*

X
Impresionantes diseños que combinan las experiencias personales con motivos científicos que enriquecen el valor simbólico de ese otro lenguaje corporal que es el tatuaje.

El tatuaje es quizá una de las expresiones más refinadas de estética personal, una especie de manifiesto personalísimo, casi críptico, que alguien decide llevar impreso en su propio cuerpo como cifra de situaciones a veces inexpresables a no ser por medio de esos trazos que se ven y se leen sobre la piel de una persona.

En este caso, a ese contenido vivencial que casi siempre acompaña a un tatuaje, se añaden motivos netamente científicos que complementan el contenido simbólico del diseño. Las imágenes se obtuvieron, un poco por accidente, luego de que Carl Zimmer, un popular ensayista de divulgación científica, preguntara a los lectores de su blog quién de ellos estaba tatuado y cuántos de estos eran tatuajes con alusiones científicas.

Zimmer, sorpresivamente, recibió un aluvión de respuestas, tantas, que reunió el material suficiente para editar un libro con los diseños más interesantes y mejor logrados, mismos que agrupó en seis grandes categorías (tan diversos son también los tatuajes): matemáticas, química, neurociencia, biología evolucionista, astronomía y ADN.

En esta imagen, por ejemplo, que pertenece al cuerpo de Lauren Caldwell, el tatuaje toma como modelo el primer astrario o planetario construido por Giovanni de Dondi en 1364, el primer reloj astronómico utilizado para conocer la posición del Sol, de la Luna y de los planetas, además de otros fenómenos de nuestro universo inmediato. En la espalda de Caldwell se puede observar el Engranaje de Mercurio.

 

Aquí una red neuronal en el pecho y el hombro de Gabriel Pato, con un diseño sumamente similar —en su armónico y tridimensional caos— al que forman dichas células en nuestro cerebro:

 

La estructura del ácido fúlvico, con la cual Cory Ptak obtuvo su grado académico en la Universidad de Cornell:

 

Una medusa ascendiendo por el talle de Dave Wolfeden:

 

 La célebre sonda espacial Voyager, cuya misión es encontrar los límites del sistema solar. El hombro es de Heather Wilkinson:

 

En la piel de Tyler Rollins, trazos simples para un gran invento y un no menos impresionante inventor: el fonógrafo de T. A. Edison (por cierto, hoy hace 134 años Edison dio a conocer su aparato al mundo):

 

Orgulloso portador de la proporción áurea, Brandon Davis eligió un diseño notable que combina tres de sus representaciones equivalentes: los rectángulos, la espiral y el número (irracional, aquí con 79 decimales) resultante al calcular dicha proporción:

[PopSci]

Te podría interesar:

“Merry LulzXMas’’: Hackers de Anonymous infiltran firma de seguridad y donan los recursos obtenidos

AlterCultura

Por: pijamasurf - 11/21/2011

Al más puro estilo de Robin Hood, hackers de Anonymous consiguen información bancaria de organismos militares, políticos y financieros para hacer donaciones a organizaciones no lucrativas.

Un grupo de hackers que se dijo parte de Anonymous aseguró ayer que robó cientos de números de tarjetas de crédito e información de clientes de una institución texana de investigación financiera, política y militar cuyos clientes incluyen a la Fuerza Área, contratistas miliares, agencias policiacas, compañías de tecnología y bancos.

Según declaró uno de los hackers, el objetivo de atacar Stratfor Global Intelligence era conseguir fondos de cuentas individuales para entregarlos como donaciones navideñas a organizaciones sin fines de lucro y de caridad como la Cruz Roja, Save the Children y otras. Algunos de los afectados reconocieron que se hicieron movimientos no autorizados desde sus cuentas.

“¡Gracias, Agencia de Inteligencia de la Defensa!”, se pudo leer en uno de los mensajes puestos al pie de una transacción de 250 dólares hecha gracias a la información obtenida con el hack.

“Todas eran de caridad, la Cruz Roja, CARE, Save the Children. Así que cuando la compañía de la tarjeta de crédito telefoneó a mi esposa, ella no estaba segura de si era yo donando. Me hizo sentir mal. Hizo sentir mal a mi esposa. Tuvimos que cerrar la cuenta”, declaró al respecto Allen Barr, empleado jubilado del Departamento Bancario de Texas.

Por su parte los miembros de Anonymous no perdieron la oportunidad de desear a todos “Merry LulzXMas’’.

[Bostoon Globe]