*

X

Entrevista exclusiva con Raul Julia Levy de "Revelaciones Mayas del 2012 y Más Allá"

Por: pijamasurf - 10/06/2011

Pijama Surf entrevistó a Raul Julia Levy, líder del proyecto "Revelations of the Mayans 2012 and Beyond", el cual ha generado conmoción mundial ante la posible revelación de información confidencial sobre un contacto entre los mayas y una civilización extraterrestre e información importante en torno al fin del calendario el 21 de diciembre del 2012

En los últimos días la noticia de un próximo documental sobre la cultura maya, el fin de su calendario en el 2012 y un supuesto contacto con una civilización extraterrestre —que promete revelar información clasificada— ha generado enorme interés en todo el mundo. Hemos atestiguado una nueva ola de expectativa en Internet en torno al anticipado y siempre espectral momento en el que se dé a conocer de manera categórica la existencia de seres extraterrestres y su posible presencia en nuestro planeta, algo que hasta la fecha parece usarse más como un mecanismo de manipulación y distracción de las masas. Ante esta conmoción global generada por el documental Revelaciones Mayas del 2012 y Más Allá  Pijamasurf.com, tuvo la oportunidad de conversar vía telefónica con Raul Julia-Levy, el hombre que encabeza este proyecto y aclarar algunos de los aspectos que rodean al mismo.

El productor del documental, cuyo título original es Revelations of the Mayans 2012 and Beyond, nos contó que el documental será la culminación de "un proyecto de muchos años de convencer a miembros del concilio maya, a científicos, arqueólogos y líderes mundiales de que este es el momento para darle a conocer al mundo esta información". Hizo referencia también a un proceso de maduración necesario para revelar información crucial sobre los conocimientos que tenían los mayas del cosmos y de la evolución del planeta.

Raul Julia Levy, hijo del popular actor Raul Julia, advirtió que la información que ha encontrado es vital para el curso del planeta, según las profecías mayas y la labor de arqueólogos: "Es el fin de una era y el inicio de otra que será muy difícil. Creo que es importante que el mundo esté informado sobre lo crítico y lo peligroso que será para la raza humana".

Como se sabe el 21 de diciembre del 2012 termina un ciclo de 5125 años para los mayas, lo cual ha generado una enorme expectativa en todo el mundo sobre una posible transformación en la faz del planeta, ya sea en un ámbito de conciencia o en un plano incluso catastróficas.

"Te puedo asegurar que lo que se está presentando este documental, incluyendo  la información clasificada, no tiene el fin de crear pánico en el planeta, sino de que tomemos la información de una manera madura, en vez de correr a escondernos, que juntos logremos el cambio, para poder llevar a esta raza humana al lugar correcto, en vez de llevarla a la destrucción. Porque si no hacemos lo correcto, el planeta seguirá aquí, pero el ser humano posiblemente no", dijo Julia Levy.

Le preguntamos también sobre el tema en boca de todos: la revelación en puerta de que los mayas habrían tenido contacto con una civilización extraterrestre, a lo que respondió:

"Si hacemos las cosas de manera correcta y formamos parte de ese cambio después del 2012 y tomamos el liderazgo de nuestras vidas y del curso del planeta, le vamos a dar paso a la otra civilización que todavía no hemos visto aquí, de la que mucho se rumora que vienen y nos visitan. Es cierto que vienen y nos visitan, pero no nos visitan a nosotros, visitan a un grupo selecto".

¿De qué civilización se trata? ¿De otra humanidad, de Agartha, Lemuria, la Atlántida, Shambhala o alguna civilización extraterrestre ancestral?

"Esa civilización de la que todo el mundo se niega a hablar  —porque lo ven como un tabú—  ha estado en contacto siempre pero no con nosotros, con otra civilización que habita en este planeta, sin embargo, están aislados de todo gobierno y de nosotros, pero de vez en cuando los podemos ver. Esa civilización está en contacto con ellos. Y si hacemos las cosas bien y esta civilización ve esto, hará acto de presencia. Y esto se podrá dar en los próximo 5 u 8 años".

