*

X
Tras un minucioso ejercicio realizado por el crítico de música clásica del NY Times, Anthony Tomassini, se completó una lista con los 10 grandes compositores de la historia.

Sí, sabemos que cualquier listado es, esencialmente, subjetivo. Cualquier top 10 con el que nos encontramos, cualquier lista con los mejores discos, los mejores futbolistas, las mejores películas, incluso cuando la selección se realiza de acuerdo con criterios "justificados", a fin de cuentas va a proyectar la subjetividad de un individuo (o un grupo). Y obviamente esta no es la excepción.

Pero, por otro lado, Anthony Tomassini, crítico de música clásica el New York Times, tiene amplios conocimientos en esta materia y, al vivir de ello, sin duda habrá refinado su criterio al exponerse cotidianamente a nuevas y viejas composiciones, interpretadas por decenas de orquestas bajo la batuta de múltiples directores. 

"Si tratas de compilar una lista de los 10 más grandes compositores de la historia, ¿cómo procederías? Para mí el punto no está en la lista resultante, sino en el hecho de que sumergirte en este proceso puede ser altamente instructivo y clarificador, así como exasperante y divertido", afirma Tomassini.  

Para lograr acuñar una lista coherente, tratando de llevarla un pequeño paso más allá de su gusto personal, el crítico del diario neoyorquino decidió establecer una ruta que culminaría con la difícil selección.

Primero publicó un artículo preliminar en el que manifestaba su ardua misión y mencionaba algunos de los criterios que estarían orbitando alrededor del proceso de selección, por ejemplo, solo tomar en cuenta a compositores que ejercieron después del barroco tardío (pues antes de eso el abanico de estilos es demasiado complejo), descartar cualquier compositor aún vivo (pues carecemos de una mirada retrospectiva para evaluar su influencia y trascendencia en el tiempo), tomar en cuenta algo así como la exquisitez musical, la innovación y la influencia en compositores posteriores.  

Tras haber ventilado el proyecto al cual dedicaría las próximas semana de su vida, Tomassini invitó a los lectores del diario a proponer, preferentemente con argumentos, compositores que, a su consideración, debiesen estar incluidos en la lista. Y tras haber procesado la retroalimentación del público y haber consumado un largo ritual de inmersión en los más finos senderos de la música clásica, finalmente anunció su esperada selección.

  • 10- Béla Bartók (1881-1945)

"Enseñó otro camino, una amalgama de tonalidad, escalas poco ortodoxas y maravillas atonales".

The Miraculous Mandarin (Suite) by NYOC

 

  • 9- Richard Wagner (1813-1883)

"El ciclo del Anillo se ha convertido en una carta de entrada para cualquier compañía de ópera que desee ser respetada. Los últimos 20 minutos de Die Walküre pudiesen ser la música más tristemente hermosa jamás compuesta".

Siegfried Idyll - Richard Wagner by wonderfulmusic

 

  • 8- Giussepe Verdi (1813-1901)

"El hecho de que una nueva producción de una ópera de Verdi pueda provocar tan sentidas pasiones entre audiencias alrededor del mundo es un testimonio de su perenne riqueza".

 

 

  • 7- Johannes Brahms (1833-1897)

"Por momentos se debatió entre su intento por ampliar la herencia Clásica con acercamientos progresivos hacia nuevos terrenos. Y en lo que mejor hacía (sinfonías y conciertos, trabajos para cámara y solos para piano) tienen la emocionante grandeza y extravagancia de Beethoven".   Brahms Intermezzo, B minor, Op.119 by Loyola Kinch

 

  • 6- Igor Stravinski (1882-1971)

"El día que Stravinski murió fue como si el propio suelo de la música se desplomase".

 

 

  • 5- Claude Debussy (1862-1918)

"Con un pionero lenguaje armónico, la sensual belleza de su sonido y su extravagante instinto freudiano, fue el puente a través del cual la música continuó su camino hacia el siglo XX".

Debussy - Printemps, Modéré by jasonweinberger

 

  • 4- Franz Peter Schubert (1797-1828)

"Tienes que amar a un tipo que murió a los 31 años enfermo, en la miseria y marginado por todos excepto por un reducido grupo de amigos que le admiraban. Por sus cientos de solitarias composiciones, Schubert es una figura central en la vida de los conciertos". 

 

 

  • 3- Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)

"Poseedor de una facilidad técnica implacable, Mozart, uno de los dos más populares compositores, acuñó un exquisito trabajo orquestal  y, por si eso no bastase, tuvo una segunda innovadora carrera en la composición de óperas".  

 

 

  • 2- Ludwig van Beethoven (1770-1827)

"A pesar de no tener la técnica de Mozart [...] sus trabajos eran tan audaces e indestructibles que pueden sobrevivir una mala interpretación".

Beethoven Coriolan Overture by Rémy Ballot conductor  

 

  • 1- Johann Sebastian Bach (1685-1750)

El lugar de honor va para Bach por su "incomparable combinación de manejar magistralmente la ingeniería musical y una profunda expresividad".

