*

X

Olas de luz azul: dinoflagelados iluminan las playas de California (FOTOS)

Por: pijamasurf - 10/01/2011

Una espectacular invasión de plancton marino enciende las olas de las playas en San Diego, California.

No se necesitan alucinógenos para disfrutar este fino espectáculo bioluminiscente que se ha agolpado sobre las playas de San Diego, California, en las últimas semanas. La revista Transworld Surf ha registrado esta "marea roja" (paradójicamente azul) de dinoflagelados encendiendo las olas.

Los bañistas nocturnos han podido regodearse en una experiencia psicodélica natural provocada por microorganismos bioluminiscentes, plancton marino, que eclosionan en la orilla con su flamante franja de luz azul.

Curiosamente el fotógrafo, también surfer, dice que prefiere ver el agua transparente  —acaso como señal de que habrá buenas olas— para deslizarse diáfanamente.

 

Te podría interesar:

¿Crop Circles en 1678?

Por: pijamasurf - 10/01/2011

Un interesante recuento de 1678 describe un fenómeno paranormal asociado a la producción de círculos en los cultivos de Gran Bretaña.

 

El sitio Old Crop Circles se encarga de buscar evidencia sobre la existencia de los crop circles previa a la época de los pranksters y la tecnología moderna. Recientemente se desenterró ahi un reporte impreso en madera sobre una "noticia rara" en la que se hace alusión a un "diablo podador" que aparentemente habría trazado unos círculos en los cultivos de avena.

El panfleto data del 22 de agosto de 1678 y lleva el título de The Mowing-Devil: Or Strange NEWS out of Hertford-shire y muestra a un demonio con una guadaña haciendo un patrón geométrico en la cosechas. El texto dice:

«Siendo la historia verdadera de un granjero, quien negociando con un pobre podador sobre cortar tres acres de avena, después de que el podador le pidió demasiado, el granjero juró que el diablo habría de podar en vez de él. Y así sucedió, esa noche el cultivo de avena parecía estar en llamas, pero la siguiente mañana apareció tan ordenadamente podado por el diablo, u otro espíritu infernal, que ningún hombre mortal podría hacerlo así».

Un interesante recuento que si bien no constituye prueba alguna de la existencia de este fenómeno independientemente de la factura del hombre, sí muestra que existe en el imaginario popular desde siglos atrás.