*

X

Los sueños de Gaia: participa en experimento para medir el inconsciente colectivo del planeta

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/13/2011

Experimento encabezado por Dean Radin busca registrar miles de sueños para luego correlacionarlos y formar un mapa del inconsciente colectivo que pueda ser usado para predecir acontecimientos futuros.

El proyecto del Noetic Institute, Los Sueños de Gaia, busca crear un repositorio en línea de los sueños de miles de personas de todas  partes del mundo, categorizándolos según distintas variables, para que después un algoritmo los grafique y traza correlaciones entre el contenido onírico y desastres naturales futuros (o desastres  provocados por el hombre), bajo la premisa de que la madeja que se teje colectivamente con los sueños es una especie de oráculo global.

El experimento se basa en el concepto de inconsciente colectivo de Carl Jung, incorporando herramientas moderna de análisis de información para auscultar estos sueños e identificar tendencias —pulsos oníricos: pulsos planetarios. El sitio realizará un cruce de datos y análisis lingüístico diario para detectar patrones y correlacionar los sueños con eventos mundiales. Todo esto con la experiencia previa del líder del proyecto Dean Radin, parte también del Global Consciousness Project (GCP) de Princeton, quien documentó cientos de sueños precognitivos anteriores a los ataques del 11-S y del tsunami de diciembre de 2005 (los electrogaiagramas del GCP también detectaron una alteración en la conciencia colectiva previa a estos sucesos).

Si quieres contribuir a la ciencia y hacer que la información de tus sueños nade en la alberca planetaria, acaso enterlazándose cuánticamente con los bits oníricos de miles de personas más, inscríbete en Gaia's Dreams.

 

Te podría interesar:

¿A qué se debe el misterioso magnetismo lunar?

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/13/2011

Aunque la Luna no tiene, como la Tierra, movimiento rotatorio propio ni un núcleo en el que se encuentren metales como el hierro, se han descubierto rocas naturalmente magnetizadas; científicos creen haber hallado las causas de esta aparente contradicción.

El magnetismo natural en la Tierra se explica, en parte, por su núcleo interno en movimiento perpetuo que genera, por el hierro involucrado en esos frenéticos giros, un campo magnético de enorme magnitud. Sin embargo, la Luna carece de este núcleo y también de rotación propia, además de que tiene un tamaño mucho menor que nuestro planeta, pero aun así pueden encontrarse en su superficie rocas naturalmente magnetizadas. ¿Por qué?

De acuerdo con un artículo recientemente publicado en Nature, este magnetismo lunar quedaría explicado, primero, por la historia misma de nuestro satélite: recordemos que alguna vez la Luna y la Tierra fueron un mismo cuerpo y que en algún momento ocurrió una separación entre ambas, con su previsible alejamiento. En este proceso, mientras la Luna y la Tierra se distanciaban más entre sí, la velocidad con que la Luna orbitaba en torno a la Tierra fue decreciendo, es decir, cuando estaba más próxima recorría con mayor velocidad su camino orbital.

En segundo lugar, es necesario tomar en consideración que el corazón de la Luna es fundamentalmente líquido, lo cual, sumado al hecho de que su movimiento giratorio ha sido un tanto irregular (un fenómeno conocido como “precesión”), derivó en una especie de derrame del líquido fuera del núcleo hacia las capas exteriores. El movimiento constante de la superficie sólida y el líquido interno pudieron haber generado un campo magnético en la Luna que se mantuvo hasta que esta se alejó tanto que su rotación cesó, dejando magnetizadas, sin embargo, algunas cuantas rocas. 

[io9]