*

X

Monsanto evita servir en su propia cafetería los alimentos que produce

Por: pijamasurf - 07/29/2011

La cafetería de una fábrica de Monsanto en Reino Unido ofrece a sus empleados la opción de consumir alimentos que no sean genéticamente modificados (como los que Monsanto mismo produce y distribuye alrededor del mundo).

monsanto

En un gesto un tanto auto-condenatorio que fue denunciado por el diario inglés The Independent, resulta que Monsanto, la odiada transnacional dedicada a la siembra de alimentos a partir de semillas genéticamente modificadas, ofrece a los empleados de una de sus fábricas la opción de no consumir alimentos transgénicos.

¿Es que acaso ni siquiera los empleados de Monsanto quieren consumir el alimento que la propia compañía produce? Un reserva todavía más grave si consideramos que seguramente tienen información trascendental sobre la naturaleza de lo que producen.

Se trata de la cafetería instalada en la planta farmacéutica que Monsanto posee en High Wycombe, Buckinghamshire. Recientemente se anunció que la soya y el maíz genéticamente modificados fueron removidos como ingredientes para elaborar los platillos que ahí se sirven para los empleados. Luego de que se ventilara esta medida, el vocero de la compañía, Tony Coombes, declaró que la única razón para haberla adoptado es por que Monsanto "cree en la libertad de elección", y añadió que en otras instalaciones de la compañía los empleados no tienen inconveniente en consumir los alimentos transgénicos que producen, pues estos "son rociados con menos químicos".

[CBC]

Te podría interesar:

Agatha Christie, pionera del surf

Por: pijamasurf - 07/29/2011

Sorpresivamente la novelista Agatha Christie fue una de las primeras personas de Gran Bretaña en surfear.

La famosa escritora de novelas policiacas, Agatha Christie, fue una de las primeras surfistas británicas de la historia, tomando primero el hobby del bodysurf en unas vacaciones a Sudáfrica en 1922 y poco después el surf montando una tabla en Hawái. Christie, sorpresivamente, fue una de las primeras personas documentadas en Gran Bretaña que logró ponerse de pie en una tabla de surf y deslizarse por una ola (solo el Príncipe Edward lo logró antes que ella).

"Aprendí a convertirme en una experta, al menos una experta desde el punto de vista europeo; el momento de triunfo total fue cuando mantuve mi balance y logré llegar a la orilla erguida sobre mi tabla", escribió en su autobiografía.

El Museo Británico del Surf está investigando si la escritora mantuvo este pasatiempo o solo fue cosa de un día. De cualquier forma, se revela una inesperada cuota de coolness de parte de esta novelista que más allá de ser experta deslizándose por las olas del mar, manifestó una maestría inusitada en el cuestionable  arte de tejer bestsellers.

Los vestigios más antiguos del surf datan de alrededor de 3 mil años entre culturas prehispánicas de lo que hoy es Perú.

[HP]