JS Bach - Brandenburgischen Konzerte Nr.5 by alexandrelucca
JS Bach - Goldberg variations, aria by nicolamontecchio

 

Tras leer la lista definitiva de Tomassini, muchos cuestionaremos la ausencia de otros grandes como Liszt, Mahler, Haydn, Shostakovich, entre muchos, pero también es importante hacer énfasis en dos conclusiones: la primera, que sin duda resulta interesante conocer el ejercicio (y sus resultados) que realizó este amplio conocedor de música clásica. Y la segunda, y mucho más importante, confirmar que el mejor compositor de música clásica es, obviamente, el que más disfrutas. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis 

Consulta el artículo original en el New York Times: The Greatest I y II]

Te podría interesar:

¿Comía hongos alucinógenos Jorge Luis Borges?

Por: pijamasurf - 01/12/2012

¿Estuvo inspirado el genial escritor argentino por los psicodélicos, particularmente en la visión holográfica del Aleph? Una tesis que sugiere esto circula el Internet citando a su esposa como fuente.

No hay duda que pese a declararse  agnóstico, Jorge Luis Borges penetró los arcanos de la conciencia humana, logrando algunas de las mejores metáforas para describir, místicamente, al universo y la divinidad. ¿Pero esta claridad perceptiva fue el resultado nada más de sus lecturas y de su inteligencia o también pudo haber estado inspirada en el uso de psicodélicos para alterar su percepción? Aunque la imagen esterotípica que tenemos de Borges —la de un viejo ciego caminando por un laberinto con un bastón— hace que parezca desaforado sugerir que el gran escritor argentino tenía una afición por los hongos alucinógenos,  también es cierto que el universo guarda sus mejores secretos y que cosas más increíbles se han visto.

Existe una socorrida teoría en Internet que señala que la experiencia descrita en el Aleph, el momento culmen holográfico de la percepción de la totalidad implicada en una esfera tornasol de dos centímetros, fue inspirada por la ingesta de psilocibina, vía unos "pajaritos". Asimismo se ha esbozado que el "coñac" que tomaban Carlos Argentino —el  dueño del Aleph— es un código para otra bebida psicodélica. Ciertamente se podría argumentar que Borges no necesitaba de una estimulación externa para conjurar sus laberintos cósmicos y que ligar su literatura a los enteógenos es un desprovecho . De cualquier forma, como parte del mito que urde su madeja en la biblioteca universal que simula el Internet, reproducimos esta teoría:

«La tesis central, como ya adelanté, consiste en afirmar que en El Aleph don Jorge Luis deja un rastro del medio utilizado para alcanzar esas experiencias. El famoso seudo coñac, que Daneri sirve antes de bajar al sótano y que en vez de provocar los síntomas propios del alcohol, es decir relajación y amodorramiento, genera rigidez, malestar e insomnio, perdone la repetición. Hasta aquí claro, apenas un ejercicio de hermenéutica. Pero El Micólatra trae luego a colación un Congreso de Mística realizado en Ávila en 1993. El cónclave se cerró con una ponencia de María Kodama titulada "Jorge Luis Borges y la experiencia mística". Al concluir su exposición, la señora se prestó a una ronda de preguntas sobre el tema. Juan Goytisolo, sarcástico como es habitual, inquirió si Borges se arrojaba en paracaídas para provocarse esos trances místicos. La señora Kodama se tomó un instante y contestó, segura: "a Borges le gustaba comer pajaritos de monte". La platea se distendió en una carcajada de festejo a la "salida ocurrente". Ahora bien: el autor de la nota, que estuvo presente en aquel congreso, se internó años después en el estudio de los hongos embriagantes y otros enteógenos. Así dio con un libro del micólogo Gastón Guzman, en el que se describe a una seta denominada científicamente Psilocybe hoogshagenil, que crece en Argentina durante el mes de febrero en altitudes que oscilan entre los 1.000 y 1.800 metros. También se da esta especie en Colombia, Brasil y, especialmente, en los estados mexicanos de Oaxaca y Chiapas, donde se los encuentra entre julio y agosto. Estos hongos, según estudios químicos, poseen más de 0,30 por ciento de psilocibina y otro 0,30 por ciento de psilocina. Es decir, se trata de una seta que, una vez desecada, tiene una potencia alucinógena muy considerable. Guzman añade que esos hongos son conocidos en español con el nombre vulgar de “pajarito de monte”».

Como detalle de psiconáutica literaria, este texto de Rafael Toriz en el que se cita el recuento de Guillermo Cabrera Infante de una velada en la que el cubano llevó "space cakes" de hachís a una reunión en Londres con Carlos Fuentes (quien se escandalizó), Mario Vargas Llosa y Octavio Paz (quien desgustó el chocolate psicoactivo). Relata Cabrera Infante:

«Los ingleses permanecen borrosos como sombras en mi memoria. Pero recuerdo muy bien a Octavio (Paz), a quien acababa por fin de conocer. Cuando le ofrecí un pedazo de chocolate Carruthers… Octavio lo tomó como el manjar que era y se lo llevó a la boca —y se lo comió. Octavio, que conocía el peyote y la ganja, aceptó el regalo … Se mostró como se mostraría otras veces: un intelectual que no vacila en enfrentarse a la experiencia más provocadora de la cultura: ese cake venía de la cultura hippie … El gesto de Octavio sería igual ante la poesía y la política».

[Ayesha Libros]