*

X
Fotógrafo indio capta una magnifica imagen de un pavo real levantando vuelo, la cual trae recuerdos del ave fénix, el poderoso símbolo del renacimiento a través del fuego.

Esta extraordinaria imagen de un pavo real volando —abriendo las alas en una celeste crucifixión— ha circulado en Internet recordando a algunos la poética leyenda del ave fénix. La imagen fue tomada por un aficionado indio a la naturaleza, Kulashekara, y destaca por capturar en todo su esplendor el vuelo de un ave que comúnmente se observa anclada a la tierra, pero que durante el vuelo reluce con los colores del sol naciente en sus alas y las joyas relumbrantes de su cola.

El pavo real es históricamente el ave que más semejanzas tiene con el fénix; al igual que el fénix, para el cristianismo el pavo real simbolizó la resurección y la inmortalidad (y por lo tanto a Cristo). Los egipcios, probablemente por su similitud descriptiva con el fénix, consideraban al pavo real un ave sagrada. Por su belleza, es comprensible que el pavo real fuera el ave favorita de la suprema diosa griega Juno.

En China se dice que  la cabeza del Ave Fénix guarda semejanza con el cielo, los ojos al sol, la parte trasera a la luna, sus alas al viento, las patas a la tierra  y su cola a la distancia. 

Jorge Luis Borges, en su Libro de los Seres Imaginarios, dice del fénix:

«Los antiguos creyeron que, cumplido ese enorme ciclo astronómico, la historia universal se repetiría en todos sus detalles, por repetirse los influjos de los planetas; el Fénix vendría a ser un espejo o una imagen del universo. Para mayor analogía, los estoicos enseñaron que el universo muere en el fuego y renace del fuego y que el proceso no tendrá fin y no tuvo principio».

 

Te podría interesar:
La famosa Marlice van Vuuren confronta a una manada de cheetahs en su natal Namibia provocando un radical encuentro entre felino y humano

La sexy y valiente conservacionista Marlice van Vuuren confronta y empatiza con una manada de cheetahs en Namibia en este espectacular video donde se conjugan la sensualidad felina y la femenina y la excitación que provoca enfrentarse a la salvaje otredad —el peligro y el descubrimiento.

Lo interesante del video es que Marlice no solo confronta su miedo (el cual parece haber superado hace mucho), también confronta a los también llamados guepardos en su miedo al ser  humano y provoca una relación que casi podríamos llamar catártica.

Marlice van Vuuren creció en Namibia en un rancho donde se dio refugio a decenas de animales heridos y cerca de la comunidad nativa de Bushmen (es una de las pocas personas de raza blanca que puede hablar la lengua de esta etnia). Su infancia la acostumbró a un maravilloso entorno de convivencia con la naturaleza, incluyendo los grandes gatos depredadores.