*

X

Top 10: flores más venenosas del mundo

Por: pijamasurf - 07/10/2011

Entre el veneno y la belleza está la paradoja (la perfección natural más allá de la razón): ¿Cuáles son las 10 flores más venenosas del mundo?

palma de christi, una de las flores más venenosas del mundo
La conjugación de los conceptos flor y veneno podría representar para muchos de nosotros un oxímoron. Estos dos elementos pocas veces suelen asociarse culturalmente y mientras uno, la flor, está respaldado por arquetipos como el de la belleza, la armonía y la frescura, el otro se asocia con muerte y padecimiento (aunque hasta cierto punto también guarda una naturaleza un tanto poética). De algún modo una flor venenosa recuerda al prototipo de la femme fatale, aquella mujer hipnóticamente sensual que sin embargo terminará por destruirte.

A continuación presentamos las diez flores más venenosas del planeta:

10) Adelfa (Nerium oleander)

Deslizándose entre el blanco y el magenta, esta bella flor es considerada una de las plantas más tóxicas del mundo. En caso de ingerirse puede ser mortalmente venenosa y aparentemente, si se quema, el humo que emana de su combustión puede ser altamente intoxicante.

9) Narciso (Narcissus)

Popular habitante de los jardines hogareños, el narciso esconde múltiples toxinas para el organismo humano que pueden provocar, además de una severa intoxicación intestinal, la deshidratación.

8- Dragoneta (Dracunculus vulgaris)

Esta lúgubre flor "odia" la luz del sol y alcanza alturas cercanas al metro y medio. Además de que cualquiera de sus partes es tóxica para el consumo humano, cuando florece desprende un aroma a podredumbre que sirve para atraer a las moscas y así garantizar su polinización.

7) Dedalera (Digitalis purpurea)

Una de las más hermosas y ponzoñosas flores es la Dedalera, la cual por cierto también tiene uno de los más atractivos nombres científicos. Comer una de estas flores no solo te ocasionará diarrea, vómito y dolor bucal, también provocará arritmias cardiacas en tu organismo.

6) Hortensia (Hydrangea macrophylla)

La hydrangea es un tipo de hortensia originaria de Japón que entre otros secretos que guarda en sus pétalos para ti, se encuentran el debilitamiento físico, sudoración intensa, diarrea, vómito y urticaria.

5) Anturio (Anturium)

Una típica flor ornamental que puede encontrarse en casas de prácticamente todo país alrededor del mundo. El anturio, además de portar un atractivo color rojo encendido, tiene toxinas suficientes para producirte una duradera sensación de quemadura en la boca, la cual eventualmente transmutará en múltiples ámpulas.

4) Crisantemo (Chrysanthemum)

Esta protagonista de múltiples poemas dulces resulta, paradójicamente, nociva para el ser humano. La mayoría de las cerca de 200 especies de crisantemos pueden generarte reacciones alérgicas e inflamación dérmica.

3) Rododendros o azaleas (Rhodonderon)

Otro ícono de la dulzura que reina en las casas de millones de abuelitas alrededor del mundo. Ingerir esta flor puede provocarte, además de nausea y diarrea, debilitamiento muscular e incluso pérdida temporal de la vista.

2) Acónito (Acontium)

El intenso azul, casi púrpura, que caracteriza a esta bella flor de jardín podría ser el último color que vieras en tu vida si decidieras ingerir una cierta cantidad de estas flores. Apenas unas gotas del extracto de su raíz bastan para paralizar tus músculos cardiacos o tu sistema respiratorio en pocos minutos.

1) Ricino o Palma Christi (Ricinus Comunnis)

Esta flor de color rojo intenso y con forma de una estrella tridimensional de múltiples puntas, ostenta el título como la flor más venenosa del mundo según los Récords Guinness. Un microgramo de su veneno, concentrado principalmente en las semillas, bastaría para matar a una persona adulta.