Sobre los mayas y su vinculación con otras civilizaciones avanzadas, Raul Julia Levy, quien dijo que desde que era niño tuvo contacto con indígenas que le abrieron la mente y lo inspiraron a conocer sobre las culturas del México prehispánico, contó a Pijamasurf.com:

"Los mayas estaban en contacto con tres civilizaciones antes de partir [aparentemente a otra dimensión]. Una de ellas la describían como una civilización arrogante e ignorante, y que en su defecto podrían ser los que se destruyeran a sí mismos. Les llamaron aquellos que llegaron por el mar, barbados, los hombres de mente oscura, que son obviamente la civilización que habita el planeta ahora. Las otras dos civilizaciones con las que estuvieron en contacto —porque los mayas tomaron la decisión de no entrar en contacto con los hombres de mente oscura— eran  dos civilizaciones muy poderosas, una la describen como los dioses que llegaron volando del cielo, del universo, y la otra la describían como los dioses que venían nadando desde el fondo del mar. A ambas las describieron como benévolas. Si hacemos las cosas bien estas civilizaciones van a hacer acto de presencia", dijo Raul Julia Levy.

El productor de Revelations of the Mayans 2012 and Beyond,  nos dijo que la información del documental proviene de dos partes, tanto del concilio maya de México y de Guatemala como de instituciones gubernamentales, con la colaboración del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) del gobierno mexicano. Aclaró que en el caso de los extraterrestres, el llamado "Disclosure" es un tema delicado que se dará a conocer pronto y que será "irrefutable":

"Creemos que la humanidad está preparada. Si te das cuenta, más de la mitad de la población del mundo son jóvenes —el 75% son relativamente jóvenes. Creo yo que estas generaciones que están dictando el transcurso de la humanidad, y que van a ser responsables directos de llevar el planeta por el rumbo correcto, están preparados ya para recibir esta información. El 75% están listos para formar parte del cambio y llevar el liderazgo del planeta".

Un 75% que constituye, según Julia Levy, una fuerza masiva capaz de superar a la élite en el poder que ha llevado al planeta a un curso abismal:

"La fuerza del planeta, la fuerza del ser humano consiste en sí mismo. El cambio está en cada persona ¿Crees que haya un poder en el mundo que pueda controlar a este 75% del planeta? Ellos son nuestros aliados, ellos representan la fuerza del planeta, sin importar lo que instituciones que han estado establecidas en el mundo por más de 2 mil años hagan para impedirlo. No hay poder superior que esta mayoría que exige la verdad. No se puede detener este movimiento de despertar, es imposible pararlo". 

Lo cuestionamos también sobre la percepción de ciertas personas de que su proyecto y su difusión mediática es un truco de marketing:

"No tiene absolutamente nada que ver con el marketing. El fin del ciclo que estamos viviendo tiene que ver con informar y educar a la humanidad. Estamos llegando después de 5 mil y pico de años al fin de un ciclo en el que tenemos la obligación de informar a las personas y decirles la verdad".

Julia Levy dijo que el motivo de hacer este documental es porque "la gente no lee" y esta información se perdería en los diarios y libros: "el poder de la imagen y del cine es un camino lógico y sensato para este tema tan crítico, que cambiará la mente de la humanidad".

Nos adelantó que Juan Carlos Rulfo no formará parte del proyecto como director y que en los próximos días anunciarán el nombre del realizador.  También pudo anticiparnos que los secretos que revelará el documental tienen su punto de partida en Calakmul, donde colaboran de cerca con el INAH.

Raul Julia Levy, para terminar, nos contó una anécdota con el fin de revalorizar la cultura maya en México. Durante una cena posterior a la toma de posesión de Vicente Fox como presidente de México tuvo la oportunidad de conversar con Fidel Castro, quien le dijo que la máxima riqueza mexicana "no es el petróleo, ni los edificios modernos: es la cultura maya". Pero que desafortunadamente "debe de entender que a los mexicanos no les importa la cultura de ellos, les importa más las historias de Mickey Mouse, la montaña rusa o el  Sea World", le dijo Castro, según relata Julia Levy.

