*

X

Alineaciones del cometa Elenin no tienen efecto alguno: NASA

Por: pijamasurf - 08/17/2011

La agencia espacial niega la posibilidad de que el cometa Elenin pueda ejercer alguna influencia sobre la Tierra; confirma que alcanzará su máxima luminosidad en octubre de 2011.

trayectoria del cometa elenin

Desde el año pasado han circulado múltiples rumores sobre las posibles consecuencias que el cometa Elenin deje a su paso. Hasta ahora se le han adjudicado desde terremotos y tsunamis, hasta la posibilidad de que sea una especie de sello apocalíptico en una conjunción final entre Elenin, la Tierra y el Sol. Sin embargo, recientemente la NASA ha emitido un comunicado con el fin de frenar tajantemente las especulaciones y conspiraciones en torno a la presencia de este cometa. 

Por un lado la agencia aeroespacial estadounidense confirma que será en este próximo octubre de 2011 cuando Elenin se encuentre a menor distancia de nuestro planeta, pero aclara que aun en ese momento se ubicará a 35 millones de kilómetros, es decir, noventa veces más distante que la ubicación de la Luna con respecto a la Tierra. Lo anterior busca desmentir la teoría de que el cometa pudiese estar ejerciendo una marcada influencia en la Tierra y en sus patrones climatológicos. 

"El cometa Elenin no solo se encontrará lejos, sino que además está catalogado como un cometa de pequeñas proporciones. Y los cometas no son los más densos cuerpos allá fuera. Generalmente tienen la densidad de algo similar a un ligero paquete de tierra gélida", afirma Don Yeomans, quien labora en el Jet Propulsion Lab de la NASA. "Así que tienes una bola de tierra congelada de modesto tamaño que no se acercará a la Tierra a menos de 35 millones de kilómetros. Tendrá una influencia inconmensurable, minúscula,  sobre nuestro planeta. En comparación, mi auto compacto influye más sobre las mareas del océano que la que el cometa Elenin jamás ejercerá", agregó. 

Respecto a la supuesta posibilidad de que el cometa Elenin "tape" el Sol, otra de las versiones que circulan, la NASA afirma que lo más probable es que este cuerpo ni siquiera se intersecte con el Sol, y si eso llegase a suceder, los 3 kilómetros de diámetro que tiene Elenin no podrían tapar una superficie solar que rebasa el millón de kilómetros de diámetro. 

En cuanto a los efectos de las alineaciones entre Elenin, la Tierra, y algún planeta, fenómeno al que se la han atribuido múltiples terremotos y demás catástrofes, Yeomans advierte: “Cualquier alineación del cometa Elenin con otros cuerpos celestes carece de sentido y no se va a encontrar con otros objetos que pudieran perturbar su órbita, ni nos va a influir de alguna manera aquí en la Tierra”.

Finalmente la NASA responde a las acusaciones que se han vertido en su contra por mantener una sospechosa discreción informativa sobre el cometa Elenin, ante lo cual la agencia argumenta que precisamente el hecho de que sea un cometa de proporciones menores ha provocado que sus astrónomos no le presten mucha atención. 

Sin duda muchos estarán más tranquilos luego de este didáctico comunicado de la NASA, siendo cierto que hasta cierto punto resulta más fiable una fuente "oficial" que cientos de blogs conspiracionistas. Pero por otro lado hay que recordar que a lo largo de la historia la NASA ha omitido información relevante, ocultándola de la luz pública de acuerdo con agendas del gobierno estadounidense (esto también es innegable). Y por otro lado, no deja de llamar la atención cómo es que si el cometa Elenin es un cuerpo tan insignificante en la dinámica astral en torno a la Tierra, se haya generado tal bullicio en torno suyo. Pero esto ya es otra historia.  

Leer "El Cometa Elenin ¿Amenaza real para nuestro planeta o simple neurosis apocalíptica?"

Leer comunicado original de la NASA sobre el cometa Elenin

Te podría interesar:

El millonario Peter Thiel invierte en crear países flotantes soberanos para las corporaciones

Por: pijamasurf - 08/17/2011

La utopía corporativa: en una década Apple podría ser una nación soberana; el plan del multimillonario transhumanista Peter Thiel y del hijo de Milton Friedman es construir países-islas en el mar y obtener reconocimiento de la ONU para autogobernarse.

El multimillonario Peter Thiel se caracteriza por sus inversiones en proyectos innovadores, como si contara con el apoyo de una agencia de inteligencia. Dueño de PayPal, socio de Facebook (aportó el angel investment que fue clave para llevar a esta empresa al siguiente nivel), parte del proyecto transhumanista de la Universidad de la Singularidad junto a Google, socio de Palantir Technologies (junto con la CIA a través de IN-Q-TEL), empresa de software dedicada al análisis de datos con contratos con el FBI y miembro del Club Bilderberg, las inversiones de Thiel no deben de tomarse  a la ligera, aunque parezcan, como en este caso, los disparates de un excéntrico millonario.

Su nuevo plan: "Olvida las empresas startup. La nueva frontera son países startup". Esto es, un modelo de innovación para fundar nuevas compañías aplicado a fundar nuevos países.

Thiel ha donado 1.25 millones al Seastanding Institute,un proyecto de Patri Friedman, hijo de Milton Friedman, uno de los grandes teóricos detrás del sistema económico neoliberal y especie de vaca sagrada de los neocons en Estados Unidos. La idea consiste en crear naciones soberanas construidas en plataformas sobre las aguas internacionales, lejos de las leyes y códigos morales de cualquier país.

El prototipo consta de una estructura móvil de 12,000 toneladas alimentada de diesel que albergaría a 270 residentes. Esta plataforma estaría interconectada con otras para formar un país acuático estilo Waterworld-New World Order.

Friedman lanzará oficinas este año en San Francisco y el plan es obtener el aval de la ONU en siete años —de intenso cabildeo. 


La ideología detrás de esta utopía libertaria no es sorpresa: poca o nula regulación del gobierno, nada de beneficios médicos,  nada de salarios mínimos y poca o nula restricción en armas. ¿La idea central "Appletopia"? Una corporación como Apple puede "empezar un país como un negocio. Entre más deseable el país, más valor tienen los bienes raíces". Esta "utopía" del capitalismo ya fue imaginada en la distópica novela Snowcrash de Neal Stephenson, donde las corporaciones se convierten en entidades supraestatales que controlan países enteros con su propio gobierno, leyes y seguridad.  Stephenson imagina ese futuro como una pesadilla; Friedman y Thiel como el paraíso del sueño corporativo: la naturaleza vuelta empresa.

[Inhabitat]