 

Te podría interesar:

Sueños de agua: jóvenes arquitectos planean regresar ríos a la Ciudad de México

Por: pijamasurf - 07/10/2011

Los arquitectos Elías Cattan, Lucie Nguyen y el biólogo Delfín Montañana proponen una cirugía urbana que busca rehabilitar el Río Piedad para transformar la Ciudad de México y revivir su antiguo esplendor natural.

El Valle de México detrás de la mancha urbana, el caos de la sobrepoblación y la mala planeación esconde un pasado glorioso: "La Región Más Transparente", el poético surtidor del origen mítico de los mexicas, un lugar lleno de maravillas naturales caracterizado por sus canales de agua. Hoy en día esos flujos han sido reemplazados por el tráfico incesante (y donde volaban los águilas solo vemos abigarrados espectaculares de publicidad). Pero el esplendor pasado —o al menos un destello reformista de volver a dar vida— perdura en la mente de un par de arquitectos y un biólogo.

Los arquitectos Elías Cattan y Lucie Nguyen y el biólogo Delfín Montañana imaginan rescatar el Río Piedad, un cuerpo de agua que para la mayoría de los ojos citadinos es simplemente un canal de basura y heces fecales pavimentado desde 1952 que corre a lo largo del Viaducto Miguel Alemán (la vía arterial que se convierte en río cada vez que cae una fuerte tormenta en la Ciudad de México).

Ganar de vuelta este río no solo reformaría estéticamente la ciudad y la dotaría posiblemente de áreas verdes, sería también un acto simbólico de renacimiento de entre las fauces fecales y decadentes en las que se encuentra buena parte de esta urbe.

Cattan planea, según una entrevista con el NY Times, una "infraestructura transformacional", detonada por la rehabilitación del Río Piedad, hasta activar antiguas glorias prehispánicas. La propuesta incluye restaurar por lo menos tres ríos y reemplazar algunas vías centrales con un anillo de agua y parques.

Aunque esta idea de "cirugía urbana" parece ser muy buena, como suele suceder con los grandes sueños de los jóvenes se ve obstaculizada por los recursos limitados y las viejas prácticas burocráticas.

“Nuestro plan es desentubar el Río de la Piedad, el cual está oculto desde 1952 y solo arrastra aguas negras. Queremos crear un circuito de agua con parques lineales que hagan atractivo al Viaducto y que, además, generen un microclima templado en una extensión de casi 14 kilómetros, en vista de que el río  cruza por cinco delegaciones, de Poniente a Oriente.

“Estamos hablando de impulsar una transformación urbana que también ayudaría a revivir los ríos Consulado y Churubusco, y de esta forma impulsar corredores biológicos en la zona urbana. Los tres cuerpos de agua poseen caudales moderados y no representa ningún riesgo que corran a cielo abierto, pero limpios, y para ello habría que trabajar desde el nacimiento de los mismos para evitar que las descargas domiciliarias sigan contaminándolos”, expuso Elías Cattan, uno de los arquitectos promotores de la iniciativa.

No sabemos bien qué tan factible es que esto suceda —el proyecto costaría entre 12 mil millones y 15 mil millones de pesos— pero reconocemos a Cattan cierta prosapia utopista al citar al gran Buckminister Fuller, diciendo "Vuelve obsoleto aquello que quieras cambiar ". ¿Ha llegado a la obsolescencia esta ciudad? Una ciudad de la que todos somos no solo pasajeros, sino tripulación (parafraseando de nuevo a Bucky Fuller, quien dijera que todos somos tripulación en la nave Tierra.)

“El proceso sería desentubar este río, encofrarlo, separar drenajes, poner una serie de plantas de tratamiento de agua descentralizadas y proyectar una línea del Metrobús por Viaducto. Esta vialidad es el punto de inflexión perfecto para modificar la movilidad, tal y como lo han hecho otras ciudades del mundo como Madrid y Seúl”, explicó Montañana.

"Sólo quiero un río. Un río real", dice Cattan al New York Times, con un dejo onírico infantil.

[NYT y Taller13]