La información que revelerá este documental ha generado la atención de los medios más influyentes de Occidente (como The Guardian, CNN, Huffington Post) y un especial interés en Europa de Este. Sabemos que el tema de los extraterrestres y de las profecías mayas (con sus interpretaciones apocalípticas) ha sido usado para crear pánico o para lucrar con el miedo y la desinformación, en este caso solo nos queda esperar con atención y ver la información que presenta este documental con una mente abierta y crítica.

 

Te podría interesar:
Un astronauta se somete a un régimen de yoga dentro de la sonda Lotus 1 y descubre que la asana sideral es un poderoso mecanismo para expandir la conciencia, tal que el espacio mismo es el yoga

La industria del turismo espacial probablemente tenga un boom en las siguientes décadas, llevando primero a millonarios al espacio sideral por unas horas, en un viaje principalmente de contemplación turística y de estatus. Surgirán también los recorridos lunares y seguramente se establecerán hoteles de lujo con vista a la Tierra y a otros cuerpos celestes. Pero quizás lo más interesante de esta crisálida terreste, de este rompimiento de la placenta azul (más allá de la cópula ingrávida), tenga que ver con una exploración de la conciencia y una posibilidad de elevar la misma. Como aquel astronauta de 2001: Una Odisea en el Espacio que después de atravesar los límites de Júpiter, rector planetario, vio su conciencia automágicamente estimulada por una especie de portal panpsíquico, las condiciones del espacio exterior podrían prestarse para ciertos ejercios destinados a expandir la conciencia del hombre, de tal manera que ir al espacio pueda ser, en sí mismo,  hacer yoga.

Robert Mcoy ha realizado un viaje imaginario más allá de la atmósfera de la Tierra para narrar el experimento de un astroyogui en una sonda espacial. Orbitando nuestro planeta pero fuera de su campo magnético en la nave Lotus 1, un yogui e ingeniero de la NASA, capaz de operar una serie de aparatos —incluyendo una especie de telaraña-yoga-mat para flotar y practicar  en microgravedad y una serie de lectores electroencefalográficos— experimenta las vicisitudes de meditar y hacer una asana de yoga constante.

Escribiendo en su diario, el sujeto del experimento descubre que "space is the place": «Simplemente no importa [...] "mi futuro" no importa como la realidad de la realidad que me mira fijamente cada vez que veo hacia afuera. Me pone en mi lugar [...] y luego regreso a trabajar». Evidentemente nuestro cosmoyogui empieza a enfrentarse con lo que Blaise Pascal llamó "el silencio eterno de los espacios infinitos", una sensación que puede asustar hasta el pánico o extasiar, pero que seguramente es un escenario apropiado  para trabajar la mente, como una de esas cámaras de aislamiento que John Lilly utilizaba para desprogramarse y entrar en contacto con el "centro de control cósmico" o un gigantesco ashram donde la flor de loto de los mil pétalos no tiene forma, es el pantano todo.

Sobrecogido por esta inmensidad silenciosa e informe, el astronauta decide tocar cintas de la Tierra. Sonidos grabados de eones atrás: un catálogo medicinal de manantiales, cascadas, océanos. Un poco de la esencia maternal de nuestro planeta para zanjar los momentos difíciles:

«Solo energía [...] energía compacta [...] lista para consumirse. Una orgía de algas. Y agua. Agua viva... energetizada con los sonidos abordo [...] ¡Los sonidos de la Buena Tierra!».

Relajándose poco a poco («Respira el universo, el silencio del sol, los planetas con sus vahos gravitacionales, deja que entren a tus pulmones y se expandan por tu abdomen, los vientos de las estrellas, los cometas de colas doradas [...]»), nuestro yogui cósmico comparte en su diario que llegar finalmente y lograr la posición del muerto, savasana, con tal inmutabilidad, literalmente flotando en la inmensidad, «es para morirse».  

«Así que hasta cierto punto nos convertimos en nuestra propia fuente de energía cuando hacemos nuestra asana —somos nuestra propia luz. En un lugar tan remoto como este, esto se vuelve aún más evidente».

