperdimensional penetra nuestro mundo, anomalías y singularidades que revelan la frágil estructura que sustenta nuestra realidad. Producciones pop de lo que W.B. Yeats llamó "el estremecimiento del velo".

Scott Hazard, basado en Carolina del Norte, fusiona la fotografía con la escultura para crear escenas en 2D con elementos de 3D, usando fotos cuidadosamente rasgadas y deterioradas para convocar la manifestación de un portal o una nube vorticial

 

"Si la mente es una válvula reductora, barajando una serie interminable de estímulos para arribar a la información más pertinente, estas piezas son reflexiones y extensiones de ese proceso. Cuando la mirada del observador entra y atraviesa las capas de cada constructo, la visión se vuelve palpable, brindando una experiencia visual articulada y un espacio para merodear en cada imagen", dice Hazard sobre estas fotoconstrucciones. 

 

[io9]