*

X

Monsanto evita servir en su propia cafetería los alimentos que produce

Por: pijamasurf - 07/29/2011

La cafetería de una fábrica de Monsanto en Reino Unido ofrece a sus empleados la opción de consumir alimentos que no sean genéticamente modificados (como los que Monsanto mismo produce y distribuye alrededor del mundo).

monsanto

En un gesto un tanto auto-condenatorio que fue denunciado por el diario inglés The Independent, resulta que Monsanto, la odiada transnacional dedicada a la siembra de alimentos a partir de semillas genéticamente modificadas, ofrece a los empleados de una de sus fábricas la opción de no consumir alimentos transgénicos.

¿Es que acaso ni siquiera los empleados de Monsanto quieren consumir el alimento que la propia compañía produce? Un reserva todavía más grave si consideramos que seguramente tienen información trascendental sobre la naturaleza de lo que producen.

Se trata de la cafetería instalada en la planta farmacéutica que Monsanto posee en High Wycombe, Buckinghamshire. Recientemente se anunció que la soya y el maíz genéticamente modificados fueron removidos como ingredientes para elaborar los platillos que ahí se sirven para los empleados. Luego de que se ventilara esta medida, el vocero de la compañía, Tony Coombes, declaró que la única razón para haberla adoptado es por que Monsanto "cree en la libertad de elección", y añadió que en otras instalaciones de la compañía los empleados no tienen inconveniente en consumir los alimentos transgénicos que producen, pues estos "son rociados con menos químicos".

[CBC]

Te podría interesar:

Crímenes de guerra: OTAN ataca reserva de agua en Libia

Por: pijamasurf - 07/29/2011

Autoridades confirman que la OTAN atacó una planta que fabrica pipas indispensables para el transporte y suministro de agua en Libia.

Autoridades de Libia y diversos medios han informado que un ataque de la OTAN dañó las instalaciones de la planta de al-Brega que fabrica pipas de agua, vitales en el suministro de agua potable a la población libia. Desde 1984 Libia construyó una reserva de agua dulce artificial, una de las más grandes del mundo y la cual abastece a más del 70% de la población de un país que es casi todo desierto.

El ataque aparentemente fue confirmado por la OTAN, pero afirmando que la planta estaba siendo usada para almacenar armas y disparar cohetes, algo que han negado las autoridades de la planta.

Según reportes, la infraestructura dañada podría tardar meses en ser arreglada, haciendo que este golpe parezca una estocada estratégica contra la población que apoya a Gadafi —la mayoría del país, según han demostrado multitudinarias marchas a su favor que no han sido cubiertas por los medios occidentales.

Autoridades libias habían advertido desde el 4 de abril que daños al río artificial que es el orgullo nacional causarían "un desastre humanitario y ambiental".

Cada vez queda más claro que la decisión de la OTAN de iniciar esta guerra no se trata de liberar a la población de la locura de su dictador, sino de avanzar en su agenda geopolítica y echar a andar la maquinaria bélica, cuya millonaria industria desfalca países pero hace billonaria a una élite que se beneficia de los contratos estatales militares y de reconstrucción de infraestructura.

[Human Right Investigations]