Nuestro yoganauta descubre cada vez más las posibilidades que brinda el espacio para la auto-observación. Dentro del Lotus 1 llega a una casi epifanía.  La ausencia del campo electromagnético de la Tierra es una carencia energética que sin embargo puede usarse para convertirse en un ser autosustentable o tan siquiera para apreciar esta munificencia hogareña (y el paraíso es la gratitud).

«La interacción con este campo es claramente parte de la magia de la vida en la Tierra. No solo somos "jalados hacia abajo" por la gravedad [...] interactuamos con un campo electromagnético. Quiero decir los llamados "efectos de la gravedad" ni siquiera empiezan a describir la magnitud del problema. En todo caso, estoy apostando que deben de haber beneficios a posiciones que surgen naturalmente [en el espacio] sin importar la fuerza del campo y estoy determinado a explotarlos  en toda su extensión [...] maximizar su beneficio para compensar la pérdida. Para mi la pérdida de este campo [electromagnético] es mayor razón aún para trabajar con  la energía que tenemos —maximizarla para compensar la pérdida del flujo desde la fuente».

Así, en el espacio vacío, el hombre busca minar su cuerpo para obtener la energía que antes le otorgaba un planeta, pero recuerda que su cuerpo es su templo y está hecho en semejanza del universo:

«Una forma de pensar en esto es pensar en la asana como una especie de "geometría sagrada del cuerpo" y los efectos de esta geometría sagrada es producir una experiencia energética equivalente al de una catedral cuando practicamos. Las posiciones individuales producen tipos de energía específicos y predecibles y estas energías tienen un efecto en nuestra conciencia. Resulta que este cambio en la conciencia a partir de las diferentes formas que tomamos con el cuerpo es influenciado por los cambios en las 'formas' de las ondas energéticas sutiles de bajísima amplitud dentro del cuerpo».

Y he aquí el descubrimiento de nuestro yogui, que es ante todo un científico:

«En realidad la mente no solo "piensa" [...]. La mente es una colección de frecuencias discretas, cada una de ellas con una longitud de onda única (una forma mental), pero actuando en concierto [...], cada una en su propia dimensión y sin embargo ocupando el mismo espacio [...]. Grabo estas "formas mentales" electrónicamente y la razón por la cual hago esto es precisamente por la falta de un campo externo de fondo. Así el campo energético nativo de nuestro cuerpo —estos campos mentales— sobresalen con mayor claridad en nuestros aparatos de grabación».

Sin la interferencia de otros organismos que emiten estos campos mentales, nuestro yogui se da a la tarea de medir sus propios psicoplasmas, leves emanaciones de su mente en comunión con su cuerpo, las frecuencias de su organismo en movimiento y en meditación que componen su álgebra ontológica. El espacio sideral se convierte en el espejo negro de la luz interior.

De esta minuciosa observación ºel yoga como microscopio cósmico del cuerpo— brotan algunas perlas en el loto del espacio (mani padme sunyata):

«Gracioso cómo cuando estás quieto, la suerte te encuentra más fácil».

«Hay veces cuando pensamos [...] y hay veces cuando pensar solo sucede. Y aquí arriba es más fácil pensar y observar porque hay menos "pensamiento" en acción "sin mí", por decirlo de alguna forma. Creo que puedo observar con mayor profundidad porque hay menos pensamiento sucediendo. Aquí arriba, me doy cuenta, pensar es más una opción que una carga».

Y el samadhi de que en realidad el camino es el destino, el medio el fin, la experiencia de ir al espacio no es llegar a ningún lugar: es simplemente estar en el espacio. Y la transparencia del significado del yoga: la unión —con la totalidad que se mimetiza con la nada.

«Tal vez era inevitable que tuviéramos que ir al espacio exterior para darnos cuenta de lo que siempre estuvo ahí [...], lo que estaba dentro de nosotros todo el tiempo [...]. Así que en el futuro quizás el espacio será más un retiro a un ashram que un destino en sí mismo [...], un retiro a un espacio interior consciente [...] y no al espacio exterior».

Y no es casualidad que los átomos hayan sido por años representados como planetas: en esa correspondencia está el secreto de la flor de loto de oro.

[Reality Sandwich]